Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 3 » Julio Verne – Los Forzadores Del Bloqueo (PDF)

Julio Verne – Los Forzadores Del Bloqueo (PDF)

Julio Verne – Los Forzadores Del Bloqueo (PDF)

Julio Verne - Los Forzadores Del Bloqueo (PDF)

Julio Verne – Los Forzadores Del Bloqueo (PDF)

Introduccion del Libro Julio Verne – Los Forzadores Del Bloqueo (PDF)

Las primeras aguas de un río que, espumaron bajo las ruedas de un vapor, fueron las del Clyde. Fue en 1812. El buque se llamaba El Cometa, y hacía un servicio regular entre Glasgow y Greenock, con una velocidad de seis millas por hora. Desde aquella, época, millones de steamers y de packet–boats han remontado o descendido la corriente del río escocés, y los habitantes de la gran ciudad comercial deben estar singularmente familiarizados con los prodigios de la navegación a vapor.

Sin embargo, el 3 de diciembre de 1862, una multitud enorme, compuesta, de armadores, comerciantes, industriales, obreros, marinos, mujeres y niños, llenaban las calles de Glasgow y se dirigían al Kelvindock, vasto establecimiento de construcciones navales, propiedad de los señores Tod y Mac–Gregor. Este último nombre prueba hasta la saciedad que los descendientes de los famosos Highlanders se han convertido en industriales y que todos los vasallos de lo antiguos clans se habían trocado en obreros de fábrica. Kelvindock, está situado a corta, distancia, de la ciudad, en la orilla, derecha, del Clyde, y bien pronto sus inmensos astilleros fueron invadidos por los curiosos: ni una punta, del muelle, ni una tapia de wharf, ni un techo de almacén ofrecía el menor espacio desocupado.

El mismo río estaba cuajado de embarcaciones y en la orilla izquierda hormigueaban los espectadores en las alturas de Govan.

No se trataba, sin embargo, de una ceremonia, extraordinaria, sino sencillamente de la botadura, de ni buque, y los habitantes de Glasgow debían estar acostumbrados a semejantes operaciones. El Delfín –éste era el nombre del vapor construido por los señores Tod y Mac–Gregor–, ¿ofrecía acaso alguna particularidad? No, por cierto.

Era un gran buque de 1.500 toneladas, de planchas de acero, en el que todo se había combinado para obtener una marcha superior. Su máquina, salida de los talleres de Lancefield era de alta presión y dotada de una fuerza efectiva de quinientos caballos. Ponía en movimiento dos hélice, gemelas, situadas a, ambos lados del codaste, en las partes delgadas de la popa y completamente independientes una de otra, nueva aplicación del sistema de los señores Milwal y Dudgeon, que da una gran velocidad a las naves y les permito evolucionar dentro de un círculo excesivamente reducido. En cuanto al calado del Delfín, era poco considerable, y no se engañaban los inteligentes al decir que debía estar destinado a navegar por parajes de escasa profundidad.

Pero estos detalles no podían justificar de ninguna manera la aglomeración de público, porque, al fin y al cabo, El Delfín era una nave como otra, cualquiera. ¿Ofrecía entonces la botadura algunas dificultades mecánicas? Tampoco. El Clyde había recibido en sus aguas buques de mayor tonelaje y el lanzamiento del Delfín debía verificarse de la manera más sencilla.

En efecto, cuando la mar estuvo igual, en el momento en que cesó el reflujo, comenzaron las maniobras: los martillazos resonaron con perfecta uniformidad sobre las cuñas destinadas a levantar la quilla de la nave, por cuya maciza construcción no tardó en correr un estremecimiento: poco a poco empezó a levantarse y moverse, se determinó el deslizamiento, y a los pocos instantes, El Delfín abandonó los rulos cuidadosamente ensebados y entró en el Clyde en medio de espesas volutas de espesos vapores blancos. Su popa chocó contra el fondo cenagoso del río, volvió a elevarse sobre el lomo de una ola enorme y el magnífico steamer, arrastrado por su propio impulso, habríase estrellado contra los muelles de los astilleros de Govan si todas sus anclas, cayendo a un tiempo con formidable estrépito, no le hubieran contenido en su carrera.

Título: Los Forzadores Del Bloqueo (PDF)
Autores: Julio Verne
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 185 KB
Formato: PDF

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Julio Verne - Los Forzadores Del Bloqueo (PDF) Introduccion del Libro Julio Verne - Los Forzadores Del Bloqueo (PDF) Las primeras aguas de un río que, espumaron bajo las ruedas de un vapor, fueron las del Clyde. Fue en 1812. El buque se llamaba El Cometa, y hacía un servicio regular entre Glasgow y Greenock, con una velocidad de seis millas por hora. Desde aquella, época, millones de steamers y de packet–boats han remontado o descendido la corriente del río escocés, y los habitantes de la gran ciudad…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.