Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Tim Powers – Declara (PDF-EPUB)

Tim Powers – Declara (PDF-EPUB)

Tim Powers – Declara (PDF-EPUB)

Tim Powers - Declara (PDF-EPUB)

Tim Powers – Declara (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Tim Powers – Declara (PDF-EPUB)

Las manos ensangrentadas del joven capitán se pegaron al volante mientras hacía retroceder cautelosamente el jeep en una curva cerrada para sacarlo del sendero embarrado, lleno de roderas, y dirigirlo hacia un saliente nevado que resplandecía bajo la claridad intermitente de la luna en el límite del desfiladero. Pareció que la mano izquierda se le quedaba paralizada sobre el pomo de la palanca del cambio de marchas después de que la hubiera bajado hacia él para elevarla hasta poner la primera. Llevaba una hora descendiendo lentamente en marcha atrás por el sendero de montaña mientras miraba por encima del hombro la oscura ruta, pero la inmensa cúspide del monte Ararat no se había empequeñecido en lo más mínimo. Todavía eclipsaba la mitad del cielo nocturno sobre su cabeza, y el capitán necesitaba por encima de todo alejarse de ella.

Flexionó los dedos entumecidos por el frío sobre el pomo de la palanca del cambio de marchas, los apartó y encendió los faros. Sólo uno se iluminó, pero el súbito resplandor fue deslumbrante y el capitán contempló con ojos entornados a través del parabrisas hecho pedazos la pared rocosa del desfiladero y las huellas de neumáticos en el barro mientras hacía girar el volante para emprender el descenso por el estrecho camino de cabras. Todavía jadeaba, y el aliento le salía bruscamente de la boca abierta en chorros de vapor. Por fin podía ir un poco más deprisa, pues ya no iba marcha atrás. El jeep se bamboleaba sobre los amortiguadores maltratados y el motor de cuatro cilindros rugía en primera, sin correr ya el riesgo de calarse.

Estaba razonablemente seguro de que nueve hombres habían huido sendero abajo hacía una hora. Esperaba fervientemente que hasta cuatro de ellos pudieran ser supervivientes del grupo del SAS al que había conducido desfiladero arriba, y que hubieran logrado encontrar alguna manera de no perder el juicio.

Pero tenía la piel de la cara tirante por las lágrimas que se habían secado encima de ella, y no estaba del todo seguro de que él mismo no hubiera perdido el juicio; y, a diferencia de sus hombres, en cierto modo él sí que había estado preparado para lo que los había estado esperando allí. Al menos él había sabido cómo esquivarlo, y se sentía profundamente avergonzado.

Gracias al resplandor reflejado por la pared rocosa que se alzaba a su derecha, podía ver el brillo del acero desnudo alrededor de los agujeros de bala en el capó del jeep, y sabía que las puertas y los parachoques estaban salpicados de agujeros similares. La aguja temblorosa del indicador de combustible mostraba que el depósito de gasolina estaba medio lleno, así que al menos no lo habían perforado.

Un minuto después vio las tres figuras erguidas a unos treinta metros por delante del jeep en el sendero, y éstas no se volvieron hacia él bajo el resplandor del único faro. A esa distancia, el joven capitán no podía distinguir si eran británicos o rusos.

Había perdido su metralleta Sten en algún lugar de las cumbres, pero sacó el voluminoso revólver del cuarenta y cinco de la funda del hombro porque podíanecesitarlo incluso en el caso de que aquellos supervivientes fueran británicos.

Pero luego miró temerosamente por encima del hombro para contemplar la montaña que se alzaba en la lejanía: el poder incontrolable que moraba en la noche se ocultaba allí arriba, en lo alto de la desolación rocosa del monte Ararat.

Volvió nuevamente la mirada hacia el tenue haz de luz que se estiraba cuesta abajo por delante de él para iluminar las tres figuras tambaleantes, aumentó la presión del pie sobre el pedal del acelerador y deseó atreverse a rezar.

No volvió a mirar la montaña. Aunque en años venideros intentaría borrarla de sus pensamientos, en ese momento tenía la certeza sombría de que algún día volvería a verla, y de que volvería a subir por aquel sendero helado.

Título: Declara (PDF-EPUB)
Autores: Tim Powers
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 3.2 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Tim Powers - Declara (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Tim Powers - Declara (PDF-EPUB) Las manos ensangrentadas del joven capitán se pegaron al volante mientras hacía retroceder cautelosamente el jeep en una curva cerrada para sacarlo del sendero embarrado, lleno de roderas, y dirigirlo hacia un saliente nevado que resplandecía bajo la claridad intermitente de la luna en el límite del desfiladero. Pareció que la mano izquierda se le quedaba paralizada sobre el pomo de la palanca del cambio de marchas después de que la hubiera bajado hacia él para elevarla hasta…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.