Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Jennifer L. Armentrout – Daimon (PDF)

Jennifer L. Armentrout – Daimon (PDF)

Jennifer L. Armentrout – Daimon (PDF)

Jennifer L. Armentrout – Daimon (PDF)

Jennifer L. Armentrout – Daimon (PDF)

Introduccion del Libro Jennifer L. Armentrout – Daimon (PDF)

Olía a naftalina y muerte.

Ante mí, la anciana Matriarca Hematoi tenía el aspecto de acabar de arrastrarse fuera de la tumba en la que llevaría guardada unos cuantos cientos de años. Su piel era fina y arrugada, como un viejo pergamino, y cada vez que respiraba podría haber jurado que iba a ser la última. Nunca había visto a nadie tan mayor, pero claro, yo sólo tenía siete años y hasta el repartidor de pizzas me parecía viejo.

La multitud murmuraba su rechazo a mis espaldas; había olvidado que los simples mestizos como yo no debíamos mirar a una Matriarca a los ojos. Siendo los descendientes pura sangre de semidioses, los Hematoi tenían un ego enorme.

Miré a mi madre, que estaba a mi lado sobre el estrado. Ella era una Hematoi, pero no era para nada como ellos. Sus ojos verdes me lanzaron una mirada suplicándome que cooperase, que no fuese la incorregible y desobediente chica que ella sabía que podía ser.

No sabía por qué estaba tan asustada; era yo la que estaba frente al guardián de la cripta. Y si sobrevivía a esta pobre excusa de la tradición sin acabar llevándole de por vida el orinal a esta arpía, sería todo un milagro digno de los dioses que supuestamente estaban observándonos.

—¿Alexandria Andros?— La voz de la Matriarca sonó como papel de lija sobre una madera rugosa. Chasqueó la lengua. —Es demasiado pequeña.

Sus brazos son tan delgados como los brotes de ramas de olivo nuevas.— Se inclinó para estudiarme más de cerca, y casi me esperaba que cayese sobre mí. —Y sus ojos, tienen un color sucio, nada extraordinario. Casi no hay sangre Hematoi en ella. Es más mortal que cualquiera de los que hemos visto hoy.

Los ojos de la Matriarca tenían el mismo color que el cielo antes de una tormenta violenta. Era una mezcla entre morado y azul, signo de su herencia. Todos los Hematoi tenían un color de ojos increíble. La mayoría de los mestizos también, pero por alguna razón, cuando nací debí faltar al día en el que repartieron los colores de ojos chulos.

Sus declaraciones se extendieron durante lo que me pareció una eternidad, lo único en lo que podía pensar era en tomar helado y quizá echarme una siesta. Otros Matriarcas y Patriarcas se acercaron a examinarme, susurrando entre ellos mientras me rodeaban. Yo seguía mirando a mi madre de vez en cuando y su forma de sonreír me tranquilizaba, me hacía saber que todo eso era normal y que lo estaba haciendo bien —incluso muy bien.

Eso fue hasta que la vieja comenzó a pellizcarme por toda la piel que veía y más. Siempre he tenido manía a que me toquen.

Si yo no tocaba a alguien, no creía que nadie tuviese por qué tocarme a mí. Parecía que la abuela había pasado eso por alto.

Estiró el brazo y me pellizcó la tripa a través del vestido con sus dedos huesudos…

Título: Daimon (PDF)
Autores: Jennifer L. Armentrout
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 1.8 MB
Formato: PDF

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Jennifer L. Armentrout – Daimon (PDF) Introduccion del Libro Jennifer L. Armentrout – Daimon (PDF) Olía a naftalina y muerte. Ante mí, la anciana Matriarca Hematoi tenía el aspecto de acabar de arrastrarse fuera de la tumba en la que llevaría guardada unos cuantos cientos de años. Su piel era fina y arrugada, como un viejo pergamino, y cada vez que respiraba podría haber jurado que iba a ser la última. Nunca había visto a nadie tan mayor, pero claro, yo sólo tenía siete años y hasta el repartidor de…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.