Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Ramón Díaz Eterovic – Ángeles y solitarios (PDF-EPUB)

Ramón Díaz Eterovic – Ángeles y solitarios (PDF-EPUB)

Ramón Díaz Eterovic – Ángeles y solitarios (PDF-EPUB)

Ramón Díaz Eterovic - Ángeles y solitarios (PDF-EPUB)

Ramón Díaz Eterovic – Ángeles y solitarios (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Ramón Díaz Eterovic – Ángeles y solitarios (PDF-EPUB)

Y de pronto, el silencio. Nada que decir. Solo a una hora en que el ruido de los vehículos que pasaban por la calle taladraba las paredes del departamento, y el aire brumoso de la ciudad se detenía en la ventana a través de la cual acostumbro vigilar los movimientos del barrio, el ir y venir de su gente por aquellos rincones que resisten cargados de memoria y pequeñas miserias cotidianas. Llevaba quince minutos observando el sobre encima del escritorio, junto al cenicero de ónice repleto de colillas y la copa habitual de vodka. Nada que decir. El galope de los fantasmas alrededor del escritorio y la repentina imagen de aquella mujer emergiendo delrecuerdo con la solidez de una navaja. La copa, las colillas; la atracción del sobre,quieto, invitándome a descubrir su interior. En una de sus caras, mi nombre: Heredia;en la otra, tres letras; la inicial que me regresaba a una noche de cinco años atrás en laque conocí a esa mujer, bella y fugaz, como todas aquellas a las que estabacondenado a llevar conmigo más allá de cualquier encuentro casual.

Tomé el sobre y jugué con él entre los dedos, como si fuera el naipe de la suerteen una partida reiteradamente mala. ¿Qué podía decir de nuevo? Probablemente nadaque cambiara la situación entre los dos. Las estampillas pegadas en el sobre tenían elmatasellos impreso en Buenos Aires, y pensé que en su interior habría otra postal,similar a las tres anteriores, con reproducciones de pinturas que a los dos nosgustaban. Chagall, Hooper, Botticelli. Su pregunta. ¿Cómo estás? Y la huella de suslabios rojos, intensamente rojos y añorados eninstantes que prefería olvidar, pero quea menudo se repetían como el implacable tic tac del reloj.

Puse el sobre encima del escritorio y estudié las alternativas para dejar morir ese día del modo menos miserable. El vodka era poco, insignificante como las alas de una mosca hundida en el retrete, y las paredes del departamento parecían más estrechas que de costumbre. Podía salir a caminar. Ir al bar de la esquina para conversar de hípica con el mozo y escuchar las conversaciones incoherentes de los últimos borrachos. O entrar al Mamá Sam, el cabaré donde siempre encontraba una muchacha dispuesta a estar a mi lado a cambio de dos o tres martinis y algo de paciencia para escuchar su penosa historia, real o inventada, de madre soltera. No era mucho ni me importaba. También podía tomar las llaves de mi auto y salir a recorrer las calles del centro a ver si lograba levantar algún pasajero que justificara el dinero invertido seis meses atrás para disfrazar mi automóvil de taxi. Una idea descabellada, producto de varios meses sin trabajo, porque como decía Stevens, mi vecino, el ajuste económico comprimía los bolsillos y ya no quedaban maridos celosos dispuestos a invertir sus ahorros en conocer los pasos secretos de sus mujeres. Pero no perdía la esperanza, y la placa de bronce clavada en la puerta de mi oficina seguía identificándome como detective privado; un oficio tan solitario como el de las putas y los escritores.

Encendí un cigarrillo y resistí tres segundos la mirada de Simenon, que me observaba con sus ojos luminosos y burlones, de vuelta de todos los tejados, sin otra utopía que comer a diario su pescado, y conservar un rincón tibio en el departamento.

Estaba recostado sobre las zapatillas de tenis que había comprado en el mercado persa de la Estación Central, después de escuchar el sermón de un médico que me aconsejó dejar de fumar y hacer ejercicios para reducir la dolorosa rigidez de mis huesos. Buen consejo, de no ser porque el matasanos se había fumado seis de mis cigarrillos durante la consulta y el grosor de su cintura delataba la obesa falsedad de su prédica.

Título: Ángeles y solitarios (PDF-EPUB)
Autores: Ramón Díaz Eterovic
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 1.3 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Ramón Díaz Eterovic - Ángeles y solitarios (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Ramón Díaz Eterovic - Ángeles y solitarios (PDF-EPUB) Y de pronto, el silencio. Nada que decir. Solo a una hora en que el ruido de los vehículos que pasaban por la calle taladraba las paredes del departamento, y el aire brumoso de la ciudad se detenía en la ventana a través de la cual acostumbro vigilar los movimientos del barrio, el ir y venir de su gente por aquellos rincones que resisten cargados de memoria y pequeñas…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.