Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Jean Plaidy – Soberana de este reino (PDF-EPUB)

Jean Plaidy – Soberana de este reino (PDF-EPUB)

Jean Plaidy – Soberana de este reino (PDF-EPUB)

Jean Plaidy - Soberana de este reino (PDF-EPUB)

Jean Plaidy – Soberana de este reino (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Jean Plaidy – Soberana de este reino (PDF-EPUB)

Cuando recuerdo los primeros veinticinco años de mi vida y reflexiono sobre cuántas veces estuve en peligro de perderla, creo —como lo he hecho desde ese maravilloso día en que cabalgué a mi ciudad capital, con un vestido de montar de terciopelo púrpura, acompañada por mi maestro de caballería, Robert Dudley, el hombre más hermoso de Inglaterra, y escuché los disparos de la Torre dándome la bienvenida, y vi las flores esparcidas en mi camino— sí, fervientemente creo que mi destino era ser una gran reina. Entonces juré ante Dios que nada me detendría en micamino a cumplirlo. Y cumplí ese juramento.

Podría regocijarme ante esos primeros veinticinco años —y de hecho, así fue durante toda mi vida— porque durante ellos aprendí muchas amargas lecciones, y ha sido mi empresa nunca olvidar una sola de ellas. Era joven, sin experiencia en los modos de los hombres y las mujeres; y sobre mi cabeza indefensa —con el mismo peligro que lo hizo sobre la de Damocles— colgó la espada de la destrucción. Un paso en falso, una palabra sin pensar, incluso una sonrisa o un ceño fruncido, y caería esa espada, quitándome la vida.

Aún no tenía tres años cuando tuve mi primer encuentro con la adversidad y mi fortuna cambió drásticamente. No puedo decir con certeza que recuerdo mucho sobre mi madre, aunque a veces imagino que sí. En mi mente veo a la persona más brillantemente fascinante que jamás conociera. Percibo el suave roce del terciopelo y el crujido de la seda, una larga y perfumada cabellera oscura y una especie de regocijo desenfrenado nacido de la desesperación. Pero hay una imagen de ella que perdura vívida en mi mente, y no la olvidaré hasta mi último día. Estoy en un patio y mi fascinante madre me sostiene en sus brazos. En una de las ventanas aparece una figura reluciente —grande, imponente, de barba roja—. Es el rey, y ella trata de decirle algo por medio mío. Ella sostiene mi mano y lo saluda con ella, suplicante, desesperada. Durante un breve segundo él nos mira con indiferencia exasperada, antes de darse la vuelta. Eso realmente ocurrió. Después descubrí que sucedió tres o cuatro días antes de que la arrestaran y la llevaran a la Torre. La memoria de la desesperación de ella y la cruel indiferencia de él se quedó conmigo para siempre, y juré que ningún hombre me haría jamás lo que mi padre le hizo a mi madre.

Antes de eso, ella había sido una presencia de poder, y mi institutriz lady Bryan, quien estaba emparentada con ella, lucía abrumadoramente ansiosa por complacerla, así como sir Shelton, quien también tenía un vínculo familiar. Mi madre cuidó a los suyos cuando tuvo el poder de hacerlo. Pero llegó esa apabullante tristeza… el fin de sus visitas… los días en que yo preguntaba por ella y lady Bryan volteaba hacia otro lado para esconder sus emociones.

Mi padre era una presencia más tangible. Yo pensaba que era el hombre más poderoso del mundo. Ciertamente lo era en Inglaterra. Yo tenía catorce años cuando murió, así que podría decir que lo conocí bastante bien. Fue alguien que inspiró temor, pero aunado también al afecto, y a pesar de su crueldad y su falta de piedad, nunca perdió el amor de su pueblo. Esa fue una manera en la que era mi intención emularlo. Mis estudios de nuestra historia me enseñaron que solo un monarca sin juicio pierde la estima de la gente común.

Lady Bryan me contó que mi padre alguna vez estuvo muy orgulloso de mí y solía pasear en los jardines en Hampton Court o en Windsor —donde sea que estuviera la corte— sosteniéndome en sus brazos. Me agradaba esa imagen: yo, vestida magníficamente, columpiándome en alto en los brazos de un espléndido rey mientras sus cortesanos caminaban con él y exclamaban ante mis perfecciones.

Eso acabó con la espada del verdugo que separó la hermosa cabeza de mi madre de su esbelto cuello…

Título: Soberana de este reino (PDF-EPUB)
Autores: Jean Plaidy
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 3.2 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Jean Plaidy - Soberana de este reino (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Jean Plaidy - Soberana de este reino (PDF-EPUB) Cuando recuerdo los primeros veinticinco años de mi vida y reflexiono sobre cuántas veces estuve en peligro de perderla, creo —como lo he hecho desde ese maravilloso día en que cabalgué a mi ciudad capital, con un vestido de montar de terciopelo púrpura, acompañada por mi maestro de caballería, Robert Dudley, el hombre más hermoso de Inglaterra, y escuché los disparos de la Torre dándome la bienvenida, y vi…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.