Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Morris West – Manchado de sangre (PDF-EPUB)

Morris West – Manchado de sangre (PDF-EPUB)

Morris West – Manchado de sangre (PDF-EPUB)

Morris West - Manchado de sangre (PDF-EPUB)

Morris West – Manchado de sangre (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Morris West – Manchado de sangre (PDF-EPUB)

Me entregaron la carta en mi habitación a las doce y cuarto del miércoles, 30 de junio. Iba dirigida al señor Renn Lundigan, del Departamento de Historia de la Universidad de Sidney, Australia.

El sobre llevaba al dorso un vistoso emblema y en la parte inferior izquierda había una dirección en español. El matasellos estaba ligeramente torcido y mi nombre y dirección aparecían en pulcros caracteres mecanográficos.

Recuerdo todos estos detalles tan claramente porque estuve contemplando el sobre largo rato antes de decidirme a abrirlo. Por último tomé un cortaplumas, corté el borde con cuidado, saqué la hoja doblada y me senté; encendí un cigarrillo y empecé a leer.

La carta era del archivero mayor de la ciudad de Acapulco, México.

Me hacía saber, en rebuscado estilo latino, el interés que mis indagaciones habían despertado en su Departamento. Me explicaba su ansiedad por establecer, un vínculo tan definitivo entre los navegantes españoles del siglo XVIII y el nuevo continente de la Terra Australis Incognita y me expresaba lo honrado que se sentía al cooperar con un caballero de mi erudición en materia tan importante de investigación histórica.

Me decía que en octubre de 1732 el «Doña Lucía» partió de Acapulco con veinte cofres de oro acuñado con destino a las colonias de Su Majestad Católica en las islas Filipinas. Que el «Doña Lucía» no llegó nunca a Manila y se supuso que debía haberse hundido durante alguna tormenta o caído en poder de los piratas de los mares de China.

Me decía que la moneda de oro, de la que yo había, enviado tan excelente reproducción, era de cuño contemporáneo del «Doña Lucía» y pudo muy bien haber sido parte de su cargamento.

Me decía…

Pero el resto era pura cortesía que no me interesaba.

Me puse a pensar en una pequeña isla, próxima a la costa de Queensland; una entre los cientos de islas y atolones que se ensarta, como cuentas de jade y esmeralda, en la cadena de coral de la Gran Barrera de arrecifes.

Una isla con dos salientes, que caía cortada a pico por uno de sus lados y por el otro formaba una estrecha playa blanca. Una pequeña isla a la que los turistas invernales no iban nunca porque los servicios topográficos del Gobierno de Queensland aseguraban que no tenía agua potable y que no existía paso alguno entre los arrecifes que la rodeaban, ni ensenada que pudiera acoger a los barcos de pesca o de recreo.

Pero yo sabía que existía un paso. Jeannette y yo habíamos logrado cruzar lo sarrecifes en una lancha de diez metros de eslora, varándola en la playa sin rozadura alguna en su forro de cobre. Habíamos acampado durante varios días bajo los pándanos y descubrimos un manantial al pie del saliente occidental. Recorrimos juntos toda la isla y pescamos bajo el agua durante la pleamar; en una de esas ocasiones, Jeannette sacó del fondo una moneda deformada e incrustada de coral.

Después, antes de que nuestra luna de miel cumpliese el mes, Jeannette murió de meningitis dejándome solo, con mi puesto de profesor adjunto, una moneda desfigurada, el recuerdo de una muchacha bronceada en una blanca playa llena de sol… y el ensueño de un galeón español cargado de tesoros bajo una maraña de coral.

El recuerdo de Jeannette se marchitó lentamente; se marchitó para esconderse en mi corazón como un dolor sordo, que se encendía de vez en cuando en salvajes llamaradas de angustia, empujándome a alcohólicas orgías nocturnas en las que me debatía en pos de la suerte, alrededor de las mesas de bacarrá y junto a los habituales del póquer, hasta ir a dar con los matones que acechaban a los ganadores de los sábados entre las brumas de las primeras horas matinales.

El recuerdo de Jeannette se marchitó, pero cada vez que abría el cajón de mi mesa de trabajo, la vieja moneda, pulida por el manoseo diario, parecía refulgir como el fuego. Mi compañera había desaparecido, la había perdido para siempre, pero mi barco cargado de tesoros aún existía. Debía estar allí, con su maderaje podrido, la cubierta revirada bajo el peso del coral y de las algas y los peces nadando una y otra vez en torno a los cofres cautivos. Tenía que estar allí. Yo, un historiador, podíaprobar que estaba allí o, al menos, debía tratar de probar que  podía estar allí.

Título: Manchado de sangre (PDF-EPUB) 
Autores: Morris West
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 1.1 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Morris West - Manchado de sangre (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Morris West - Manchado de sangre (PDF-EPUB) Me entregaron la carta en mi habitación a las doce y cuarto del miércoles, 30 de junio. Iba dirigida al señor Renn Lundigan, del Departamento de Historia de la Universidad de Sidney, Australia. El sobre llevaba al dorso un vistoso emblema y en la parte inferior izquierda había una dirección en español. El matasellos estaba ligeramente torcido y mi nombre y dirección aparecían en pulcros caracteres mecanográficos. Recuerdo todos estos detalles tan…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.