Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Philip José Farmer – El lago del fuego (PDF-EPUB)

Philip José Farmer – El lago del fuego (PDF-EPUB)

Philip José Farmer – El lago del fuego (PDF-EPUB)

Philip José Farmer - El lago del fuego (PDF-EPUB)

Philip José Farmer – El lago del fuego (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Philip José Farmer – El lago del fuego (PDF-EPUB)

Primero se baja. Luego se sube.

Es lo contrario de lo que podemos deducir de la filosofía de Heráclito, el antiguo filósofo griego. De la ley física que postuló podemos interpretar que todo lo que sube tiene que bajar.

Ahora sabemos que esta ley no es del todo cierta. Un cohete lanzado fuera del sistema solar no tiene por qué caer.

Tampoco la primera línea de este texto es enteramente válida. Pero yo estoy hablando de una regla general para los héroes de ficción. (Con héroes también me refiero a heroínas.) Descienden a un infierno y, a causa de su condición de luchadores, batallan por abrirse camino hacia arriba. Lo cual es aplicable tanto a sus combates físicos como psíquicos.

«Fácil es el descenso al Infierno». Pero, oh, ¡la subida!

Así hablaba Virgilio, escritor de la Roma antigua (70-19 a. C.): Facilis descensus Avernt. Se refería al descenso al inframundo romano. Naturalmente no estaba pensando que un hecho semejante tuviera lugar dos mil años después. Es decir, el descenso al mundo de la Mazmorra y la lucha de una heroica banda para salir de él.

Al menos, no lo creo así. No obstante, no me extrañaría nada que, en el transcurso de los dos volúmenes siguientes de La Torre Negra, nuestra banda se tropezara con el mismísimo Virgilio, arrancado de su soleado Mediterráneo y lanzado al lúgubre y peligroso Subterráneo por sus misteriosos y malignos soberanos; y, más tarde, devuelto a su tiempo y lugar propios. Quizá Virgilio, cuya misión era guiar a Dante a través del Inferno, podría ayudar a nuestra banda en su búsqueda de la vía de escape de la Mazmorra. Después de todo, la Mazmorra, a diferencia del inframundo de Dante, sí abriga esperanzas para los que atraviesan sus puertas de marfil.

Arriba van nuestros héroes, y no sólo en un sentido físico. En el sentido de la luz que vierten en los muchos enigmas y rompecabezas con los que topan, también están ascendiendo. Pero la luz trae consigo más sombras. Cada respuesta arrastra más preguntas hacia sus cabezas y golpea sus corazones. Chillido, la sensible aracnoide hembra, que es una industria química ambulante y un vehículo lanzaproyectiles, posee también capacidades telepáticas. Detecta a dos poderosos observadores mentales que vigilan a la banda, aunque desconoce sus identidades y el lugar dónde se hallan.

Ignoro, como vosotros y como Chillido, de quiénes se trata. Pero tengo la sospecha de que uno de los observadores es malvado, y el otro, bueno. Tal vez pertenezcan a dos superrazas no distintas de los bosconianos y de los arisios. Bosconianos y arisios eran los poderes supremos del mal y del bien, respectivamente, del universo creado por el doctor E. E. Smith en su serie Lensman. Se dedicaban a manipular a seres inferiores para llevar a cabo su guerra mutua.

Podría estar equivocado. Quizá Richard Lupoff, quien escribió el primer volumen de la serie ha Torre Negra y escribirá el último (el sexto), nos presente otra idea.

Sea lo que sea lo que ocurra en los libros sucesivos, sabemos que, cuando Clive Folliot, nuestro héroe y protagonista, entra en el siguiente nivel del mundo de la Mazmorra, el diario de su hermano Neville pregunta: «¿Cómo te sentirás cuando conozcas al Señor del Infierno?» Así pues, el destino de Clive es tener una terrible confrontación con el príncipe del inframundo, en el presente volumen o en otro posterior. Si el superformidable enemigo de Clive, tan poderoso y maligno como el mismo Satán, será un clon del Jefe de los Miserables o será el original, es cosa que yo no sé. En este punto, con la gran cantidad de sorpresas que han tenido lugar, ya no estoy seguro de nada. Es posible que el mismo Clive Folliot, Usuaria Annie, el sargento Smythe, Sidi Bombay, Chillido y los demás, sean clones. Cualquier cosa puede suceder. A diferencia del Infierno de Dante, el mundo de la Mazmorra es un sistema con un final abierto, no predeterminado. Sin embargo, lo que es absolutamente cierto es que es un sistema que recibe gran cantidad de retroalimentación negativa (sufrimientos y frustraciones) para nuestros héroes.

El paralelismo de este inframundo con el de Dante es evidente. Además, como ya he señalado en prólogos anteriores, existen otros paralelismos, clarísimos, entre el mundo de la Mazmorra y los mundos de Baum y de Carroll. Los principales personajes de El maravilloso Mago de Oz buscan algo de lo que carecen o creen carecer. Lo mismo ocurre con nuestros héroes. Todos, como Dorothy, quieren regresar a sus hogares. Y la aparición y desaparición de personajes y cosas (o disolución en otros personajes y cosas) con que nuestros héroes tropiezan me hace pensar en Alicia en el País de las Maravillas y en A través del espejo.

Una de las diferencias capitales entre nuestros héroes y los de Baum y Carroll es que los de estos últimos no sangran, sudan ni sufren con tanta intensidad. Tampoco se atormentan con deseos carnales, sexo, sexismo y racismo. Esos elementos no sólo serían incoherentes en sus obras, sino que las habrían arruinado. Pero estamos en 1988, y ha Torre Negra, aunque ficción, está en tiempo «real».

El tiempo «real» desgasta las cosas vivas y las no vivas. Una erosión, en definitiva, como la que producen los vientos y las olas al limar las rocas. Esta erosión producida por el tiempo nos confunde y nos engaña. Si no fuera por el tiempo, tendríamos plena conciencia de aquella parte de nuestra persona que no está sujeta a erosión, de la parte que existe después de que el tiempo haya dejado de existir. Rayos X y otras radiaciones nos bombardean sin cesar, neutrinos nos penetran, gravitones nos doblegan. Pero los cronones, aquellas partículas-onda del tiempo que nos envuelve y se infiltra en nosotros, son lo que más nos perjudica. Los cronones velan con una cortina de negrura aquella luz mental-espiritual de nuestro interior que no conoce el tiempo…

Título: El lago del fuego (PDF-EPUB)
Autores: Philip José Farmer
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 5.2 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Philip José Farmer - El lago del fuego (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Philip José Farmer - El lago del fuego (PDF-EPUB) Primero se baja. Luego se sube. Es lo contrario de lo que podemos deducir de la filosofía de Heráclito, el antiguo filósofo griego. De la ley física que postuló podemos interpretar que todo lo que sube tiene que bajar. Ahora sabemos que esta ley no es del todo cierta. Un cohete lanzado fuera del sistema solar no tiene por qué caer. Tampoco la primera línea de…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.