Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 2 » Oscar Montenegro – Confesiones de diván (PDF-EPUB-MOBI-FB2-LRF-LIT)

Oscar Montenegro – Confesiones de diván (PDF-EPUB-MOBI-FB2-LRF-LIT)

Oscar Montenegro – Confesiones de diván (PDF-EPUB-MOBI-FB2-LRF-LIT)

Oscar Montenegro – Confesiones de diván (PDF-EPUB-MOBI-FB2-LRF-LIT)

Oscar Montenegro – Confesiones de diván (PDF-EPUB-MOBI-FB2-LRF-LIT)

Introduccion del Libro Lope De Vega – Peribáñez Y El Comendador De Ocaña (PDF)

La exagerada convexidad del “ojo mágico” deformaba la figura vagamente familiar apostada en el pasillo frente a mi puerta; lucía como si alguien hubiese instalado el dichoso lente al revés: se veía, distante, la imagen de lo que aparentaba ser un hombre delgado en extremo, de cara alargada, miembros largos y huesudos, un ser inverosímil. Tengo que hacer cambiar este chisme en cuanto disponga de una platita extra, dije para mis adentros.

Abrí la puerta. No había necesidad de cambiar el visor, convine, al ver a la persona que tenía delante.

―Buenas tardes, doctor―dijo el hombre―. ¿Me concede un minuto? Quisiera mostrarle algo.

Adelantó el pequeño paquete que traía, un objeto de tamaño mediano y forma rectangular envuelto en una bolsa de plástico transparente.

Suelo ser muy sagaz: adiviné de qué se trataba.

―Lo siento, señor. En este momento no estoy interesado―le dije, mientras sacudía una mano (mi gesto habitual de limpia parabrisas de cepillos múltiples), una de cuyas interpretaciones es “nada de eso, amigo”.

―No es lo que supone, doctor —dijo, seguro a su vez de que yo había adivinado el contenido del paquete—. Estoy convencido de que esto le interesará. No es una venta, no tendrá que desembolsar nada―agregó, imitando mi gesto, esta vez un limpia parabrisas de cepillos extra largos, mientras sonreía y mostraba una doble hilera de dientes enormes, caballunos.

El ajustado pantalón y las anchas mangas de la camisa ceñidas a las muñecas le daban un vago aspecto de bailarín de flamenco retirado o de espadachín del siglo dieciocho, también retirado.

―¿De dónde le conozco? pregunté, sin hacer caso a lo que decía. Estaba casi seguro de haberlo visto antes, aunque no tan de cerca. Su cara y su aspecto general me habían llamado la atención en alguna otra oportunidad.

―He asistido a todos los bautizos de sus libros, doctor. Presentaciones, como les dicen ahora.

Mostró de nuevo los dientes equinos.

Lo recordé. Lo había visto sin prestarle demasiada atención, no solo en esos eventos, sino en otras ocasiones de corte análogo, siempre solo, vestido con un traje negro, pero entonces me había dado la impresión de ser un empresario de pompas fúnebres poco exitoso. Corregí el juicio sobre el contenido de la bolsa en su mano y me recriminé un poco por mi apresuramiento. De seguro se trataba de alguno de mis libros que deseaba que le autografiara, tarea siempre grata, sobre todo en estos últimos tiempos en los que mi autoestima había sufrido varios golpes bajos; le hice pasar y le invité a sentarnos una vez que hube retirado de las poltronas los libros y revistas que desde mi divorcio anidan en ellas. Bueno, lo dedivorcio es un eufemismo, sería más apropiado decir desde que Marlene me abandonó, pero eso no viene al caso en este momento.

Agradeció el gesto con una inclinación de la pequeña joroba que adornaba su cerviz y extrajo el objeto de la bolsa. Mi inicial apreciación no había sido errada; con cierta parsimonia puso sobre la mesa dos cintas de vídeo…

Título: Confesiones de diván (PDF-EPUB-MOBI-FB2-LRF-LIT)
Autores: Oscar Montenegro
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 2.6 MB
Formato: PDF-EPUB-MOBI-FB2-LRF-LIT

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Oscar Montenegro – Confesiones de diván (PDF-EPUB-MOBI-FB2-LRF-LIT) Introduccion del Libro Lope De Vega - Peribáñez Y El Comendador De Ocaña (PDF) La exagerada convexidad del “ojo mágico” deformaba la figura vagamente familiar apostada en el pasillo frente a mi puerta; lucía como si alguien hubiese instalado el dichoso lente al revés: se veía, distante, la imagen de lo que aparentaba ser un hombre delgado en extremo, de cara alargada, miembros largos y huesudos, un ser inverosímil. Tengo que hacer cambiar este chisme en cuanto disponga de una platita extra,…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.