Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Juan Vernet – Literatura arabe (PDF) Gratis

Juan Vernet – Literatura arabe (PDF) Gratis

Juan Vernet – Literatura arabe (PDF) Gratis

Juan Vernet – Literatura arabe (PDF) Gratis

Juan Vernet – Literatura arabe (PDF) Gratis

Introduccion del Libro Juan Vernet – Literatura arabe (PDF) Gratis

Los textos escritos en lengua árabe presentan caracte­rísticas que los diferencian de los occidentales. En pri­mer lugar, las estructuras morfológica y sintáctica de las lenguas semíticas a las cuales pertenece el árabe son muy distintas de las de las lenguas indoeuropeas. En aquellas el valor léxico viene definido, en líneas generales, por tres consonantes. La adición de vocales y unas cuantas sí­labas auxiliares, muy pocas, y la duplicación de algunas de ellas permiten matizar el significado hasta límites in­concebibles para nosotros. Así, de la raíz qtl, «matar», se forman los verbos qatala, «matar»; quítala, «asesinar»; qá- tala, «combatir»; aqtala, «poner en peligro de muerte»; istaqtala, «buscar la muerte»; y voces como qital, «gue­rra»; qafíl, «asesinado»; muqtatal, «campo de batalla»… Si se tiene en cuenta que el sistema gráfico empleado por los árabes excluye el uso de las vocales breves y de los sig­nos ortográficos y que bastantes letras se confunden en la escritura manuscrita, se comprenderá que las versiones del árabe puedan ser ambiguas e incluso distintas según la interpretación que el contexto sugiera al traductor.

Por otra parte, los textos literarios árabes han cono­cido un cultivo ininterrumpido a lo largo de trece siglos y sus autores han sufrido el influjo de ambientes tan dis­tintos como son, por ejemplo, el de España, en contacto con una lengua romance hablada por un buen número de habitantes, y el de Persia, en donde nunca consiguieron desplazar el pahlewí del uso popular. Estas influencias, unidas a las variantes dialectales de las propias tribus árabes, hicieron de su lengua un instrumento extraordi­nariamente rico y flexible para expresar todos los mati­ces del pensamiento humano. La inmensidad del léxico, la rigidez de las reglas gramaticales y la creencia de los primitivos conquistadores de que constituían una co­munidad única que debía conservar la lengua del Corán hicieron el resto.

La expansión militar, que rapidísimamente les había dado un imperio como jamás antes había existido, per­mitió la incorporación al inmenso léxico que represen­taba el considerar como literarias todas las variantes dialectales de las tribus, aquellas otras palabras que uti­lizaban por ser propias de pueblos como los arameos, persas y bizantinos, de cultura superior a la suya. Voces como ajedrez, acirate, sello, cuchillo, etc., pasaron a en­grosar su léxico, y ello sin hablar de otras mucho más técnicas, propias de ciencias como la astronomía y la medicina, que nunca habían cultivado seriamente. No es, pues, extraño encontrar en árabe objetos que tienen una sinonimia (v. gr. la voz león) riquísima e inexplicable para nosotros, pero que podemos comprender si pensa­mos en lo que ocurriría hoy de incluir en el Diccionario de la Real Academia todas las palabras vivas en las len­guas hispánicas, tanto de la península como de América.

Frente a esta exuberancia, tropezamos con la rigidez de la morfología— en este aspecto el árabe es una lengua matemática—y la fluidez de la sintaxis, que hacen que cualquier texto (antiguo, novela moderna, periódico) pueda ser leído sin grandes dificultades desde Iraq has­ta Marruecos por individuos que, tal vez, verbalmente y hablando el árabe coloquial, no acierten a entenderse, dado que este último presenta unas variantes fonéticas, sintácticas y léxicas que escapan por completo a la len­gua literaria.

Es muy difícil fijar el momento en que aparecen tex­tos literarios escritos en árabe: el primer testimonio au­téntico que poseemos sin duda de esta literatura es el Corán y en él (v. gr. azora 26, versículos 224-226) ya se alude a los poetas y por tanto a sus composiciones. Pero los versos puestos a nombre de los vates preislámicos sólo recibieron la sanción de la escritura dos siglos des­pués que el Corán y presentan, en su mayoría, huellas de haber sido manipulados y reelaborados por los transmi­sores. Es más: hay toda una serie de citas literarias que indican que determinados individuos, como Hammád al-Ráwíya (m.c. 7 1 1 ) , atribuyeron a los autores preislá­micos muchas de sus propias composiciones. En estas circunstancias no cabe extrañarse de que muchos críti­cos, tanto occidentales (A. Mingana, 1920; D. S. Mar- goliouth, 1925) como orientales (TahaHusayn, 1925), rechacen la autenticidad de los poemas arcaicos llega­dos hasta nosotros. Pero, sea como fuere, lo cierto es —y el Corán lo confirma— que existió una poesía preis- lámica, como mínimo desde el siglo iv, puesto que un autor griego como Sozomeno nos habla de los cantos de los árabes de la región de Palmira.

Título: Literatura arabe (PDF) Gratis
Autores: Juan Vernet
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 6.1 MB
Formato:PDF

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Juan Vernet – Literatura arabe (PDF) Gratis Introduccion del Libro Juan Vernet – Literatura arabe (PDF) Gratis Los textos escritos en lengua árabe presentan caracte­rísticas que los diferencian de los occidentales. En pri­mer lugar, las estructuras morfológica y sintáctica de las lenguas semíticas a las cuales pertenece el árabe son muy distintas de las de las lenguas indoeuropeas. En aquellas el valor léxico viene definido, en líneas generales, por tres consonantes. La adición de vocales y unas cuantas sí­labas auxiliares, muy pocas, y la duplicación de algunas de ellas…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.