Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Philippa Gregory – La reina blanca (PDF-EPUB)

Philippa Gregory – La reina blanca (PDF-EPUB)

Philippa Gregory – La reina blanca (PDF-EPUB)

Philippa Gregory - La reina blanca (PDF-EPUB)

Philippa Gregory – La reina blanca (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Philippa Gregory – La reina blanca (PDF-EPUB)

Mi padre es sir Richard Woodville, barón de Rivers, un noble inglés, terrateniente y defensor de los verdaderos reyes de Inglaterra, el linaje de los Lancaster. Mi madre desciende de los duques de Borgoña, y por consiguiente lleva en sus venas la sangre acuosa de la diosa Melusina, que fundó dicha casa real con el duque que era su rendido amante y a quien todavía puede verse por las azoteas de los castillos en momentos de aflicción extrema dando aviso, entre lágrimas, cuando el hijo y heredero está agonizando y la familia se enfrenta a la desaparición. O eso dicen los que creen en esas cosas.

Con tan contradictorios progenitores, la sólida tierra inglesa y una diosa del agua de Francia, cabría esperar cualquier cosa de mí: una hechicera o una muchacha corriente. Hay quienes dicen que soy ambas cosas. Pero hoy, mientras me cepillo el cabello con especial cuidado y lo arreglo bajo el tocado más alto que tengo, mientras tomo de las manos a mis dos hijos sin padre y echo a andar por el camino que lleva a Northampton, daría todo lo que soy por estar, sólo en esta ocasión, simplemente irresistible.

He de atraer la atención de un joven que partirá a librar otra batalla más contra un enemigo imposible de derrotar. Puede que no me vea. Puede que no esté de humor para mendigos ni coqueteos. He de suscitar su compasión acerca de mi posición, conseguir que se apiade de mis necesidades y persistir en su memoria el tiempo suficiente para que haga algo al respecto de lo uno y de lo otro. Y se trata de un hombre que todas las noches tiene a su disposición bellas mujeres que se arrojan a sus brazos y un centenar de solicitantes que buscan cualquier puesto que él pueda concederles.

Es un usurpador y un tirano, enemigo mío e hijo de mi enemigo, pero yo estoy muy lejos de deber lealtad a nadie que no sean mis hijos y yo misma. Mi propio padre acudió a la batalla de Towton a luchar contra este hombre que ahora se hace llamar rey de Inglaterra, a pesar de que no es más que un muchacho jactancioso; y nunca he visto a una persona tan destrozada como lo estaba mi padre cuando regresó de Towton con el brazo con que empuñaba la espada sangrando a través del jubón, el semblante pálido, diciendo que aquel muchacho era un comandante de los que no se han visto jamás, y que nuestra causa estaba perdida, y que mientras él viviera no podíamos abrigar esperanza alguna.

Veinte mil hombres fueron muertos en Towton bajo las órdenes de aquel joven; adie había visto nunca tanta muerte en Inglaterra. Mi padre dijo que había sido una siega de miembros de la casa de Lancaster, no una batalla. El legítimo rey Enrique y su esposa, la reina Margarita de Anjou, huyeron a Escocia, desolados por semejante matanza.

Aquellos de nosotros que permanecimos en Inglaterra no nos rendimos fácilmente. Continuaron librándose contactos para resistir al falso rey, el joven de York. Mi propio esposo murió al frente de nuestra caballería en St. Albans, hace sólo tres años.

Y ahora me he quedado viuda, y las tierras y la fortuna que en otro tiempo eran mías han sido adquiridas por mi suegra con el beneplácito del vencedor, el amo de ese rey niño, el gran maestro de títeres al que se conoce como hacedor de reyes: Richard Neville, conde de Warwick, que hizo monarca a ese muchacho engreído que ahora cuenta sólo veintidós años, y que convertirá Inglaterra en un infierno para aquellos de nosotros que todavía defiendan la casa de Lancaster.

Actualmente, en todas las grandes casas del país hay defensores de los de York, y todo negocio, establecimiento o impuesto rentable está en manos de ellos. En el trono se sienta su rey niño y su corte está formada por seguidores suyos. Nosotros, los vencidos, somos menesterosos en nuestra propia casa y forasteros en nuestro propio país, nuestro soberano es un exiliado, nuestra reina una extranjera vengativa que conspira contra nuestro antiguo enemigo de Francia. Tenemos que guardar buenas relaciones con el tirano de York y mientras tanto rezar para que Dios se vuelva contra él y nuestro verdadero monarca barra el sur con un ejército para librar otra batalla más.

Título: La reina blanca (PDF-EPUB)
Autores: Philippa Gregory
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 2.3 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Philippa Gregory - La reina blanca (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Philippa Gregory - La reina blanca (PDF-EPUB) Mi padre es sir Richard Woodville, barón de Rivers, un noble inglés, terrateniente y defensor de los verdaderos reyes de Inglaterra, el linaje de los Lancaster. Mi madre desciende de los duques de Borgoña, y por consiguiente lleva en sus venas la sangre acuosa de la diosa Melusina, que fundó dicha casa real con el duque que era su rendido amante y a quien todavía puede verse por las azoteas de los…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.