Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Miguel Aguerralde – El fabricante de muñecas (PDF) Gratis

Miguel Aguerralde – El fabricante de muñecas (PDF) Gratis

Miguel Aguerralde – El fabricante de muñecas (PDF) Gratis

Miguel Aguerralde – El fabricante de muñecas (PDF) Gratis

Miguel Aguerralde – El fabricante de muñecas (PDF) Gratis

Introduccion del Libro Miguel Aguerralde – El fabricante de muñecas (PDF) Gratis

La luz se encendió de pronto y la súbita claridad le hizo daño. Llevaba tanto tiempo a oscuras que se había olvidado de que tenía los ojos abiertos. Estaba tirada en el suelo, desnuda. Las lascas de cemento y un frío helado se clavaban en su cuerpo. Probablemente tuviera una pierna rota.

Una mano agarró su brazo y tiró de ella con violencia. No podía ver nada más que fluorescentes sucediéndose uno detrás de otro y paredes grises. Alguien la arrastraba por un pasillo interminable desgarrándole la piel de la espalda. Sus gritos no sirvieron de nada. Otros gritaban más fuerte.

Tres escalones le trajeron la oscuridad de nuevo. También hicieron crujir su cadera. Las punzadas de dolor se multiplicaban. La sentaron en una silla y escuchó el chirrido de las patas metálicas de un taburete arañando el suelo. Se encendió entonces una bombilla frente a ella. El viejo la estaba mirando. Sonreía.

El tipo acercó sus manos al cuerpo de la chica y la palpó de arriba abajo. Respiraba con dificultad emitiendo un gruñido molesto, asmático. De vez en cuando hacía un chasquido nervioso con la lengua, como si quisiera despegarse un caramelo de los dientes.

Aquella piel, tan lisa y morena, le gustaba, pero tenía demasiados arañazos. Los miembros eran largos, escuálidos: no le servirían. Le llamaba la atención el pelo, quizá lo utilizara más tarde. Se permitió un segundo para pensar con qué cuchillo arrancárselo sin producir demasiados desperfectos en el rostro.

No obstante, lo que codiciaba de ella eran sus ojos. Esos sí los quería. El viejo acercó un punzón al globo ocular.

Acerca del Autor

Miguel Aguerralde Movellán (Madrid, 20 de junio de 1978), residente en Lanzarote, es maestro de Primaria y escritor español de novelas de crimen y suspense. Es miembro de Nocte y de ESMATER, colaborador habitual de la revista Ultratumba y de la web Paraíso4, además de articulista en la publicación local Yaiza te informa.

Ha participado en antologías de relatos, como Taberna Espectral (23 Escalones, 2010), Errores de Percepción (DH Ediciones, 2011), Monstruos Clásicos (Cultura H, 2011), Calabazas en el Trastero Especial Clive Barker (Saco de Huesos, 2012), Postales desde el fin del mundo (Editorial Universo, 2012), Fantasmagoria (Ediciones Tombooktu, 2013), Ácronos (Tyrannosaurus Books, 2013), No eres bienvenido(La Pastilla Roja, 2013), Leyendas Urbanas (Ed. Universo, 2013), Body Shots(Dolmen, 2013) e Historia se escribe con Z(Kelonia, 2013),

Hasta la fecha ha publicado varias novelas más o menos cercanas al thriller de terror: Claro de Luna y Noctámbulo (Ediciones Idea, 2009 y 2010), ‘Los Ojos de Dios’ y ‘Última parada: la casa de muñecas’ (23 Escalones, 2010 y 2012), ‘Caminarán sobre la tierra’ (Dolmen, 2013), y ‘Despiértame para verte morir’ (Click Ediciones, Grupo Planeta, 2014).

‘En la oscuridad’ y ‘El fabricante de muñecas’ (Click Ediciones, Grupo Planeta, 2014) son las primeras novelas de su personaje referencial, el detective irlandés Matt el Rojo.

Participó en Ilusionaria, una antología benéfica de cuentos infantiles para ayudar a niños y niñas afectados por la catástrofe de Chernóbil, junto a otros 19 escritores, a favor de la asociación Matrioska-Fons Mellaria.

Título: El fabricante de muñecas (PDF) Gratis
Autores: Miguel Aguerralde
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 2.8 MB
Formato: PDF–EPUB–FB2–MOBI

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Miguel Aguerralde – El fabricante de muñecas (PDF) Gratis Introduccion del Libro Miguel Aguerralde – El fabricante de muñecas (PDF) Gratis La luz se encendió de pronto y la súbita claridad le hizo daño. Llevaba tanto tiempo a oscuras que se había olvidado de que tenía los ojos abiertos. Estaba tirada en el suelo, desnuda. Las lascas de cemento y un frío helado se clavaban en su cuerpo. Probablemente tuviera una pierna rota. Una mano agarró su brazo y tiró de ella con violencia. No podía ver…

Review Overview

0%

User Rating: 4.9 ( 1 votes)
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.