Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Uncategorized » Katherine Pancol – Muchachas (PDF) Gratis

Katherine Pancol – Muchachas (PDF) Gratis

Katherine Pancol – Muchachas (PDF) Gratis

Katherine Pancol – Muchachas (PDF) Gratis

Katherine Pancol – Muchachas (PDF) Gratis

Introduccion del Libro Katherine Pancol – Muchachas (PDF) Gratis

—¡Qué fea es la gente! —suspira Hortense recolocándose las gafas en la punta de la nariz —. No es de extrañar que yo tenga tanto éxito…

Sentada en el marco de la galería del salón, vestida con un cárdigan verde anís, un vaquero pitillo de color rojo y manoletinas Arlequín en los pies, observa las idas y venidas de los transeúntes en la calle.

—Son bastos, son gordos, son grises, tiemblan, hacen muecas, se quejan, parecen quejicas tontos del bote… Gary, tumbado en la cama con unos auriculares en las orejas, sigue el ritmo con sus enormes pies. Un calcetín negro, un calcetín rojo. Uno, dos, tres, cuatro, suspiro, cinco, seis, siete, ocho, pausa, tresillo, medio suspiro, nueve, diez.

—O a veces —continúa Hortense— son mejillones: tristes filamentos largos que vagan sin objetivo, inclinados a la derecha, inclinados a la izquierda.

Gary se despereza. Bosteza. Se alborota el pelo. Su camisa Brooks Brothers amarillo limón sube y sobresale por el pantalón de terciopelo. Aparta los auriculares y su mirada se posa en Hortense, una bruja deliciosa de naricita fisgona y larga melena caoba, que huele al champú de hierbas de Kiehl’s que utiliza dos veces por semana, y que a él le impide tocar, «¡con lo que cuesta!», escondiéndolo bajo una manopla en el estante de la ducha o detrás de la taza del lavabo. Gary siempre acaba encontrándolo. ¿Do o do sostenido?, se pregunta frunciendo el ceño. Vuelve a abrir la partitura para asegurarse.

—Todos vestidos de marrón, de gris, de negro. ¡Ni botones rojos, ni bufandas verdes! Sillas, como te digo, sillas. Un ejército de sillas que esperan temblorosas el trasero del amo. ¿Ves lo que te digo, Gary? Esta gente va de luto. Estas personas ya no tienen esperanza. Andan por la calle porque les han dicho que se levanten temprano, que cojan el tren o el metro, que vayan a la oficina, que inclinen la cabeza ante el presumido pringoso que tienen por jefe. ¡Yo me niego a ser una silla!

—¿Tú no tienes hambre? —pregunta Gary, que vuelve a cerrar la partitura y murmura do sostenido, sí, eso es do sostenido, mi, re, fa, si bemol, do.

—Yo me niego a ser una silla, yo quiero ser la torre Eiffel. Yo quiero inventar una prenda que estilice, que realce, que tienda hacia el cielo. «La simplicidad es la sofisticación definitiva». Ese será mi eslogan.

—Leonardo da Vinci lo dijo mucho antes que tú.

—¿Estás seguro? —dice ella extrañada, mientras golpea con la manoletina la parte inferior del encofrado de madera sobre el que está encaramada.

—Yo te lo soplé al oído ayer noche. ¿Ya no te acuerdas?

—¡Pues peor para él! Se lo birlo. Ha llegado mi hora, Gary. No quiero ser ni periodista, ni auxiliar de prensa, ni la humilde estilista de una cadena, yo quiero inventar, crear… Imponer mi sello.

Título: Muchachas (PDF) Gratis
Autores: Katherine Pancol
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 3.6 MB
Formato: PDF–MOBI–FB2–EPUB–AZW3–LIT–LRF

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Katherine Pancol – Muchachas (PDF) Gratis Introduccion del Libro Katherine Pancol – Muchachas (PDF) Gratis —¡Qué fea es la gente! —suspira Hortense recolocándose las gafas en la punta de la nariz —. No es de extrañar que yo tenga tanto éxito... Sentada en el marco de la galería del salón, vestida con un cárdigan verde anís, un vaquero pitillo de color rojo y manoletinas Arlequín en los pies, observa las idas y venidas de los transeúntes en la calle. —Son bastos, son gordos, son grises, tiemblan, hacen muecas, se quejan,…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.