Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Uncategorized » Pierre Louÿs – Las canciones de Bilitis (PDF-EPUB)

Pierre Louÿs – Las canciones de Bilitis (PDF-EPUB)

Pierre Louÿs – Las canciones de Bilitis (PDF-EPUB)

Pierre Louÿs - Las canciones de Bilitis (PDF-EPUB)

Pierre Louÿs – Las canciones de Bilitis (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Pierre Louÿs – Las canciones de Bilitis (PDF-EPUB)

En carta a su hermano Georges, fechada en abril de 1849, Pierre Louÿs hace balance de sus proyectos más inmediatos y no menciona entre ellos las primeras Canciones que recuerdan a una cortesana llamada Bilitis.

Louÿs sólo sabe entonces que esa mujer va a tener una larga vida, prolongada en sucesos y amores y que él va a hacer memoria de los más hermosos.

En julio de ese mismo año, camino de Bayreuth, visita a su amigo André Gide, convaleciente en Champel (Suiza) y recién llegado de un viaje por África del Norte.

Gide le habla emocionadamente de Argelia y de una mujer, Meryem ben Alí, una hermosa argelina a quien Gide y su compañero de viaje, el pintor Laurens, han conocido en Biskra y con quien, al parecer, ambos han medido, en esas inútiles pruebas a las que Gide parece fue aficionado, su virilidad maltrecha.

Respondiendo a una llamada de la que todo lo ignora, Louÿs, acompañado a su vez por su amigo Herold, olvida el viejo sueño adolescente de visitar el santuario wagneriano e inopinadamente parte el 18 de julio rumbo a Argel.

Argel. El-Kantara. Biskra. En Biskra las fiebres y, presumiblemente, en los largos días de enfermedad, la llegada de Meryem-ben-Alí. Luego, los barrancos de Rummel, y finalmente, Constantina.

A Constantina se desplaza también Meryem, que vive con Herold y Louÿs en una hermosa finca.

Es, realmente, en Constantina donde Louÿs rememora la biografía de Bilitis. Allí es, pues, donde por vez primera sueña a Bilitis —que ya tiene rostro y figura y la curva displicencia del gesto árabe— y allí concibe a la madre fenicia, al padre ausente y a las hermanas ceñudas y pendencieras. A las amigas juguetonas y a Likas —tan pagado de sí mismo y tan tierno—. Sus amores desafortunados y una irresponsable maternidad que nos parece luego el más acertado augurio de su vida tumultuosa.

Se embarca hacia Mytilene, y Louÿs, que sabe cómo se les transforma la voz a las jóvenes cuando adquieren conciencia de sí mismas, presta oídos a la voz nueva de Bilitis y evoca sus amores con la jovencísima Mnasidika y sus días mejores. Evoca después los celos de Bilitis y ese desprendimiento alocado de su cuerpo que nos vaticina su entrega, ya próxima, a lo mundano.

Bilitis se marcha a Chipre, a la isla de la diosa, con la certeza de que le aguarda el cómputo total de los excesos. Y Louÿs la recuerda en las primeras sorpresas de su vida de cortesana, en su esmerada y completa educación y también en la embriaguez de sus conocimientos y en esa madurez narradora que, pareja a la del propio Louÿs, rememora con la fatiga de los años el delirio sin balanza de la juventud.

Constantina y Meryem y la memoria de Bilitis cuando la cortesana era en Louÿs únicamente pensamiento nacido de su saber sobre el mundo griego y la figura subterránea de Gide —causante a medias voluntario de las vivencias de Louÿs—, escriben las canciones de Bilitis.

Así me explicó esas referencias que Pierre Louÿs hace de su propia vida dedicando la primera edición de las canciones —publicada en 1895 bajo la firma «P. L.» en un hermoso volumen de cubiertas blancas repetido en número de 500 ejemplares— «A André Gide y Meryem ben Alí, 11 de julio de 1894».

El 11 de julio fue precisamente el día de su llegada a Champel y, presumiblemente, la primera vez que el alterado Gide pronunció ante él el nombre de Meryem.

El prólogo, escrito a su vuelta a París, en septiembre de 1894, lo fechó sin embargo, «Constantina, agosto de 1894». En agosto, en Constantina, nació, definitivamente, la biografía de Bilitis.

Y en las canciones prima siempre, sobre la exactísima descripción de una vida, un espíritu cierto de hacer de las palabras sensaciones. El recuerdo de Bilitis es recuerdo de Pierre Louÿs.

Como si una vida le corriera por dentro y pretendiera —«insensatamente», como dice— alimentarla de palabras hasta que éstas se la devolvieran con la sensualidad irrepetible con que nos vive la vida.

Bilitis es Louÿs y algo más, y Louÿs quiere alcanzar esas cotas del «decir» que más atrás en el tiempo nos configuraron como humanos.

En julio de 1895 el mundillo literario parisino comenta el compromiso matrimonial de Henry de Regnier y de la mayor de las hijas del poeta J. M. de Heredia, Marie, bien considerada a su vez como poetisa y a quien «todo el mundo» —como él mismo escribe— imaginaba destinada a convertirse en esposa de Pierre Louÿs, «si tuviese diez mil libras de renta; pero ella y yo juntos no contamos siquiera con la mitad». Y es el caso que las libras son tanto más imprescindibles cuanto más crecen las deudas de Heredia padre, jugador empedernido y malhadado de bacarrá.

Título:Las canciones de Bilitis (PDF-EPUB)
Autores: Pierre Louÿs
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 4.4 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Pierre Louÿs - Las canciones de Bilitis (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Pierre Louÿs - Las canciones de Bilitis (PDF-EPUB) En carta a su hermano Georges, fechada en abril de 1849, Pierre Louÿs hace balance de sus proyectos más inmediatos y no menciona entre ellos las primeras Canciones que recuerdan a una cortesana llamada Bilitis. Louÿs sólo sabe entonces que esa mujer va a tener una larga vida, prolongada en sucesos y amores y que él va a hacer memoria de los más hermosos. En julio de ese mismo…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.