Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Nora Roberts – Una Mujer De Suerte (PDF-EPUB)

Nora Roberts – Una Mujer De Suerte (PDF-EPUB)

Nora Roberts – Una Mujer De Suerte (PDF-EPUB)

Nora Roberts - Una Mujer De Suerte (PDF-EPUB)

Nora Roberts – Una Mujer De Suerte (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Nora Roberts – Una Mujer De Suerte (PDF-EPUB)

Cuando su coche petardeó y se detuvo agonizante a una milla de Las Vegas, Darcy Wallace consideró seriamente la posibilidad de quedarse donde estaba y de dejarse morir de insolación bajo el asfixiante sol del desierto. No le quedaban más que nueve dólares y treinta y siete centavos en el bolsillo y una larga carretera tras de sí que no conducía a ninguna parte.

Podía considerarse afortunada de tener esa ínfima cantidad de dinero encima, pues la noche anterior le habían robado el bolso frente a un restaurante en Utah. Lo último que había comido era un sándwich correoso de pollo, y pensó que aquel billete suelto de diez dólares que había encontrado en su bolsillo era el último milagro que podía esperar.

Su trabajo y su hogar en Kansas quedaban muy lejos. No tenía familia ni nadie por quién volver. Pensó que no le había quedado más remedio que meter algo de ropa en una maleta, y alejarse al volante de su coche de aquella vida que le hubiera tocado vivir de haberse quedado.

Se había encaminado hacia el oeste sólo porque su coche estaba orientado en aquella dirección, lo que le había parecido una señal. Se prometió a sí misma una aventura, una odisea personal y una vida nueva y mejor.

Ya no le bastaba con leer sobre jóvenes intrépidas que desafiaban al mundo, se abrían camino, corrían riesgos y se enfrentaban a los desafíos sin pestañear. Eso se iba diciendo a sí misma mientras añadía kilómetros en el velocímetro de su viejo y destartalado sedán. Había llegado la hora de hacer algo por sí misma o, al menos, de intentarlo.

Quedarse la hubiera arrastrado a una vida convencional. A plegarse a las exigencias de los demás. Y a vivir una existencia cargada de sueños y arrepentimiento.

En aquel momento, una semana después de escaparse furtivamente de la ciudad en mitad de la noche, como si de una ladrona se tratara, se preguntó si su destino no sería llevar una vida corriente. Puede que hubiera nacido para acatar las normas. Quizá debería haberse contentado con lo que la vida le había dado y haber puesto un freno a sus inquietudes, en lugar de esperar con impaciencia lo que el futuro podría depararle.

Gerald le hubiera procurado una buena vida que, bien lo sabía, hubiera sido la envidia de muchas mujeres. Con él hubiera podido tener una casa estupenda, perfectamente mantenida por leales sirvientes, armarios atiborrados de ropa elegante digna de la mujer de un alto ejecutivo, una residencia de verano en Bar Harbor y escapadas invernales a paraísos tropicales. Nunca pasaría hambre ni penalidades. Lo único que tenía que hacer a cambio era obedecerle ciegamente y enterrar todos sus sueños y sus deseos más íntimos.

No debería resultarle muy difícil; al fin y al cabo, llevaba haciéndolo toda la vida.

Pero lo era.

Cerrando los ojos, apoyó la frente en el volante. ¿Por qué la querría tanto Gerald?, se preguntó. Ella no tenía nada de especial. Su mente era despierta y su rostro, normal y corriente. Así la había descrito su propia madre más de una vez. No creía que para Gerald fuera una cuestión de atracción física, aunque sospechaba que a él le agradaba el hecho de que fuera menuda y delicada. Fácil de dominar.

Uf, aquel hombre la atemorizaba.

Recordó lo furioso que se había puesto el día que se cortó el cabello, una melena que le llegaba por los hombros, hasta dejárselo corto como el de un chiquillo. A ella le había gustado, se dijo, desafiante. Y se trataba de su pelo, por el amor de Dios, añadió pasándose los dedos por unos mechones desiguales de color castaño.

No habían llegado a casarse, gracias a Dios. Él no tenía ningún derecho a decirle qué aspecto debía presentar, ni a ordenarle cómo vestirse o cómo comportarse. Y, si seguía adelante con su plan, no lo tendría jamás.

Nunca debería haber aceptado su propuesta de matrimonio. Pero en aquel momento se había sentido asustada y confusa. A pesar de que había tenido dudas y se había arrepentido casi de inmediato, y de que sabía que debería haberle devuelto el anillo con una disculpa, había preferido aceptarlo antes de tener que aguantar la tormenta de su enfado y los rumores que acompañan a los compromisos rotos.

Pronto descubrió que él la había manipulado, y que era responsable de que hubiera perdido su trabajo y de que la estuvieran amenazando con desalojarla de su apartamento…

Título: Una Mujer De Suerte (PDF-EPUB)
Autores: Nora Roberts
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 1.3 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Nora Roberts - Una Mujer De Suerte (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Nora Roberts - Una Mujer De Suerte (PDF-EPUB) Cuando su coche petardeó y se detuvo agonizante a una milla de Las Vegas, Darcy Wallace consideró seriamente la posibilidad de quedarse donde estaba y de dejarse morir de insolación bajo el asfixiante sol del desierto. No le quedaban más que nueve dólares y treinta y siete centavos en el bolsillo y una larga carretera tras de sí que no conducía a ninguna parte. Podía considerarse afortunada de tener…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.