Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » John Brunner – Atención astronautas: no aterrizar (PDF-EPUB)

John Brunner – Atención astronautas: no aterrizar (PDF-EPUB)

John Brunner – Atención astronautas: no aterrizar (PDF-EPUB)

John Brunner - Atención astronautas: no aterrizar (PDF-EPUB)

John Brunner – Atención astronautas: no aterrizar (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro John Brunner – Atención astronautas: no aterrizar (PDF-EPUB)

Temblaba todavía cuando llegué a la oficina de Chambord diez minutos después.

Ramona, la preciosa chica nativa que servía de barrera entre Chambord y el mundo exterior, se llevó una mano a la boca cuando me vio.

—¡Madre de Dios! —exclamó, abriendo unos ojos enormes. Luego se persignó rápidamente. Parecía que hubiese visto un fantasma.

Y, en realidad, acababa de ver un fantasma.

Chambord levantó la vista de su mesa cuando abrí la puerta sin llamar. Detrás suyo, en la pared, había un gigantesco mapa de la Andrómeda Nebula —uno de la famosa serie tomada desde el Observatorio Lunar—, de forma que cuando estaba sentado erguido formaba como un halo en torno a su persona. Creo que lo había puesto allí sólo con este propósito.

Estaba tan orgulloso de haberme reconocido al cabo de dos años, que comenzó a pronunciar la primera frase antes de haberse dado cuenta de mi extraña expresión.

—Si alguien me hubiese pedido que apostase sobre quién entraría aquí en el momento preciso, habría contestado: Naturalmente, David Drummond. Y… ¡En nombre de Dios, David! ¿Qué ocurre?

Me dejé caer en el sillón de los visitantes y me quité las gafas de sol para poder limpiarme el sudor del rostro. Aquel sudor no era producido por el calor; Quito se halla en el Ecuador, pero está situado a nueve mil pies de altitud. Podía también sentir como mi corazón amenazaba con abrirse paso por entre mis costillas.

—Henri —le dije—, acabo de ver a mi hermano. ¡He visto a León aquí, en Quito!

Chambord me miró. Como era francés de nacimiento, era demasiado cortés para decirme en pocas palabras que yo estaba loco, pero le costó mucho no hacerlo.

—¡Cálmate, David! Sosiégate —me aconsejó solícito—. ¿Un vaso de agua? ¿Un cigarrillo? Estás agitado…

—Tienes toda la razón —asentí. Me incliné sobre el borde de la mesa y repetí con firmeza mi declaración, lenta y despaciadamente—: ¡Acabo de ver a mi hermano León aquí, en Quito!

—Debes haber visto a otra persona, David.

—¡Un cuerno! —grité—. ¡Era mi hermano! Le vi en la calle Gagarín, aún no hace diez minutos.

—De lejos, seguramente. Debías estar pensando en tu hermano, y algún parecido…

Suspiré profundamente. Mi corazón pareció recobrar un ritmo rías acorde con el normal.

—¿Tienes algún hermano?

—Ah… sí, tengo dos.

—¿Crees entonces —le pregunté— que podrías confundir a otra persona con tu hermano si te cruzarás con él a sólo la anchura de la calle Gagarín?

—Mis hermanos están en Francia; hace muchos años que no les he visto, y…

—Hace sólo dos años desde que vi a León —le solté—. Y siempre estuvimos muy unidos. ¡Te aseguro que no es posible que haya sufrido una equivocación!

Pero en aquel momento yo sabía que estaba ya tratando de convencerme a mí mismo. Chambord se dio cuenta y se aprovechó de ello…

Título: Atención astronautas: no aterrizar (PDF-EPUB)
Autores: John Brunner
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 970 KB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
John Brunner - Atención astronautas: no aterrizar (PDF-EPUB) Introduccion del Libro John Brunner - Atención astronautas: no aterrizar (PDF-EPUB) Temblaba todavía cuando llegué a la oficina de Chambord diez minutos después. Ramona, la preciosa chica nativa que servía de barrera entre Chambord y el mundo exterior, se llevó una mano a la boca cuando me vio. —¡Madre de Dios! —exclamó, abriendo unos ojos enormes. Luego se persignó rápidamente. Parecía que hubiese visto un fantasma. Y, en realidad, acababa de ver un fantasma. Chambord levantó la vista de su…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.