Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Ken Follett – La Clave Está En Rebeca (PDF-EPUB)

Ken Follett – La Clave Está En Rebeca (PDF-EPUB)

Ken Follett – La Clave Está En Rebeca (PDF-EPUB)

Ken Follett - La Clave Está En Rebeca (PDF-EPUB)

Ken Follett – La Clave Está En Rebeca (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Ken Follett – La Clave Está En Rebeca (PDF-EPUB)

Alex Wolff, ciudadano alemán cuyo padrastro era egipcio, realiza un extenuante viaje a través del desierto con el fin de llegar a El Cairo. Gracias a sus contactos en la ciudad y a su dominio del idioma árabe, cuenta con grandes cualidades para convertirse en uno de los principales espías alemanes en la batalla en el norte de África. Wolff, nacionalista ferviente, sueña con contribuir a la victoria de la Alemania Nazi en la Segunda Guerra Mundial y a la expulsión de los británicos de Egipto.

No obstante, tras intentar burlar al ejército inglés, sus esperanzas de pasar desapercibido como espía alemán se vienen abajo cuando ocurre un desgraciado encuentro con una patrulla, tras el que se ve obligado a asesinar a un cabo inglés en la ciudad de Asiut.

Llegado a El Cairo, Wolff consigue suministrar a Rommel información muy valiosa sobre las defensas y las estrategias aliadas en la defensa de Egipto. Esta información es enviada por medio de una radio y de un código basado en la novela Rebeca, de Daphne du Maurier.

A través del incidente de Asiut, el oficial inglés William Vandam inicia la persecución de Wolff, que llega a convertirse en una obsesión.

Se trata de un relato de luchas casi personales en el marco del conflicto bélico que da como resultado una atractiva novela en la que el espionaje y el entorno militar e histórico nos facilitan una inmersión en la historia que lleva a una gran credibilidad.

Prólogo

El último camello se desplomó a mediodía. Era el macho blanco de cinco años que había comprado en Gialo, la más joven y fuerte de las tres bestias y que no tenía tan mal genio. Quería al animal tanto como un hombre puede querer a un camello, lo que equivale a decir que solo lo odiaba un poco.

Treparon a sotavento una colina pequeña, marcando —hombre y camello — grandes y torpes pisadas en la arena inestable. En la cima se detuvieron.

Miraron adelante y solo vieron otra colina, y después de esa, mil más. Fue como si el camello hubiera perdido la esperanza. En primer lugar se plegaron sus patas delanteras; luego bajó los cuartos traseros, y así quedó, en lo alto de la colina, como un monumento mirando fijamente hacia el desierto vacío con la indiferencia de los moribundos.

El hombre tiró de la rienda. La cabeza del camello se adelantó y el pescuezo se estiró, pero el animal no se puso en pie. El hombre se le acercó por detrás y, con todas sus fuerzas, le dio tres o cuatro puntapiés en las ancas.

Finalmente, tomó un cuchillo beduino, curvo y de punta aguda, afilado como una navaja, y con él le hirió en la grupa.

La sangre fluyó, pero el camello ni siquiera miró atrás.

El hombre comprendió lo que ocurría. Los tejidos del cuerpo del animal, privados de todo alimento, simplemente habían dejado de funcionar, como una máquina que se ha quedado sin combustible. Había visto desplomarse camellos como este, en los alrededores de un oasis, rodeados de un follaje vivificante del que hacían caso omiso, carentes de energía para comer.

Podía haber ensayado dos trucos más. Uno era verter agua en los ollares del animal, hasta que empezara a ahogarse. El otro consistía en encender fuego bajo sus cuartos traseros. Pero no podía desperdiciar agua para el primero, ni leña para el segundo, y, por otra parte, ninguno de los dos métodos ofrecía grandes posibilidades de éxito.

De todos modos, era hora de detenerse. El sol estaba alto y ardía.

Empezaba el largo verano del Sahara y la temperatura llegaría, a mediodía, a cuarenta y tres grados a la sombra.

Sin descargar el camello, el hombre abrió una de sus bolsas y sacó su tienda.

Miró de nuevo alrededor, mecánicamente: no había sombra ni cobijo a la vista; ningún lugar era peor que cualquier otro. Montó la tienda junto al camello moribundo, allí, en la cima de la colina.

El hombre se sentó con las piernas cruzadas en la entrada de la tienda, para preparar el té. Alisó la arena en un cuadrado pequeño, colocó unas pocas y preciosas ramitas secas en forma de pirámide y encendió el fuego. Cuando el agua de la pequeña caldera hirvió, preparó el té al estilo nómada, pasándolo de la tetera a la taza, agregándole azúcar, luego volviendo a echarlo en la tetera, y así varias veces.

La infusión resultante, muy fuerte y bastante empalagosa, era la bebida más tonificante del mundo…

Título: La Clave Está En Rebeca (PDF-EPUB)
Autores: Ken Follett
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 2.2 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Ken Follett - La Clave Está En Rebeca (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Ken Follett - La Clave Está En Rebeca (PDF-EPUB) Alex Wolff, ciudadano alemán cuyo padrastro era egipcio, realiza un extenuante viaje a través del desierto con el fin de llegar a El Cairo. Gracias a sus contactos en la ciudad y a su dominio del idioma árabe, cuenta con grandes cualidades para convertirse en uno de los principales espías alemanes en la batalla en el norte de África. Wolff, nacionalista ferviente, sueña con contribuir a…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.