Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Juan Eslava Galán – La Segunda Guerra Mundial contada para escépticos (PDF)

Juan Eslava Galán – La Segunda Guerra Mundial contada para escépticos (PDF)

Juan Eslava Galán – La Segunda Guerra Mundial contada para escépticos (PDF)

Juan Eslava Galán – La Segunda Guerra Mundial contada para escépticos (PDF)

Juan Eslava Galán – La Segunda Guerra Mundial contada para escépticos (PDF)

Introduccion del Libro Juan Eslava Galán – La Segunda Guerra Mundial contada para escépticos (PDF)

Hace ciento cincuenta años, antes de ayer como quien dice, Alemania no existía. Aquello era un mosaico de treinta y ocho diminutos Estados (principados, condados, reinecillos y repúblicas) que hasta 1806 habían formado parte del Sacro Imperio Romano Germánico.

Los habitantes de este territorio se expresaban en una lengua común, el alemán, pero el sentimiento de pertenencia a una colectividad era tenue. Cada Estado mantenía sus fronteras, sus visados, sus puestos aduaneros, su ejército, su policía, sus leyes, su moneda, su servicio de correos y sus suspicacias vecinales.

Andando el siglo, los alemanes empezaron a mirarse en el espejo de la vecina Francia: un país moderno, con grandes ciudades, centralizado, unido, jacobino, en el que las instituciones del Estado funcionaban estupendamente.

Si los franceses, tan frívolos como son, tienen un Estado fuerte y organizado, ¿cómo es que nosotros andamos tan desavenidos? ¿No es el idioma el alma de los pueblos? ¿Por qué, si hablamos el mismo idioma, no somos alemanes en lugar de ser prusianos, hannoverianos, bávaros y toda la ristra de insignificantes nacionalidades? Unámonos y creemos una gran nación.

¿Quién los iba a unir? Naturalmente, el Estado más fuerte: el reino de Prusia.

La afición nacional del prusiano era la milicia. Eso lo llevaban en la sangre. Lo que había comenzado como un ejército al servicio del Estado había terminado en el Estado al servicio del ejército. La solvencia militar de Prusia era tal que en 1870 se enfrentó a la poderosa Francia y, para asombro de Europa, la batió por goleada.

El vencedor, Guillermo I de Prusia, se proclamó emperador de los pueblos de habla alemana.2 Y esos pueblos se mostraron encantados de arrimarse a su gloria.

Ese fue el nacimiento de Alemania, una nación que se incorporaba tardíamente al concierto de las viejas naciones de Europa, pero que llegaba pisando firme.

Demasiado firme, quizá. La solemne ceremonia de la coronación imperial de Guillermo I se celebró en la galería de los espejos de Versalles, el famoso palacio de los reyes de Francia. Podían haberla celebrado en algún palacio de Potsdam o en el mismo Berlín, las grandes capitales prusianas, en las que no faltaban palacios, pero no: la proclamación imperial se celebró en Versalles, el símbolo de la grandeza de Francia, con recochineo.

Los franceses se sintieron humillados por esta profanación de su palacio nacional. Además, lo que es peor, tuvieron que ceder al recién estrenado Imperio alemán sus provincias de Alsacia y Lorena, dos de las principales reservas de carbón y acero del país.

Eso duele, pero que mucho, y Francia es muy mala enemiga cuando se le toca el bolsillo…

Título: La Segunda Guerra Mundial contada para escépticos (PDF)
Autores: Juan Eslava Galán
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 15.4 MB
Formato: PDF

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Juan Eslava Galán – La Segunda Guerra Mundial contada para escépticos (PDF) Introduccion del Libro Juan Eslava Galán – La Segunda Guerra Mundial contada para escépticos (PDF) Hace ciento cincuenta años, antes de ayer como quien dice, Alemania no existía. Aquello era un mosaico de treinta y ocho diminutos Estados (principados, condados, reinecillos y repúblicas) que hasta 1806 habían formado parte del Sacro Imperio Romano Germánico. Los habitantes de este territorio se expresaban en una lengua común, el alemán, pero el sentimiento de pertenencia…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.