Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 3 » Robert Louis Stevenson – Viajes Con Mi Borrica A Través De Las Cevenas (PDF)

Robert Louis Stevenson – Viajes Con Mi Borrica A Través De Las Cevenas (PDF)

Robert Louis Stevenson – Viajes Con Mi Borrica A Través De Las Cevenas (PDF)

Robert Louis Stevenson - Viajes Con Mi Borrica A Través De Las Cevenas (PDF)

Robert Louis Stevenson – Viajes Con Mi Borrica A Través De Las Cevenas (PDF)

Introduccion del Libro Robert Louis Stevenson – Viajes Con Mi Borrica A Través De Las Cevenas (PDF)

En un lugarejo llamado Le Monastier, sito en un ameno valle montesino, a quince millas de Le Puy, permanecí cerca de un mes de hermosos días. Monastier es notable, por la fabricación de galones,, las borracheras de sus vecinos, la libertad de lenguaje y las sin iguales contiendas políticas. Hay en esta pequeña población montañera secuaces de cada uno de los cuatro partidos franceses: legitimístas, orleanistas, bonapartistas y republicanos; y todos ellos se odian, aborrecen, se vituperan y calumnian mutuamente.

Excepto para asuntos de negocio o embusterearse unos a otros, en ociosas conversaciones tabernarias, se niegan hasta el saludo de cortesía. Es como una montaña polaca. En medio de esta Babilonia era yo un punto de coincidencia pues todos anhelaban mostrarse amables y serviciales con el extranjero. No provenía esta actitud tan sólo de la natural hospitalidad de las gentes montañesas, ni tampoco de la sorpresa con que me miraban como a hombre que de su libre voluntad vivía en Le Monastier, cuando pudiera vivir igualmente en cualquier otro lugar del ancho mundo, sino que derivaban en gran parte de mi proyectada excursión hacia el Sur de las Cevenas. Un viajero de mi especie era una cosa no oída hasta entonces en aquella comarca. Me miraban desdeñosamente como a un hombre que proyectase un viaje a la luna; pero, no obstante, con respetuoso interés, como a quien se marcha al inclemente polo. Todos estaban solícitos en ayudarme en mis preparativos; un tropel de simpatizadores con mi proyecto me asistían en el critico momento de ajustar alguna compra; y no tomaba disposición alguna que no fuese pregonada en torno de las copas y celebrada con una comida o un almuerzo.

Se me echaba encima octubre antes de que pudiese emprender la marcha, y en las alturas por donde había de caminar no me aguardaba seguramente un verano índico, por lo que determiné , si no acampar al raso, tener al menos los medios de acampar en terreno propio, pues nada hostiga tanto al acostumbrado al bienestar como la necesidad de guarecerse por la noche bajo techado, y la hospitalidad de una posada de aldea no es siempre segura para los caminantes. Una tienda de campaña, sobretodo para quien viaja sólo, es enojosa de armar y desarmar, y además una impedimenta del bagaje en la marcha. Por otra parte, un saco de dormir está siempre apunto, pues no hay más que echarse en él, y sirve de doble objeto: de cama por la noche y de capa durante el día, sin que a los transeúntes les delate la intención que uno tiene de acampar. Este es un punto de capital importancia, porque el campo no es lugar retirado, sino por el contrario muy inquieto para el descanso, pues os convertís en personaje público y los joviales campesinos se os acercan con sus bromas, después de cenar temprano, y habéis de dormir con un ojo abierto y levantaros antes de romper el día. Me resolví por el saco de dormir; y tras repetidas visitas a Le Puy, con muy buenos deseos de prosperidad para m y para mis consejeros en la materia, quedó trazado y construido el saco de dormir que trajeron triunfalmente a mi casa.

Este hijo de mi inventiva medía seis pies cuadrados, aparte de los lienzos triangulares que servirían de almohada por la noche y de cabeza y fondo del saco durante el día. Lo llamo «saco, de dormir» aunque nunca mereció el nombre de saco sino por cortesía, pues realmente era un largo rollo de figura de salchichón, por fuera de hule verde impermeable, como el toldo de las carretas, y por dentro de piel de oveja. Podía aprovecharse como valija, y como seca y caliente cama. Para uno solo era un lujoso aposento portátil, y en. caso de apuro bien podía servir, para dos. Yo cabía en él hasta el cuello, porque la cabeza me la cubría con una gorra de piel provista de orejeras y de una bufandilla que me pasaba por debajo de la nariz a modo de respiradero.

En caso de copiosa lluvia, imaginé hacerme yo mismo un tenderete con el hule tres piedras y una rama encorvada.

Fácilmente se concibe que no podía yo llevar tan pesado fardo sobre mis hombros puramente humanos, por lo que faltaba escoger una bestia de carga.

Ahora bien, el caballo es como una linda señora entre los animales; ligero, tímido, delicado en la comida y de salud quebradiza. Además, es muy caro y no gusta de quedarse solo, de suerte que habéis de estar atado a vuestra bestia como al compañero de remo en las galeras; un camino peligroso lo saca de quicio; en una palabra, es un inseguro y exigente aliado, que agrava treinta veces las incomodidades del viajero. Yo necesitaba una bestia barata, pequeña, intrépida, paciente, y pacífica; cualidades todas que concuerdan en el asno…

Título: Viajes Con Mi Borrica A Través De Las Cevenas (PDF)
Autores: Robert Louis Stevenson
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 325 KB
Formato: PDF

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Robert Louis Stevenson - Viajes Con Mi Borrica A Través De Las Cevenas (PDF) Introduccion del Libro Robert Louis Stevenson - Viajes Con Mi Borrica A Través De Las Cevenas (PDF) En un lugarejo llamado Le Monastier, sito en un ameno valle montesino, a quince millas de Le Puy, permanecí cerca de un mes de hermosos días. Monastier es notable, por la fabricación de galones,, las borracheras de sus vecinos, la libertad de lenguaje y las sin iguales contiendas políticas. Hay en…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.