Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Roald Dahl – Perra (PDF) Gratis

Roald Dahl – Perra (PDF) Gratis

Roald Dahl – Perra (PDF) Gratis

Roald Dahl – Perra (PDF) Gratis

Roald Dahl – Perra (PDF) Gratis

Introduccion del Libro Roald Dahl – Perra (PDF) Gratis

Hasta el momento he dado a publicar un solo episodio de los diarios del tío Oswald.Trataba, como probablemente recordarán algunos de ustedes, del encuentro carnal entre mitío y una leprosa siria en el desierto del Sinaí. Seis años han pasado ya desde supublicación y aún no se ha presentado nadie a causar problemas. En vista de ello, me veocon ánimos de publicar un segundo episodio de estas curiosas páginas. Mi abogado me haaconsejado que no lo haga. Dice que algunas de las personas interesadas todavía viven yson fácilmente reconocibles. Dice que me demandarán sin contemplaciones. Bueno, puesque me demanden. Me siento orgulloso de mi tío. Sabía cómo hay que vivir. En el prefacio alprimer episodio dije que las Memorias de Casanova parecen una hoja parroquial al lado delos diarios del tío Oswald y que el propio Casanova, aquel gran amante, parece un hombrede escasos apetitos sexuales si se le compara con mi tío. Me mantengo en lo que dijeentonces y, andando el tiempo, lo demostraré ante el mundo. He aquí, pues, un pequeñoepisodio entresacado del Volumen XXIII, exactamente igual que lo escribió Oswald:

«PARÍS Miércoles

Desayuno a las diez. Probé la miel. La entregaron ayer en un sucrier  de Sèvres quetenía un encantador fondo color canario que llaman  jonquille. «De Suzie», decía la nota, «ygracias». Es agradable ver que se te aprecia. Y la miel valía la pena. Entre otras cosas,Suzie Jolibois tenía una pequeña granja al sur de Casablanca y era aficionada a las abejas.Sus colmenas estaban instaladas en medio de una plantación de cannabis indica y lasabejas extraían su néctar exclusivamente de esa fuente. Vivían, aquellas abejas, en unestado de euforia perpetua y eran poco inclinadas a trabajar. Por consiguiente, la miel eramuy escasa. Unté una tercera tostada. La miel era casi negra. Tenía un aroma penetrante.Sonó el teléfono. Me llevé el aparato a la oreja y esperé. Nunca soy el primero en hablar cuando me llaman. Después de todo, no soy yo quien les telefonea a ellos. Ellos metelefonean a mí.

Biografia del Autor

Roald Dahl (Cardiff, 13 de septiembre de 1916 – Oxford, 23 de noviembre de 1990) fue un novelista y autor de cuentos británico de ascendencia noruega, famoso como escritor para niños y adultos. Entre sus libros más populares están Charlie y la fábrica de chocolate, James y el melocotón gigante, Matilda, Las brujas y Relatos de lo inesperado.

Roald Dahl nació en Llandaff, Cardiff, Gales, el 13 de septiembre de 1916, de padres noruegos, Harald Dahl y Sofie Magdalene Hesselberg de Dahl. Fue nombrado Roald en honor al explorador Roald Amundsen, considerado héroe nacional en Noruega durante esos tiempos. En 1920, cuando Roald tenía cuatro años, su hermana de siete, Astri Dahl, murió de apendicitis. Sólo unas pocas semanas más tarde, su padre Harald también murió, víctima de una neumonía, a la edad de cincuenta y siete años. A pesar de su viudez, su madre prefirió mantener la familia en Gran Bretaña a retornar a Noruega a vivir con sus parientes, para cumplir el deseo de su marido de que sus hijos fueran educados en escuelas inglesas. Viviendo aún la familia en Gales, Roald asistió a la Escuela de la Catedral de Llandaff, dos años después su madre murió de cáncer.

A la edad de ocho años, Roald y cuatro de sus amigos fueron bastoneados por el director luego de poner un ratón muerto que encontraron en su jaula del colegio, en un tarro de dulces (concretamente, de inflamofletes) en un negocio local, castigo que su madre consideró desmedido, retirándolo de la escuela.

Cuando tenía nueve años, Roald Dahl fue enviado a la St. Peter’s School, un colegio privado en la ciudad costera de Weston-super-Mare, a la que asistió desde 1923 hasta 1929. Desde los trece años fue educado en la Repton School, en Derbyshire, donde fue ayudante de un prefecto, se convirtió en capitán del equipo escolar de fives y desarrolló su interés en la fotografía. Durante sus años en Repton, Cadbury, una fábrica de chocolates, ocasionalmente enviaba cajas de sus nuevos productos a la escuela para que fueran probados por los pupilos. Dahl solía soñar con inventar una nueva barra de chocolate que sería el asombro del mismo señor Cadbury, lo cual le sirvió como inspiración para escribir su segundo libro para niños, Charlie y la fábrica de chocolate.

