Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Jennifer L. Armentrout – Cazadora de hadas (PDF-EPUB)

Jennifer L. Armentrout – Cazadora de hadas (PDF-EPUB)

Jennifer L. Armentrout – Cazadora de hadas (PDF-EPUB)

Jennifer L. Armentrout - Cazadora de hadas (PDF-EPUB)

Jennifer L. Armentrout – Cazadora de hadas (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Jennifer L. Armentrout – Cazadora de hadas (PDF-EPUB)

El sudor me salpicaba la frente. Tenía mechones de cabello pelirrojo pegados al cuello y las piernas empapadas como si hubiera estado en una sauna. Estaba convencida de que sudaba a chorros entre los pechos, lo cual me irritaba lo suficiente como para emprenderla con alguien a tortazos o directamente empujarlo al tranvía.

El calor era tan pegajoso y húmedo que empezaba a creer queNueva Orleans constituía uno de los siete círculos del infierno y que la terraza exterior del Palace Café era la entrada. O la sala de espera.

Una gota gorda de sudor me resbaló desde la punta de la nariz hasta el libro de texto «Filosofía de Persona Humana», dejando un circulito húmedo en medio del párrafo, apenas distinguible a través del brillo de sudor que me cegaba.

Siempre había pensado que faltaba un «la» en el nombre de mi asignatura.

Debería ser «Filosofía de la Persona Humana». Pero, oh, no, en Loyola iban de otro palo. La mesita vibró sobre las patas cuando un gran vaso de café con hielo apareció de golpe delante de mi libro.

—¡Para ti!

Alcé la vista por encima de las gafas de sol con la boca hecha agua como si fuera uno de los perros de Pavlov. Valerie Adrieux se dejó caer en el asiento de enfrente, sosteniendo mi café como si su mano fuera una zarpa. La mezcla de sangre española y africana agraciaba a Val con un tono de piel absolutamente precioso, un intenso y perfecto matiz bronceado; le quedaban de miedo los naranjas, azules y rosas intensos, y cualquier puñetero color del arco iris.

Como hoy, que llevaba una blusa vaporosa, naranja sin espalda, que desafiaba la gravedad, combinada con un collar púrpura. Y al bajar la vista detecté la falda de vuelo turquesa. Parecía salida de un catálogo de chic urbano. Si yo me atrevía con algún otro color que no fuera negro, gris o tabaco parecía fugada de un manicomio.

Me enderecé en la silla, pasando por alto cómo se pegaban mis muslos a ella, e hice amago de agarrar el café helado.

—Dámelo.

Ella arqueó la ceja. Bajo la luz del sol, el pelo de Val adquiría un brillo de caoba quemada. Precioso. El mío parecía un coche de bomberos. Daba miedo. Fuera cual fuese el grado de humedad, su cabeza llena de tirabuzones estaba siempre genial.

Guapa, ya lo he dicho. Entre los meses de abril y noviembre, mis rizos se volvían perezosos y formaban una onda encrespada. Daban miedo, como también he dicho antes.

A veces quería odiarla.

—¿Nada que añadir a eso? —preguntó.

Hoy era una de esas veces.

—Dámelo… ¿preciosa mía? —añadí.

Hizo una mueca risueña.

—Inténtalo otra vez.

—¿Gracias?

Meneé los dedos en dirección al café y ella negó con la cabeza.

Dejé caer las manos sobre el regazo con un suspiro de cansancio.

—¿Puedes darme alguna indicación de lo que quieres oír? También podríamos jugar a los acertijos, a que te quemas o lo que sea…

—Aunque me encanta jugar casi siempre, esta vez voy a pasar. —Alzando el café entre nosotras dos, me dedicó una amplia sonrisa—. La respuesta correcta sería: «Te adoro tanto por traerme un café con hielo que haría cualquier cosa por ti». —Meneó las cejas—. Sí, eso suena bastante bien.

Recostándome en la silla, me reí mientras empujaba con el pie el asiento vacío a mi derecha y estiraba los músculos. La razón de que sudara tanto probablemente era que llevaba puestas unas botas con cordones que casi me llegaban hasta la rodilla pese al calorazo insoportable, pero aquella noche trabajaba y las chancletas no eran prácticas para hacer según qué cometido, ni para ocultar las cosas necesarias para realizarlo.

—Sabes que puedo patearte el culo sin despeinarme y quedarme con el café, ¿verdad?

Me dedicó una mueca con el labio inferior.

Título: Cazadora de hadas (PDF-EPUB)
Autores: Jennifer L. Armentrout
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 1.9 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Jennifer L. Armentrout - Cazadora de hadas (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Jennifer L. Armentrout - Cazadora de hadas (PDF-EPUB) El sudor me salpicaba la frente. Tenía mechones de cabello pelirrojo pegados al cuello y las piernas empapadas como si hubiera estado en una sauna. Estaba convencida de que sudaba a chorros entre los pechos, lo cual me irritaba lo suficiente como para emprenderla con alguien a tortazos o directamente empujarlo al tranvía. El calor era tan pegajoso y húmedo que empezaba a creer queNueva Orleans constituía uno de…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.