Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Jean Plaidy – La sexta esposa (PDF-EPUB)

Jean Plaidy – La sexta esposa (PDF-EPUB)

Jean Plaidy – La sexta esposa (PDF-EPUB)

Jean Plaidy - La sexta esposa (PDF-EPUB)

Jean Plaidy – La sexta esposa (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Jean Plaidy – La sexta esposa (PDF-EPUB)

La primavera había llegado a Inglaterra. Ahí, donde la caléndula a lo largo de los bancos del río y las saxifragas en el parque real mostraban sus tonos dorados y verdes sobre la húmeda tierra de aroma dulce, los capullos apenas si abrían en los setos, mientras el canto del túrdido y el mirlo llenaban el aire.

En el palacio real de Greenwich, el «Palacio de la Placentía», el más querido por ser su lugar de nacimiento, el rey estaba consciente de la cercanía de la primavera. Se encontraba melancólico y sabía bien la razón de su melancolía. Recién rebasaba el año de que su fascinante pero infiel mujer hubiera, bajo sus órdenes, perdido la cabeza. Un año entero. Era mucho tiempo para estar sin esposa.

Sus pequeños ojos parecían sumirse en su rostro hinchado y sus labios se encogían al recordar todo lo que había sufrido a manos de sus esposas. La primera y la segunda lo habían engañado; se divorció de una y decapitó a la otra; la tercera había muerto al dar a luz a su hijo; a la cuarta no la había amado y no perdió tiempo para divorciarse de ella; y la quinta, la lasciva infiel, Catalina Howard, a quien durante el año que había pasado no había podido eliminar de sus pensamientos, caminó hacia la Torre Verde un día de febrero del año anterior para recostar su cabeza sobre el bloque.

Un hombre no podía padecer una privación antinatural así y, se repetía, si soy rey, también soy hombre.

¿Y el remedio para su melancolía? Una esposa.

El rey debe buscar a su sexta esposa.

Los vientos de marzo soplaban con fuerza y golpeaban los muros de una mansión cerca del Priorato de Charterhouse en la ciudad de Londres. En uno de los asientos junto a la ventana, con su tejido en mano —aunque prestaba poca atención al trabajo que estaba haciendo— se encontraba una mujer. Era pequeña y su cabello, hermoso y abundante, se asomaba por debajo del capuz de terciopelo negro. Su vestido, del mismo material, era rico en bordados, pero en colores oscuros. Y el faldón se abría por la parte del frente revelando su fondo de seda de tono morado oscuro. El largo velo que caía de su tocado la anunciaba viuda. Su rostro era encantador, pero el encanto provenía de su expresión, más que de sus facciones. Sus mejillas estaban sonrojadas, con los ojos brillantes y parecía que esta belleza le había robado diez de sus treinta años convirtiéndola en una joven mujer de veinte otra vez.

Estaba enamorada y las miradas ansiosas que echaba hacia el patio sugerían que esperaba a su amado.

¿Por qué no habría de amar a alguien? Había contraído matrimonio en dos ocasiones para complacer a su familia. ¿Por qué esta vez no se casaría para complacerse a sí misma?

Pronto, él entraría a caballo en el patio. Levantaría la mirada y ella lo saludaría con un gesto, pues no estaba en su naturaleza ser evasiva y no disimularía sus sentimientos. Él estaba muy seguro de que ella lo amaba y solo tenía que pedirle ser lady Seymour para que aceptara gustosa.

Él era el hombre más apuesto de la corte del rey. Pero no solo era su amor por él lo que la llevaba a pensarlo; otros decían lo mismo. Incluso sus enemigos —que tenía en abundancia— se lo concedían. Era cuñado y uno de los favoritos del rey, pues era bien sabido por todos que a éste le agradaba rodearse de aquellos que eran joviales, jóvenes y apuestos. Algunos pensaban que Thomas Seymour se había vuelto demasiado ambicioso desde que su hermana Jane se había casado con el rey; otros decían que los favores ganados gracias a una pariente y no como recompensa al valor de un hombre, yacían sobre una base endeble. Thomas, decían, carecía de la habilidad de su hermano mayor, Edward, lord Hertford, quien esgrimía una hábil diplomacia frente al encanto de Thomas. Edward era cauto; Thomas, descuidado.

Pero nada de ello importaba, se decía a sí misma Catalina, la viuda. Era el más encantador y la más agradable de las compañías. Era el único hombre al que amaría jamás, y él la amaba también. Él le pediría que contrajeran matrimonio y ella, a pesar de ser viuda de tan solo unos meses, se casaría con él.

Título: La sexta esposa (PDF-EPUB)
Autores: Jean Plaidy
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 2.0 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Jean Plaidy - La sexta esposa (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Jean Plaidy - La sexta esposa (PDF-EPUB) La primavera había llegado a Inglaterra. Ahí, donde la caléndula a lo largo de los bancos del río y las saxifragas en el parque real mostraban sus tonos dorados y verdes sobre la húmeda tierra de aroma dulce, los capullos apenas si abrían en los setos, mientras el canto del túrdido y el mirlo llenaban el aire. En el palacio real de Greenwich, el «Palacio de la Placentía», el más querido por…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.