Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Neal Shusterman – Desconexión (PDF-EPUB)

Neal Shusterman – Desconexión (PDF-EPUB)

Neal Shusterman – Desconexión (PDF-EPUB)

Neal Shusterman - Desconexión (PDF-EPUB)

Neal Shusterman – Desconexión (PDF-EPUB)

 Introduccion del Libro Neal Shusterman – Desconexión (PDF-EPUB)

—HAY SITIOS a los que puedes ir —le dice Ariana—, y un tipo tan listo como tú tiene muchas probabilidades de llegar a los dieciocho.

Connor no está tan seguro, pero al mirar a los ojos a Ariana, aunque solo sea por un instante, se le despejan las dudas. Los ojos de Ariana son de un dulce color violáceo con atisbos de gris.

Ariana es una fiel seguidora de la moda, y siempre se hace inyectar el ultimísimo pigmento en el momento preciso en que sale al mercado. A Connor no le ha dado por ahí: siempre ha tenido los ojos de su color original: castaños. Tampoco se ha hecho nunca tatuajes como hoy día se hacen tantos jóvenes, incluso niños. El único color que luce su piel es un bronceado que le suele durar todo el verano, pero a estas alturas del año, en noviembre, ese bronceado ya ha quedado muy atrás. Connor intenta no pensar en el hecho de que nunca volverá a ver un verano, al menos no como Connor Lassiter. Aún no se puede creer que le vayan a quitar la vida a los dieciséis años.

Los ojos violáceos de Ariana brillan al llenarse de unas lágrimas que después, cuando parpadea, le caen por las mejillas.

—Connor, lo siento tanto… —

Ariana lo abraza, y por un instante parece que todo estuviera bien y que ellos fueran los dos únicos seres humanos sobre la faz de la Tierra.

Durante ese instante, Connor se siente invencible e intocable.

Pero ella lo suelta, el instante concluye, y Connor regresa al mundo que lo rodea. Vuelve a sentir el estruendo de la autovía que se encuentra a sus pies. Los coches pasan sin sospechar su presencia ni preocuparse por él. Vuelve a no ser otra cosa que un muchacho marcado, al que le queda una semana para la desconexión.

Dejan de serle de ayuda las palabras consoladoras y optimistas que le dirige Ariana. De hecho, apenas consigue oírla por encima del estrépito de los coches.

Aquel lugar donde se esconden del mundo es uno de esos lugares peligrosos que provocan que los adultos muevan la cabeza hacia los lados en señal de negación, agradeciendo que su propio hijo no les haya salido tan alocado como para descolgarse de las cornisas de las pasarelas de las autovías. Pero lo que le pasa a Connor no tiene nada que ver con la locura, ni con la rebeldía, sino con la mera necesidad de sentir la vida. Allí sentado, en aquella cornisa, escondido tras un panel de salida, se siente casi cómodo. Por supuesto, un movimiento en falso y morirá en la calzada. Pero la vida al borde del precipicio es algo que Connor ve como propio y esencial.

Nunca había llevado allí a ninguna chica, aunque eso no se lo ha dicho a Ariana. Cierra los ojos, sintiendo la vibración del tráfico como si le subiera por las venas, como si fuera parte de él.

Aquel ha sido siempre un buen lugar en el que refugiarse tras una riña con sus padres, o cuando se siente, sencillamente, irritado contra el mundo.

Pero ahora se trata de algo más que un simple enfado o una riña con sus padres.

De hecho, ya no hay nada por lo que reñir: sus padres han firmado la orden, y no hay vuelta atrás.

—Deberíamos escapar los dos — dice Ariana—. Yo también estoy harta de todo. De mi familia, del instituto, de todo… Podría hacerme el ASP y no volvería la vista atrás.

Connor piensa en ello. La idea de hacerse él mismo el ASP le produce terror. Puede hacerse el duro, puede comportarse en el colegio como un niño malo, pero ¿escaparse él solo? No sabe si tiene agallas para eso. Sin embargo, si Ariana fuera con él, la cosa sería distinta. Eso no sería estar solo.

—¿Lo dices de verdad?

Ariana lo mira con sus ojos mágicos:

—Por supuesto, claro que sí. Podría dejarlo todo, si me lo pidieras.

Connor sabe lo importante que es eso. Escapar con un desconectable es todo un compromiso. El hecho de que Ariana esté dispuesta a hacerlo le emociona más de lo que podría explicar con palabras. La besa y, pese a todo lo que le está ocurriendo, Connor se siente de pronto el tipo más afortunado del mundo. La agarra con una fuerza tal vez excesiva, pues ella empieza a retorcerse. Eso le provoca ganas de agarrarla aún con más fuerza, pero se reprime y la suelta. Ariana le sonríe.

—ASP… —dice ella—. ¿Tú sabes qué significa?

—Es un viejo término militar, me parece —contesta Connor—. Quiere decir: «Ausentado Sin Permiso».

Ariana piensa en ello y sonríe:

—¡Umm! Sonaría mejor algo como «Activo y Sin Problemas»…

Título: Desconexión (PDF-EPUB)
Autores: Neal Shusterman
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 2.3 MB
Formato:PDF

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Neal Shusterman - Desconexión (PDF-EPUB)  Introduccion del Libro Neal Shusterman - Desconexión (PDF-EPUB) —HAY SITIOS a los que puedes ir —le dice Ariana—, y un tipo tan listo como tú tiene muchas probabilidades de llegar a los dieciocho. Connor no está tan seguro, pero al mirar a los ojos a Ariana, aunque solo sea por un instante, se le despejan las dudas. Los ojos de Ariana son de un dulce color violáceo con atisbos de gris. Ariana es una fiel seguidora de la moda, y siempre se hace inyectar el ultimísimo…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.