Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Philippa Gregory – La princesa fiel (PDF-EPUB)

Philippa Gregory – La princesa fiel (PDF-EPUB)

Philippa Gregory – La princesa fiel (PDF-EPUB)

Philippa Gregory - La princesa fiel (PDF-EPUB)

Philippa Gregory – La princesa fiel (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Philippa Gregory – La princesa fiel (PDF-EPUB)

Se oyó un alarido y, a continuación, el rugido del fuego al prender los tapices de seda, seguido de una algarabía de gritos de pánico que se propagaban de tienda en tienda a la misma velocidad que las llamas, que saltaban de un estandarte de seda a otro, trepaban por los vientos y se abrían paso a través de las puertas de muselina.

Los caballos relinchaban, aterrorizados, y los hombres gritaban para tranquilizarlos, pero el miedo que se percibía en sus propias voces sólo empeoraba las cosas, hasta que la llanura entera quedó iluminada por un millar de incendios pavorosos y la noche se llenó de humo, de gritos y de alaridos.

La niña, asustada, quiso levantarse de su cama y llamó en español a su madre.

—¿Son los moros? —gritó—. ¿Son los moros, que vienen a buscarnos?

—Oh, Dios mío, sálvanos, han incendiado el campamento —exclamó su niñera —. Virgen Santa, me violarán y a ti te acuchillarán con sus alfanjes.

—¡Madre! —gritó la niña, levantándose de la cama a toda prisa—. ¿Dónde está mi madre?

Se precipitó al exterior. Mientras corría, el camisón revoloteaba entre sus piernas y, tras ella, el fuego devoraba los tapices de su tienda, convertida ya en un infierno de pánico. Las miles y miles de tiendas del campamento eran pasto de las llamas: las chispas saltaban hacia el cielo nocturno como violentos surtidores y revoloteaban como un enjambre de luciérnagas que propagaban aún más el desastre.

—¡Madre! —gritó la niña, en busca de ayuda.

De entre las llamas surgieron dos enormes caballos oscuros, como si fueran animales mitológicos que avanzaban unidos. Su pelaje negro contrastaba con el resplandor del fuego. Desde lo alto, mucho más alto de lo que pudiera imaginarse, la madre de la niña se inclinó para hablarle a su hija, que estaba temblando. La cabeza de la niña no superaba la paletilla del caballo.

—Quédate con tu niñera y pórtate bien —ordenó la mujer, con una voz en la que no había rastro de miedo—. Tu padre y yo tenemos que montar nuestros caballos y dejarnos ver.

—¡Dejadme ir con vos! ¡Madre! Me quemaré. ¡Permitid que os acompañe! Los moros me cogerán —exclamó la niña, levantando los brazos hacia su madre.

Cuando su madre se inclinó para dar una orden, el resplandor del fuego se reflejó mágicamente en su peto y en el repujado de sus grebas, y le otorgó el aspecto de una mujer hecha de plata y destellos.

—Los hombres desertarán si no me ven —dijo con severidad—. Y no querrás que eso pase…

—¡No me importa! —lloriqueó la niña, aterrorizada—. ¡Lo único que me importa sois vos! ¡Subidme!

—Primero es el ejército —concluyó la mujer que montaba el caballo negro—.

Tengo que salir —dijo, mientras obligaba al caballo a alejar la cabeza de la aterrorizada niña—. Volveré a buscarte. Espérame allí, ahora tengo que cumplir con mi deber.

Desesperada, la niña siguió con la mirada a sus padres mientras éstos se alejaban galopando.

—¡Madre!

—gimoteó—. ¡Madre, por favor! —La mujer, sin embargo, no se volvió.

—¡Nos quemarán vivas! —gritó a sus espaldas Madilla, la sirvienta—. ¡Corred!

¡Corred y escondeos!

—Cállate. —Enojada, la niña se volvió hacia ella—. Si yo, la mismísima princesa de Gales, puedo quedarme en un campamento en llamas, entonces tú, que al fin y al cabo no eres más que una morisca, también podrás soportarlo…

Título: La princesa fiel (PDF-EPUB)
Autores: Philippa Gregory
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 2.4 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Philippa Gregory - La princesa fiel (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Philippa Gregory - La princesa fiel (PDF-EPUB) Se oyó un alarido y, a continuación, el rugido del fuego al prender los tapices de seda, seguido de una algarabía de gritos de pánico que se propagaban de tienda en tienda a la misma velocidad que las llamas, que saltaban de un estandarte de seda a otro, trepaban por los vientos y se abrían paso a través de las puertas de muselina. Los caballos relinchaban, aterrorizados, y los hombres gritaban para…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.