Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 3 » Lauren Oliver – Pandemonium (PDF)

Lauren Oliver – Pandemonium (PDF)

Lauren Oliver – Pandemonium (PDF)

Lauren Oliver - Pandemonium (PDF)

Lauren Oliver – Pandemonium (PDF)

 Introduccion del Libro Lauren Oliver – Pandemonium (PDF)

Estoy tumbada junto a Álex sobre una manta, en el patio trasero de la casa de la calle Brooks 37. Los árboles tienen un aspecto mucho más imponente y sombrío de lo habitual; están llenos de hojas oscuras que forman un manchón que no deja ver el cielo.

—Me temo que no es el mejor día para hacer un picnic —dice.

En ese momento me doy cuenta de que es cierto: no hemos tocado la cesta de comida. Sigue a los pies de la manta, llena de fruta medio podrida, cubierta de diminutas hormigas negras.

—¿Por qué no? —pregunto. Estamos tumbados de espaldas contemplando las nubes, tupidas como una muralla, que se entremezclan por encima de nuestras cabezas.

—Porque está nevando —responde él riendo. Una vez más veo que tiene razón. Está nevando: a nuestro alrededor revolotean gruesos copos de color ceniza. Además, hace mucho frío. Mi aliento forma pequeñas nubes de vaho. Me aprieto contra Álex, intentando conservar el calor.

—Abrázame —le pido, pero no reacciona. Intento arrebujarme contra su pecho, pero tiene el cuerpo rígido, inflexible—. Álex — digo—. Venga, que tengo frío.

—Tengo frío —repite él como un loro, sin mover apenas los labios agrietados, de color azul. Contempla las hojas fijamente, sin pestañear.

—Mírame —exijo, pero no vuelve la cabeza, no pestañea, no se mueve en absoluto. Me empieza a entrar la histeria y lucho por contener el grito que dice: «No está bien, no está bien, no está bien».

Me incorporo y le pongo la mano en el pecho. Está frío como el hielo—. Álex —digo, y luego chillo—. ¡Álex!

—¡Lena Morgan Jones!

Vuelvo al presente entre un coro de risitas apagadas.

La señora Flerstein, la profesora de Ciencias del último curso de Secundaria en el Instituto Femenino Quincy Edwards de Brooklyn, sección 5, distrito 17, me está mirando. Es la tercera vez que me quedo dormida en su clase en lo que va de semana.

—Ya que parece que la Creación del Orden Natural te resulta tan soporífera —dice—, ¿qué tal si vas a la oficina de la directora a ver si te espabilas?

—¡No! —suelto más alto de lo que pretendía, lo que provoca una nueva oleada de risitas de las chicas de la clase.

Me matriculé en esta escuela justo después de las vacaciones de invierno, hace poco más de dos meses, y ya me han plantado el mote de Rarita Número Uno. Me evitan como si tuviera una enfermedad; como si tuviera la enfermedad.

Si ellos supieran…

—Este es el último aviso, señorita Jones —declara la señora Flerstein—. ¿Está claro?

—No volverá a suceder —aseguro obedientemente, tratando de parecer arrepentida. Aparto de mi mente la pesadilla, sepulto mis recuerdos de Álex, de Hana y de mi antigua escuela, lo entierro todo, todo, todo, como me enseñó a hacer Raven.

Mi antigua vida ha muerto.

La señora Flerstein me lanza una última mirada que pretende ser intimidatoria y se gira hacia la pizarra para retomar su clase sobre la energía divina de los electrones.

La señora Flerstein habría aterrorizado a la antigua Lena. Es una profesora vieja y mezquina que parece un cruce entre una rana y un pitbull, una de esas personas que hacen pensar que la cura no es necesaria: resulta imposible imaginarla capaz de amar a alguien, incluso aunque no la hubieran operado.

Pero la antigua Lena también está muerta.

Yo la enterré.

La dejé al otro lado de la alambrada, tras una pared de humo y de llamas.

Título: Pandemonium (PDF)
Autores: Lauren Oliver
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 1.8 MB
Formato: PDF

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Lauren Oliver - Pandemonium (PDF)  Introduccion del Libro Lauren Oliver - Pandemonium (PDF) Estoy tumbada junto a Álex sobre una manta, en el patio trasero de la casa de la calle Brooks 37. Los árboles tienen un aspecto mucho más imponente y sombrío de lo habitual; están llenos de hojas oscuras que forman un manchón que no deja ver el cielo. —Me temo que no es el mejor día para hacer un picnic —dice. En ese momento me doy cuenta de que es cierto: no hemos tocado la cesta de comida.…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.