Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 3 » Lois Lowry – El Mensajero (PDF)

Lois Lowry – El Mensajero (PDF)

Lois Lowry – El Mensajero (PDF)

Lois Lowry - El Mensajero (PDF)

Lois Lowry – El Mensajero (PDF)

 Introduccion del Libro Lois Lowry – El Mensajero (PDF)

Seis años antes, Mati llegó a Pueblo siendo un muchachito rudo y artero. Entonces se llamaba a sí mismo “el más feroz de los feroces” pero, desde aquellos tiempos, se ha transformado en un joven honrado bajo la tutela de Veedor, un ciego que debe su nombre a su extraordinaria percepción.

Ahora Mati está esperando que le den su nombre verdadero, y Mensajero es el que anhela.

Prólogo

Mati estaba impaciente por acabar de una vez por todas con los preparativos de la cena. Quería cocinar, comer y marcharse. Le hubiera gustado ser ya adulto para decidir cuándo comer o si llegar a tomarse esa molestia. Había algo que necesitaba hacer, una cosa que le daba miedo. La espera no hacía más que empeorarlo.

Mati ya no era un niño, pero todavía no era un hombre. A veces, al salir de la casa, medía su estatura apoyándose en la ventana. Hace tiempo sólo llegaba al alféizar, con la frente allí, contra la madera, pero ahora era tan alto que podía ver hacia el interior sin esfuerzo. O, retrocediendo hasta la alta hierba, contemplar su reflejo en el cristal. Su cara estaba haciéndose varonil, eso pensaba, aunque aún disfrutara de manera pueril haciendo muecas a su imagen. Su voz se volvía cada vez más grave.

Vivía con el ciego, el que llamaban Veedor, y le ayudaba. Limpiaba la casa porque el hombre decía que era necesario, aunque esas tareas le aburrían. Mati barría el suelo de madera y hacía las camas todos los días: la del hombre con pulcritud; la suya, situada en la habitación contigua a la cocina, con descuidada indiferencia. Los dos cocinaban. El hombre se burlaba de los mejunjes de Mati y trataba de enseñarle, pero Mati era impaciente y no se interesaba por la sutileza de las hierbas.

—¿Por qué no lo echamos todo en el puchero y ya está? —insistió—. Si de todas maneras se nos va a mezclar en la panza.

Era una discusión amistosa que venía de hace tiempo. Veedor se rió entre dientes.

—Huele esto —dijo, y tendió los brotes verde pálido que había estado cortando.

Mati olisqueó dubitativo.

—Cebolla —dijo, y se encogió de hombros—. Pues lo podemos echar. O —añadió— lo comemos tal cual…, claro que entonces nos apestará el aliento. Hay una chica que me ha prometido que me besará si me huele bien el aliento. Aunque me da la impresión de que bromea.

El ciego sonrió en dirección al chico.

—Bromear forma parte de la alegría que se siente antes de besar —le dijo a Mati, cuya cara se había teñido de rojo por la vergüenza.

—Puedes canjear un beso —sugirió el ciego con una risita—. ¿Por qué lo cambiarías? ¿Por tu caña de pescar?

—No. No bromees sobre el canje.

—Tienes razón, no debería. Solía ser una cosa simpática, pero ahora… Tienes razón, Mati. Ya nunca volverá a ser cosa de risa.

—Mi amigo Ramón fue al último Mercado de Canje, con sus padres. Pero no quiere hablar del tema.

—Entonces nosotros tampoco. ¿Se ha derretido la mantequilla de la cazuela?

Mati miró. La mantequilla burbujeaba suavemente y se doraba.

—Sí.

—Entonces, echa la cebolla. Remueve para que no se queme.

Mati obedeció.

—Ahora, huélelo —dijo el ciego. Mati olisqueó. La cebolla ligeramente salteada liberaba un aroma que le hacía la boca agua…

Título: El Mensajero (PDF)
Autores: Lois Lowry
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 454 KB
Formato:PDF

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Lois Lowry - El Mensajero (PDF)  Introduccion del Libro Lois Lowry - El Mensajero (PDF) Seis años antes, Mati llegó a Pueblo siendo un muchachito rudo y artero. Entonces se llamaba a sí mismo "el más feroz de los feroces" pero, desde aquellos tiempos, se ha transformado en un joven honrado bajo la tutela de Veedor, un ciego que debe su nombre a su extraordinaria percepción. Ahora Mati está esperando que le den su nombre verdadero, y Mensajero es el que anhela. Prólogo Mati estaba impaciente por acabar de una…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.