Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » José Carlos Somoza – La cuarta señal (PDF-EPUB)

José Carlos Somoza – La cuarta señal (PDF-EPUB)

José Carlos Somoza – La cuarta señal (PDF-EPUB)

José Carlos Somoza - La cuarta señal (PDF-EPUB)

José Carlos Somoza – La cuarta señal (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro José Carlos Somoza – La cuarta señal (PDF-EPUB)

María situó el cursor sobre el «SÍ» pero no lo pulsó. Seguía titubeando. Llevaba todo el día sumida en la incertidumbre, pero solo poco después de la medianoche que daba comienzo a aquel miércoles, tras acostar a su hija, halló por fin el tiempo necesario para sentarse ante el portátil y dar rienda suelta a las dudas.

«Sí»: la respuesta se adivinaba clara y segura. Miles de millones de personas en todo el mundo habían descargado ÓRGANO en sus ordenadores, o adquirido sus consolas oficiales fijas o portátiles, sin que les ocurriese nada malo. Y ni siquiera parecía el típico caso de «come-mierda-millones-de-moscas-no-pueden-equivocarse».

María sabía que el mundo virtual ÓRGANO era una pasada, y eso era quedarse corto.

Vale, había infinidad de leyendas urbanas sobre sus peligros y terrores, pero también las había sobre la Coca-Cola, las hamburguesas de McDonald’s, los teléfonos móviles y el sexo con condones. Seamos objetivos: no tenía nada que temer. Ella era una persona corriente, y disfrutaría como tal. Además, el hombre con quien había hablado aquella mañana, el señor Rocassari, tenía razón: necesitaba hacerlo. Escogería un personaje ya creado, recién salido del cascarón, y entraría. Por favor, claro que sí.

¿Qué le asustaba tanto de aquel mundo? ¿El recuerdo de Rafa Helguera?

Era cierto que su ex había trabajado como fotógrafo para Mirror Body-ÓRGANO, y tan solo ese hecho la había mantenido alejada de lo virtual durante mucho tiempo.

Sin embargo, el cabrón de Rafa llevaba muerto diez años y ya era hora de que su memoria lo enterrase. Las cosas del pasado pertenecen al pasado.

Pero hay algo más, ¿verdad, Mari? Tienes uno de tus malos presentimientos.

El cursor seguía parpadeando burlón sobre el «SÍ». Va, a la mierda. Pulsó el botón izquierdo del ratón.

Se oyó un zumbido y la pantalla pasó a mostrar una barra plateada creciendo con lentitud en el centro de un recuadro blanco. 1% Descargado…

Mientras esperaba observó con aprensión la diadema blanca que reposaba en su escritorio. Era un objeto que había pasado a formar parte de la cultura popular, como cualquier otro accesorio tecnológico. Pero aquella diadema en concreto la inquietaba más que ninguna. Sentía escalofríos cuando recordaba cómo la había encontrado.

Había sido ese hallazgo lo que había originado todo.

Y en realidad lo que ella buscaba no era ninguna diadema sino la maldita pinza del pelo de su hija. La semana anterior Belén se había quejado de haber perdido la que tenía forma de camaleón, que figuraba entre sus favoritas. Por alguna razón, a Belén le gustaban los camaleones de todas clases: tenía camisetas con camaleones, sábanas con camaleones, camaleones dibujados científicamente en la pared y camaleones infantiles en cuentos que ya no leía, todos con sus ojos dispares e insólitas caras. Este en concreto era de plástico marrón, con un ganchillo en el reverso para pinzar su largo cabello castaño. María indagó con desgana, pero no halló nada en su pulcra habitación, y en el colegio le dijeron que no había aparecido ningún bicho así, fuese sujetador de pelo o no. Por fin, el lunes se le había ocurrido explorar su mochila al regreso de clase. El motivo por el que una pinza del pelo debía aparecer en la mochila escolar de Belén se le escapaba. Pero allí la encontró.

Y junto a ella, la diadema.

—Belén.

—Qué.

—Qué es esto.

María miraba a su hija con enorme preocupación sosteniendo la diadema frente a ella como si fuese a ceñírsela a una emperatriz.

—Una de esas cosas de ÓRGANO —repuso Belén igual de seria.

—Una diadema para conectarte a ÓRGANO —dijo María lentamente—. Sabes que el mundo virtual ÓRGANO no es para niños, ¿verdad? Lo hemos hablado muchas veces.

—Pero yo no me he conectado —se quejó Belén—. Me la han dado en el colegio.

María se mordió el labio.

—Quién.

—Las dan los chicos mayores. La guardé en la mochila. No hice nada, mamá.

Belén era una niña sincera, pero tenía once años y su niñez no duraría para siempre. ¿Pasaría igual con su sinceridad? María decidió creerla. Se agachó frente a ella y le acarició el pelo, buscando una sonrisa que no halló.

—Escucha, sé que hay compañeros en tu clase que entran en ÓRGANO. En mis tiempos los había que fumaban y bebían alcohol. Pero eso está mal, Belén.

—Lo sé.

María le sonrió y puso en su mano la pinza del pelo

—Muy bien, cielo. Anda, toma tu camaleón. Y ve a hacer las tareas…

Título: La cuarta señal (PDF-EPUB)
Autores: José Carlos Somoza
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 2.0 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
José Carlos Somoza - La cuarta señal (PDF-EPUB) Introduccion del Libro José Carlos Somoza - La cuarta señal (PDF-EPUB) María situó el cursor sobre el «SÍ» pero no lo pulsó. Seguía titubeando. Llevaba todo el día sumida en la incertidumbre, pero solo poco después de la medianoche que daba comienzo a aquel miércoles, tras acostar a su hija, halló por fin el tiempo necesario para sentarse ante el portátil y dar rienda suelta a las dudas. «Sí»: la respuesta se adivinaba clara y segura. Miles de millones de…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.