Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Reyes Calderón – La venganza del asesino par (PDF-EPUB)

Reyes Calderón – La venganza del asesino par (PDF-EPUB)

Reyes Calderón – La venganza del asesino par (PDF-EPUB)

Reyes Calderón - La venganza del asesino par (PDF-EPUB)

Reyes Calderón – La venganza del asesino par (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Reyes Calderón – La venganza del asesino par (PDF-EPUB)

Sobre el recóndito pabellón D ha caído la noche.Sobre el recóndito pabellón D ha caído la noche.Las luces llevan tiempo apagadas y los ecos remotos van cesando lentamente. Sólo permanece lahabitual sinfonía: los gemidos, los llantos ahogados y los gritos histéricos del interno 13B, el que nuncaduerme. Nada de esto parece amedrentar a los guardias. De su garita salen aplausos y vítores.

Los RedSox acaban de anotar una nueva carrera, la séptima.A escasos metros de allí, una sala se ilumina. Dos hombres se sientan en silencio alrededor de unamesa de fórmica gris. Uno de ellos está esposado de pies y manos. Se diría que ha nacido con cadenas ygrilletes, porque parece no notarlos, ocupado en comerse una enorme chocolatina grasienta. Lo hacecon fruición y apresuradamente.

El segundo hombre le observa sin moverse. Cuando la termina, recogeel envoltorio y lo guarda en el bolsillo de su bata blanca. Después, comprueba el reloj. Ya es la hora.—La glucosa es buena para el cerebro —susurra.

Habla con una voz suave y melodiosa, lo bastante poderosa para que se oiga por encima del rumorexterior y lo suficientemente sugestiva para envolver el ambiente.Con movimientos lentos, el interno levanta la barbilla y clava los ojos en el médico. La expresióngolosa ha desaparecido por completo de su gesto. Vacila y vuelve a mirar hacia la mesa, al tiempo quese frota el brazo derecho. El pinchazo le ha dolido mucho esta vez.—¿Está preparado?Asiente. Cierra los ojos y escucha. Sabe que eso es lo que se espera de él.

El médico continúahablando.—Estamos entrando en el ascensor. Es un ascensor muy bonito, grande, de cristal y sin techo. Todoqueda a la vista. Nada se oculta. Aprieto el botón y comenzamos a ascender.

Cada vez se encuentramás relajado. Se siente seguro. No hay amenazas aquí arriba. Y luce un sol precioso. ¿Nota el calor enlas mejillas? Es agradable. También lo es la brisa. El aire es limpio y fresco. Huele a hierba. Respirehondo. Sienta cómo la paz lo invade todo. Estamos solos usted y yo. Nos sentamos. Aguardaremosaquí a su amigo.

Se está bien en este sitio. Muy bien. Sólo hay tranquilidad, y usted cada vez está másrelajado. Su amigo está al llegar. ¿Por qué no lo llama?

Dígale que le esperamos. Dígale que queremosoír sus historias, las historias del maestro.El hombre esposado vuelve a abrir los ojos. Inclina levemente la cabeza, como saludando, y sonríe.—Gracias por esperarme, doctor. Siento el retraso. Me he entretenido con la nueva misión —dice.El cambio en el tono de voz resulta sorprendente.

Lo que se oye es una voz profunda y extraña;densa, como si emergiera directamente de sus entrañas. Pero al observador le llama mucho más laatención la metamorfosis del rostro. Está fascinado con el fenómeno: el recluso parece haberrejuvenecido de pronto. Lo observa con atención. Sus ojos arden. Su espalda se yergue.Carraspea para llamar su atención y le dice:—¿Puede decirme quién es, por favor? Me refiero a su nombre.El interno le contesta:—Naturalmente, doctor.

La gente me conoce como Rodrigo, el merecedor de alabanza. Pero prefieroque me llame maestro, pues lo soy. ¿Ha oído hablar de mí?—Por supuesto, Rodrigo. ¿Quién no? Es usted un famoso asesino.—Y más que lo voy a ser, querido doctor, mucho más…—¿Más todavía? Ha matado usted a nueve personas.—No se equivoque, doctor. El número no es tan importante: nueve, doce, treinta y seis…, ¿qué másda? Lo importante es el modo. ¿Cree usted en los crímenes perfectos?—Nunca he pensado en ello.

¿Qué me aconseja usted? ¿Debo creer en ellos?—Debería, sí. Cuando lleve a cabo mi nueva misión podrá comprobarlo. Existen, pero deben serpares.—¿Pares? ¿Se refiere al número de víctimas?—¡Por supuesto que no! Las víctimas no son importantes. Me refiero al autor. El asesino de un crimen perfecto debe ser par.

La puerta se abre de improviso y da paso a uno de los guardias. Blande la porra. El médico se asusta y se apresura a aplaudir. El ruido de las palmadas hace que el preso despierte y recupere su gesto habitual. Sorprendido, mira alternativamente al médico y al guardia. Éste se dirige al responsable de aquella transgresión:

—¡Doctor, le hemos advertido cientos de veces que no puede hacer estas cosas! ¡Aquí hay reglas, y éstas dicen que la terapia se hace por la mañana y con luz! Y no lo dicen porque sí. Lo dicen porque, en un descuido, uno de estos malnacidos le va a rebanar el pescuezo y, luego, nos echarán la culpa a nosotros.

—¡Lo siento, Jimmy, no volverá a pasar!

—Más le vale, porque la próxima vez doy parte. ¡Se lo juro por mis muertos! Los internos no pueden estar fuera después de las siete bajo ningún concepto. ¡Y tú, venga, a la celda!

El guardia lo agarra por el brazo y lo levanta de la silla. El preso arrastra las piernas. Las cadenas resuenan en el suelo de cemento pintado de gris. A lo lejos se oyen los gritos histéricos del interno 13B, el que nunca duerme.

Todo parece volver a la normalidad. Aunque las apariencias engañan…

Título: La venganza del asesino par (PDF-EPUB)
Autores: Reyes Calderón
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 2.2 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Reyes Calderón - La venganza del asesino par (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Reyes Calderón - La venganza del asesino par (PDF-EPUB) Sobre el recóndito pabellón D ha caído la noche.Sobre el recóndito pabellón D ha caído la noche.Las luces llevan tiempo apagadas y los ecos remotos van cesando lentamente. Sólo permanece lahabitual sinfonía: los gemidos, los llantos ahogados y los gritos histéricos del interno 13B, el que nuncaduerme. Nada de esto parece amedrentar a los guardias. De su garita salen aplausos y vítores. Los RedSox acaban de…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.