Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » J. R. Ward – Un Soplo De Aire (PDF-EPUB)

J. R. Ward – Un Soplo De Aire (PDF-EPUB)

J. R. Ward – Un Soplo De Aire (PDF-EPUB)

J. R. Ward - Un Soplo De Aire (PDF-EPUB)

J. R. Ward – Un Soplo De Aire (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro J. R. Ward – Un Soplo De Aire (PDF-EPUB)

El único aviso que Frankie Moorehouse tuvo de que cincuenta litros de agua le iban a caer encima fue una gota.

Una sola gota.

Cayó sobre el informe que estaba leyendo; justo en medio de la página.

Aquello le hizo sospechar que el hostal White Caps estaba punto de derrumbarse.

La mansión estaba llena de rincones y recovecos que le conferían una estructura interesante. Desgraciadamente, el techo que cubría todos esos tesoros arquitectónicos estaba lleno de ángulos con viejas goteras que creaban pequeñas bolsas de humedad y podredumbre.

Miró por la ventana con la esperanza de ver llover. Pero no había ni una nube en el cielo. Miró para arriba con el ceño fruncido y vio una mancha oscura en el techo. Tuvo el tiempo justo de apartarse antes de que el torrente golpeara la mesa.

—¿Qué demonios…?

El agua arrastró trozos de escayola del techo y un montón de suciedad que se había acumulado entre las vigas. El ruido fue estrepitoso. Cuando la cascada cesó, se quitó las gafas salpicadas de gotas de agua sucia.

Olía fatal.

—Oye, Frankie, ¿qué ha pasado? —la voz de George tenía su característico tono de confusión. Llevaba trabajando con ella seis semanas y, a veces, la única diferencia que encontraba entre él y un objeto inanimado era que, de vez en cuando, pestañeaba.

Se suponía que iba a ayudar en la cocina, pero, con sus dos metros de estatura y sus ciento veinte kilos de peso, lo único que hacía era ocupar espacio. Lo habría despedido al segundo día, pero tenía un buen corazón y necesita trabajo y un lugar donde vivir; además, era muy amable con la abuela.

—¿Frankie, estás bien?

—Estoy bien, George —que era lo que siempre respondía a esa pregunta que tanto odiaba—. Tú encárgate de cortar el pan para las cestas, ¿vale?

—Sí, claro. De acuerdo, Frankie.

Cerró los ojos. El sonido del goteo del agua sucia le recordó que no sólo tendría que buscar otro truco para conseguir que las cuentas salieran, sino que también tendría que limpiar la oficina.

Para su consternación, White Caps, tenía problemas financieros que no lograba solucionar por mucho que lo intentara. En la mansión Moorehouse, a las orillas del lago Saranac, en las montañas Adirondack, había un hostal de diez dormitorios que llevaba luchando por sobrevivir durante los últimos cinco años. La gente ya no viajaba como antes, así que cada vez había menos turistas y al comedor cada vez iban menos personas. Pero la culpa no sólo era la escasa afluencia de visitantes en general, la casa misma era, en gran medida, el motivo de que las reservas fueran cada vez a menos. Una vez había sido una casa de verano elegante; pero, en la actualidad, necesitaba una reforma general. Las reparaciones con tiritas como pintar las paredes o poner macetas con flores en las ventanas no solucionaban el problema verdadero que era que la podredumbre se estaba comiendo la madera.

Cada año había algo nuevo: otra parte del tejado que arreglar, un calentador que reparar…

Miró las tuberías que habían quedado al descubierto encima de su cabeza. Haría falta cambiar toda la instalación.

Frankie arrugó el informe que tenía en la mano y lo tiró a la papelera, pensando que hubiera preferido nacer en una familia que nunca hubiera tenido nada al nacer en una que, poco a poco, lo había ido perdiendo todo.

Mientras se quitaba trozos de escayola del pelo, decidió que la casa no era la única cosa que cada día estaba más vieja y menos atractiva.

Tenía treinta y un años, pero se sentía como si tuviera cincuenta y uno. Llevaba trabajando siete días a la semana más de diez años seguidos y no recordaba la última vez que había ido a la peluquería o que se había comprado ropa.

—¿Frankie?

La voz de su hermana sonó a lo lejos y tuvo que hacer un esfuerzo para no gritarle que no le preguntara si estaba bien.

—¿Estás bien?

Ella apretó los ojos antes de contestar.

Título: Un Soplo De Aire (PDF-EPUB)
Autores: J. R. Ward
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 1.0 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
J. R. Ward - Un Soplo De Aire (PDF-EPUB) Introduccion del Libro J. R. Ward - Un Soplo De Aire (PDF-EPUB) El único aviso que Frankie Moorehouse tuvo de que cincuenta litros de agua le iban a caer encima fue una gota. Una sola gota. Cayó sobre el informe que estaba leyendo; justo en medio de la página. Aquello le hizo sospechar que el hostal White Caps estaba punto de derrumbarse. La mansión estaba llena de rincones y recovecos que le conferían una estructura interesante. Desgraciadamente, el…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.