Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Joris-Karl Huysmans – En rada (PDF-EPUB)

Joris-Karl Huysmans – En rada (PDF-EPUB)

Joris-Karl Huysmans – En rada (PDF-EPUB)

 

Joris-Karl Huysmans - En rada (PDF-EPUB)

Joris-Karl Huysmans – En rada (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Joris-Karl Huysmans – En rada (PDF-EPUB)

Caía la tarde. Santiago Marles aligeró el paso; había dejado tras sí el lugarejo de Jutigny, y siguiendo la interminable carretera que lleva de Bray-sur-Seine a Longueville, buscaba a su izquierda el camino que un aldeano le había indicado para subir más de prisa al castillo de Lourps.

—¡Qué perra vida! —murmuró, bajando la cabeza.

Y desesperadamente pensó en el deplorable estado de sus asuntos. En París, su fortuna perdida a consecuencia de la irremisible quiebra de un banquero demasiado ingenioso; en el horizonte, amenazadoras filas de futuros días negros; en su casa, una jauría de acreedores venteando la caída, ladrando a su puerta con tal rabia, que tuvo que fugarse; en Lourps, Luisa, su mujer, enferma, refugiada en casa de su tío, administrador del castillo poseído por un opulento sastre del bulevar, que, aguardando a que el otro lo vendiera, dejábalo deshabitado, sin reparación y sin muebles.

Allí estaba el último refugio con que él y su mujer podían contar ahora; abandonados por todo el mundo desde la catástrofe, pensaron en buscar un abrigo, una rada donde pudieran echar el ancla y concertarse, durante un pasajero armisticio, antes de volver a París para comenzar la lucha. Santiago había sido invitado a menudo por el tío Antonio, tío de su mujer, a ir a pasar el verano en ese castillo vacío.

Esta vez aceptó. Su mujer había partido para el concejo de Longueville, en los confines del cual se eleva el castillo de Lourps; él se había quedado en el tren hasta la estación de Les Ormes, donde se había apeado con la esperanza de recobrar algunas cantidades.

Había visitado allí a un amigo insolvente o presumiendo de tal; había sufrido calurosas protestas de amistad, inciertas promesas, y había recibido, en fin de cuentas, una negativa muy rotunda. Entonces, sin más tardanza, se había replegado sobre el castillo, en donde ya debía de esperarle Luisa, llegada por la mañana.

Estaba torturado de inquietudes. La salud de su mujer extraviaba a la medicina desde hacía años; era una enfermedad cuyas incomprensibles fases derrotaban a los especialistas, una ventolera perpetua de la etiquez a la robustez, sustituyendo a la flacura en menos de quince días las buenas carnes y desapareciendo éstas lo mismo; además, sobrevenían dolores extraños, brotando como chispas eléctricas en las piernas, aguijoneando el talón, perforando la rodilla, arrancando un sobresalto y gritos; todo un cortejo de fenómenos que se resolvían en alucinaciones, en síncopes, en debilitamientos tales, que la agonía comenzaba en el propio momento en que, por una inexplicable revirada, la enferma recobraba el conocimiento y se sentía vivir.

Después de la quiebra que a ella y a su marido los dejaba en la calle sin un céntimo, cual unos desechos, la enfermedad se había afilado y recrudecido. Y la única observación que se pudo hacer era que el abatimiento aparentaba contenerse, los colores volvían, las carnes se tomaban firmes, cuando no existía ningún motivo de alarma o de trastorno; la enfermedad parecía espiritual sobre todo, ya que los acontecimientos la hacían avanzar o retroceder, según fueran deplorables o propicios.

Título: En rada (PDF-EPUB)
Autores: Joris-Karl Huysmans
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 846 KB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Joris-Karl Huysmans - En rada (PDF-EPUB)   Introduccion del Libro Joris-Karl Huysmans - En rada (PDF-EPUB) Caía la tarde. Santiago Marles aligeró el paso; había dejado tras sí el lugarejo de Jutigny, y siguiendo la interminable carretera que lleva de Bray-sur-Seine a Longueville, buscaba a su izquierda el camino que un aldeano le había indicado para subir más de prisa al castillo de Lourps. —¡Qué perra vida! —murmuró, bajando la cabeza. Y desesperadamente pensó en el deplorable estado de sus asuntos. En París, su fortuna perdida a consecuencia de la…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.