A lo largo de su infancia y adolescencia, pasó sus vacaciones de verano en Noruega. Su niñez es el tema de su libro, Boy (relatos de infancia), en el que insiste que dicho libro no es su autobiografía, sino unas historias ocurridas en su niñez que le inspiraron para escribir otros libros.

Después de terminar el colegio, pasó tres semanas explorando Terranova con un grupo llamado Publico Schoolss Exploring Society. En julio de 1934 ingresó a trabajar en la empresa petrolífera Royal Dutch Shell. Tras dos años de entrenamiento en el Reino Unido, fue transferido a Dar-es-Salaam, Tanganica (actual Tanzania). Junto con los otros dos únicos empleados de Shell en todo el territorio, vivió lujosamente en la Shell House, en las afueras de Dar-es-Salaam, con un cocinero y ayudantes personales. Suministrando combustible en Tanganica, se enfrentó a hormigas y leones, entre otros peligros.

En noviembre de 1939 se unió a la Royal Air Force. Después de un viaje en coche de casi mil kilómetros desde Dar-es-Salaam hasta Nairobi, fue aceptado para el entrenamiento de vuelo junto con otros dieciséis hombres, trece de los cuales morirían en combate aéreo más tarde. Con siete horas y cuarenta minutos de experiencia en su De Havilland Tiger Moth, comenzó a volar solo y apreció la vida silvestre de Kenia durante sus vuelos. Continuó con el entrenamiento avanzado en Habbaniya (ochenta kilómetros al oeste de Bagdad), Irak. Tras seis meses volando Hawker Harts, fue nombrado oficial y asignado al escuadrón número 80 de la RAF, volando obsoletos Gloster Gladiator. Dahl se sorprendió al descubrir que no sería entrenado en combate aéreo ni en cómo volar los Gloster Gladiators.

El 19 de septiembre de 1940, Dahl volaría su Gladiator desde Abu Suweir, Egipto, hasta Amiriya para recargar combustible, y luego hasta Fouka, Libia, por una segunda carga. Desde ahí volaría a la pista del escuadrón 80, cincuenta kilómetros al sur de Mersah Matruh. En el tramo final, no pudo encontrar la pista y, corto de combustible y con la noche cayendo, se vio forzado a intentar un aterrizaje en el desierto. Desafortunadamente, el tren de aterrizaje golpéo una roca y el avión se estrelló. Roald se fracturó el cráneo, se rompió la nariz y se cegó. Logró arrastrarse lejos del avión en llamas, y se desmayó. Más tarde, escribió acerca de su accidente en su primer trabajo publicado. En una investigación de la RAF acerca del suceso, se descubrió que la ubicación a la que se le había indicado volar era completamente incorrecta, habiendo sido enviado a una zona entre las fuerzas británicas e italianas.

Dahl fue rescatado y llevado a un puesto de primeros auxilios en Mersah Matruh, donde recuperó la consciencia (aunque no la vista), y fue trasladado en tren al hospital de la Royal Navy en Alejandría. Allí se enamoró de una enfermera, Mary Welland, quien fue la primera persona que vio al recuperar la vista, tras ocho semanas de ceguera. Los doctores dijeron que no había ninguna posibilidad de que volviese a volar, pero en febrero de 1941, cinco meses después de ingresar al hospital, fue dado de alta y pasado a tareas de vuelo. En esos momentos, el escuadrón número 80 se encontraba en Elevsis, cerca de Atenas, Grecia, combatiendo junto con la British Expeditionary Force contra las fuerzas del Eje, sin esperanzas de derrotarlos. Ahora en un Hawker Hurricane, en abril de 1941, Dahl atravesó el Mar Mediterráneo para finalmente unirse a su escuadrón en Grecia, seis meses después de convertirse en miembro.

Allí conoció a un cabo cínico que se preguntaba cuánto tiempo sobreviviría el nuevo avión, acompañado sólo por catorce Hurricanes y cuatro Bristol Blenheims en toda Grecia, contra miles de aviones enemigos. El líder del escuadrón tampoco se mostraba entusiasmado por tener sólo un nuevo piloto. De todos modos, Roald se hizo amigo de David Coke, quien, si no hubiese muerto más tarde en combate, se hubiese convertido en Earl de Leicester.

Título: Perra (PDF) Gratis
Autores: Roald Dahl
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 2.2 MB
Formato:PDF

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Roald Dahl – Perra (PDF) Gratis Introduccion del Libro Roald Dahl – Perra (PDF) Gratis Hasta el momento he dado a publicar un solo episodio de los diarios del tío Oswald.Trataba, como probablemente recordarán algunos de ustedes, del encuentro carnal entre mitío y una leprosa siria en el desierto del Sinaí. Seis años han pasado ya desde supublicación y aún no se ha presentado nadie a causar problemas. En vista de ello, me veocon ánimos de publicar un segundo episodio de estas curiosas páginas. Mi abogado me haaconsejado que no…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.