Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Natalie Convers – Mariposas en tu estómago Parte VI (PDF-EPUB)

Natalie Convers – Mariposas en tu estómago Parte VI (PDF-EPUB)

Natalie Convers – Mariposas en tu estómago (Parte VI) (PDF-EPUB)

Natalie Convers - Mariposas en tu estómago Parte VI (PDF-EPUB)

Natalie Convers – Mariposas en tu estómago Parte VI (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Natalie Convers – Mariposas en tu estómago (Parte VI) (PDF-EPUB)

Después de dejar a Rebeca en su casa, Sara me ha dado un ultimátum esta mañana sobre el número de horas que le debo, y de algún modo he terminado pasando la tarde aquí, en el Florida Night, con Carlos. Joder…, el tío está hecho polvo y tiene unas ojeras de campeonato con toda esa historia sobre Jésica y el bebé rondándole por la cabeza. Durante los días que no he estado en la residencia, el muy idiota ha abandonado incluso la idea de ir a trabajar y ejercitarse en el gimnasio, pero aún sigue tomándose ese repulsivo potingue de claras de huevo crudas y pasteurizadas por el rollo de las proteínas. Esta tarde se ha bebido tres vasos de esa mezcla mientras sentado en la tapa del váter miraba, una y otra vez, una ecografía del bebé con una expresión perdida y penosa en la cara, así que lo he metido en la ducha y después me lo he traído conmigo prácticamente a rastras al bar.

El Florida Night abrirá dentro de unas horas, y cuando lo haga, como es habitual, esto se convertirá en un cóctel explosivo de hormonas, de gente sedienta de alcohol y de cuerpos sudados que se restriegan los unos a los otros mientras la música suena de fondo a todo volumen. Si las previsiones de Sara no fallan, para mañana por la noche tendremos el doble de trabajo con las fiestas de graduación de los institutos, lo que significa que muchos menores de edad utilizarán cualquier tipo de invención para colarse en el Florida Night y beber alcohol. No obstante, son las chicas el verdadero problema: el exceso de maquillaje y la ropa demasiado ajustada pueden confundir fácilmente al personal, y abrir puertas que deberían estar cerradas. La perfecta distracción para alguien tan salido como Carlos.

Mierda, ese idiota me preocupa, pero espero que el trabajo lo mantenga lo bastante cuerdo como para no hundirse más en el pozo emocional en el que se ha metido hasta el gaznate.

Chasqueo la lengua. Sara ha salido hace un momento de su despacho y ahora está en la barra del bar conmigo, todavía con su maldita expresión de malas noticias plantada en la cara. No puedo creer lo que acaba de contarme… Rebeca…

Mierda, joder… Podría pensar en muchas más palabras para describir esto y no terminaría.

Paro de sonreír y tenso la mandíbula. Noto como mis labios se tuercen paulatinamente en una mueca incrédula.

Sara está concentrada en limpiar una mancha invisible de la barra con una uña, y yo echo un breve vistazo hacia atrás para asegurarme de que nadie más ha escuchado nuestra conversación. Por suerte, Carlos está charlando con el técnico de sonido sobre los últimos detalles del nuevo equipo; se encuentran a unos metros de distancia, justo donde los he dejado hace tan solo unos minutos, hasta que Sara me ha llamado para hablar en privado. Una vez que he comprobado por segunda vez que tenemos la suficiente intimidad, me encierro en mi máscara y vuelco de nuevo toda mi atención en la persona que tengo delante.

—Lo siento, cariño. Pensé que ya lo sabías… —dice Sara con aspecto consternado. Parece que ya no tiene más manchas inexistentes que rascar.

Como no digo nada, Sara se pone aún más nerviosa y me busca la mirada.

Con calma, me saco el chicle de regaliz de la boca y lo aplasto lentamente como si fuera un cigarrillo sobre uno de los posavasos sucios que hay encima de la barra, y que pronto irán a la basura.

—Alex…, no estarás pensando en ir ahora mismo a las oficinas de tu tía, ¿verdad? —pregunta sin disimular su curiosidad y preocupación. Ella está enterada de que mi relación con Sofía no es precisamente buena, pero desconozco si sabe la verdadera razón de por qué es así de tensa.

Al pensar en la oscura historia que me une a mi tía, el tranquilizante sabor del regaliz que tenía en mi boca es sustituido en mi paladar por otro peor, uno amargo e indeseable. Se me escapa una carcajada cínica. «¡Rebeca no puede haber hecho esa gilipollez sin antes avisarme! —me digo—.

Dios, ¿en qué narices estaría pensando esta chica para citarse a solas con Sofía?».

La ira y el desconcierto hacen que todo mi cuerpo destile rabia y tiemble.

El técnico de sonido apaga la música justo en ese momento y el silencio me vuelve todavía más violento e irascible. «Soy un contenedor acorazado. No voy a estallar fácilmente», me repito.

Título: Mariposas en tu estómago (Parte VI) (PDF-EPUB)
Autores: Natalie Convers
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 963 KB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Natalie Convers - Mariposas en tu estómago (Parte VI) (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Natalie Convers - Mariposas en tu estómago (Parte VI) (PDF-EPUB) Después de dejar a Rebeca en su casa, Sara me ha dado un ultimátum esta mañana sobre el número de horas que le debo, y de algún modo he terminado pasando la tarde aquí, en el Florida Night, con Carlos. Joder…, el tío está hecho polvo y tiene unas ojeras de campeonato con toda esa historia sobre Jésica y el bebé rondándole por…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.