Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Mariano Azuela – Mariano Azuela: Cuentista (PDF-EPUB)

Mariano Azuela – Mariano Azuela: Cuentista (PDF-EPUB)

Mariano Azuela – Mariano Azuela: Cuentista (PDF-EPUB)

Mariano Azuela - Mariano Azuela: Cuentista (PDF-EPUB)

Mariano Azuela – Mariano Azuela: Cuentista (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Mariano Azuela – Mariano Azuela: Cuentista (PDF-EPUB)

Por lo general cuando se habla de Mariano Azuela se piensa en sus novelas, y sobre todo en su obra maestra, Los de abajo. Sin embargo, su carrera como narrador la inicia en 1889 con un Registro, colección de notas y apuntes escritos entre ese año y 1897 en los que ya demuestra su habilidad para contar historias y para caracterizar diversos personajes. Sus primeros cuentos, de corte naturalista, aparecen en 1896, año que publica las Impresiones de un estudiante, colección de siete cuentos escritos en Guadalajara y publicados en la revista Gil Blas Cómico de la ciudad de México, entre marzo y noviembre de ese año y firmados con el seudónimo «Beleño».

En 1896 el joven Mariano estudiaba el quinto año de medicina en Guadalajara, empapado, nos dice, «más que en la patología y en la terapéutica en las novelas realistas de Francia y España, entonces en su apogeo». Un día, en el hospital de San Miguel de Belén conoció a una muchacha de dieciocho años que era «una piltrafa humana». «El gusanillo de las letras, que desde mi adolescencia me venía haciendo comezón, tomó incremento con aquellas lecturas y el pretexto de la bella enferma lo hizo morder, por fin, en lo vivo. Escribí un cuento de tres y media cuartillas y con seudónimo lo envié a un semanario metropolitano que lo publicó: fue el primero de una serie de seis o siete, titulada Impresiones de un estudiante» (O.C., III, 1013). Ese primer cuento le dio materia para su primera novela, María Luisa, no publicada hasta 1907.

El resto de los cuentos incluidos en Impresiones de un estudiante son: «El día del Refugio», relato costumbrista en el que predominan la descripción del paisaje y la caracterización de personajes del pueblo que festejan el día de la Virgen del Refugio.

El breve elemento anecdótico (el robo de unos dulces por un muchacho) tiene la función de dar vida a la descripción de la fiesta religiosa. De interés es la caracterización de un tipo popular en el Jalisco de su tiempo, el «gato», que lleva sombrerón galoneado, camisa de pechera dura como cartón y muy bien planchada, pantalón ajustado como trabuco y zapatos amarillos de enorme tacón […] «Un grupo de “gatos” vestidos como aquél, con jorongo colorado al hombro, de esos camorristas que para hablar dan a su cuerpo una serie de inflexiones desde el pescuezo hasta los pies, los ven bajo sus sombreros anchos y se chupan los dientes» (O.C., II,  1012-1013).

El segundo relato, sin título, es un cuadro descriptivo de una gira en burros a un rancho para asistir a una fiesta. Destaca en esta temprana prosa de Azuela su habilidad para caracterizar a los personajes, para captar aspectos del paisaje que anticipan aquéllos de sus mejores novelas («Allá, en el horizonte, aparecían los picos de los cerros blanqueados todavía por la luz, y al poniente, entre llamaradas infinitas, desaparecía la tarde»). Y aparece también, por primera vez, la ironía característica de su estilo: «En un lado estaba una fila de sillas y enfrente un músico arañando ferozmente las cuerdas de un arpa; otro con un violín que crispaba los nervios, y un guitarrista que no se oía por fortuna» (O.C., II, 1015).

En el tercer cuento, humorístico relato de la visita de una comadre, introduce Azuela dos novedades: el diálogo y la narración en primera persona; además, el relato se inicia con un sueño. Saturninita y su hijo Rufinito, de diez años, visitan a Buenaventura, el narrador, seminarista en vacaciones, que los recibe de mal humor, ya que todavía no se ha levantado. De gran interés, además del humor, es la satírica caracterización de los personajes, sobre todo Rufinito. La comadre, con su manía de aristocracia, transforma al hijo en «un monigote», vestido con su ropa de «misa grande», «sombrero de bola hundido hasta las orejas […] saco verdusco de puro viejo, ancho pantalón de pana amarilla con remiendos de terciopelo azul, botines terrosos con las puntas invertidas haciendo gestos horrorosos» (O.C., II, 1016), caracterización que nos hace recordar la que Lizardi hace del Periquillo Sarniento. En fin, una vívida sátira de la clase media pueblerina que apunta hacia sus mejores páginas en sus novelas.

En 1882 Azuela inicia el estudio de la medicina. El año anterior lo había pasado en el Seminario, institución que abandona al terminar el curso de moral y religión.

«La carrera sacerdotal —nos dice— nunca me atrajo, y mi estancia en el establecimiento fue meramente accidental.» Ese año la vida en el Seminario le dio material para escribir algunas prosas, entre ellas el cuarto relato de las Impresiones, leyendo el cual, el lector se da cuenta del por qué Azuela abandonó esa carrera.

El asunto del quinto cuento, titulado «Página negra» gira en torno a la visita que el narrador hace a una prisión con el objeto de visitar a un conocido. Es domingo y hay fiesta en el recinto, amenizada con la música que toca un grupo de prisioneros, entre quienes se encuentra el amigo del narrador. Después del concierto, aplaudido por los numerosos visitantes, se entabla una conversación entre los dos amigos. El prisionero relata sus sufrimientos, que ha logrado sobrellevar tocando el clarinete.

Termina el cuento con la pregunta retórica del narrador. «Nos separamos y volví a mi casa, triste, pensando si la pasión por el arte sería capaz de dominar la tristeza del encierro» (O.C., II, 1023).

Título: Mariano Azuela: Cuentista (PDF-EPUB)
Autores: Mariano Azuela
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 872 KB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Mariano Azuela - Mariano Azuela: Cuentista (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Mariano Azuela - Mariano Azuela: Cuentista (PDF-EPUB) Por lo general cuando se habla de Mariano Azuela se piensa en sus novelas, y sobre todo en su obra maestra, Los de abajo. Sin embargo, su carrera como narrador la inicia en 1889 con un Registro, colección de notas y apuntes escritos entre ese año y 1897 en los que ya demuestra su habilidad para contar historias y para caracterizar diversos personajes. Sus primeros cuentos, de corte naturalista, aparecen en 1896,…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.