Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 3 » Herodoto – Los Nueve Libros De La Historia Tomo VIII (PDF)

Herodoto – Los Nueve Libros De La Historia Tomo VIII (PDF)

Herodoto – Los Nueve Libros De La Historia Tomo VIII (PDF)

Herodoto - Los Nueve Libros De La Historia Tomo VIII (PDF)

Herodoto – Los Nueve Libros De La Historia Tomo VIII (PDF)

Introduccion del Libro Herodoto – Los Nueve Libros De La Historia Tomo VIII (PDF)

Reseña de la armada griega reunida en Artemisio, donde es atacada por la de Jerges, y después de dos combates se retira hacia Salamina. -Conducen los Tesalos a los Persas contra la Fócida: origen de las reyertas entre los Tesalos, y Focenses. -Avanza Jerges dividiendo su ejército, pero la columna que debía saquear a Delfos huye a vista de los prodigios que le suceden. -Los Atenienses abandonan su ciudad, embarcándose para Salamina: aumento de la escuadra griega. -Jerges se apodera de Atenas y su ciudadela, incendiándola.

-Temístocles persuade a los Griegos a dar batalla en Salamina. -Convoca Jerges a los jefes de marina para oír su dictamen, y Artemisa se opone a que se ataque a los Griegos. -Las tropas coligadas del Peloponeso fortifican el istmo contra el cual se dirige el ejército Persa, y los de la escuadra se empeñan en abandonar a Salamina: proyecto que combate Temístocles. Astucia de éste para obligar a los Griegos a pelear en Salamina: descripción de aquella batalla naval. -Temor de Jerges y su retirada a Persia, dejando a Mardonio con trescientos mil hombres. -Política de Temístocles. -Alejandro de Macedonia es enviado por Mardonio de embajador a los Atenienses para atraerlos a su alianza, que rehúsan ellos.

De este modo, pues, dicen que pasaron los acontecimientos; por lo que mira a la armada de los Griegos, iban en ella los siguientes: los Atenienses suministraban 127 naves1, a cuyo armamento concurrían con ellos los de Platea, quienes, bien que rudos e ignorantes en la náutica, por su valor y brío se mostraban prontos a embarcarse. Los Corintios daban 40 naves; los Megarenses 20, y los de Cálcide armaban otras 20, que los Atenienses les habían prestado; contribuían con 48 los Eginetas; con 12 los Sicionios; con 10 los Lacedemonios; con ocho lo Epidaurios; los de Eretria con siete; con dos los de Stira, y los de Ceo con dos naves y dos penteconteros; los Locros Opuncios habían venido con otros siete penteconteros o galeotas de socorro.

II. Estos eran los que militaban en la armada que se hallaba en Artemisio.

Dije ya con cuántas naves habla allí concurrido cada una de las ciudades en particular; añado ahora que el número total de galeras recogidas en Artemisio, sin contar las galeotas, subía a 271. El almirante general, a quien todos obedecían, era Euribiades, hijo de Euriclides, nombrado por los Espartanos; y la causa de nombrarle había sido porque los confederados habían protestado que si un Lacon no les mandaba, antes que militar a las órdenes de los generales Atenienses, se desharía la armada que estaba a punto de reunirse.

III. Nació dicha protesta del rumor que corría ya al principio, aun antes de que pasasen a Sicilia los embajadores encargados de atraerla a la común alianza, de que sería menester confiar el mando de la marina a los Atenienses. Viendo éstos la oposición declarada de los confederados, cedieron de su pretensión, por el gran deseo que tenían de que quedase salva la Grecia, persuadidos de que iba sin duda a perecer si se dividía en bandos sobre el mando: justa reflexión, siendo una sedición doméstica tanto peor que una guerra concorde, cuanto es peor la guerra que la paz. Gobernados, pues, por este principio, no quisieron porfiar por el mando, antes prefirieron cederlo por sí mismos hasta tanto que viesen que los aliados necesitaban mucho de sus fuerzas; designio de que dieron buenas muestras más adelante, porque echado y rebatido el Persa, cuando se trataba ya de volverle la guerra allá en su misma casa, valiéndose de las violentas insolencias, de Pausanias como de pretexto, despojaron del imperio a los Lacedemonios, cosa que Pasó después de las que aquí referimos.

IV. Sucedió entonces a los Griegos de la armada que se habían apostado en Artemisio, que como viesen tantas naves juntas en Afetas, y que todo hervía en tropas, cosa que les sorprendió por parecerles que las fuerzas de los bárbaros subían de punto mucho más de lo que se habían imaginado, poseídos de miedo trataban de huir del cabo, o irse a refugiar en lo más interior de la Grecia. Penetrado este designio por los naturales de Eubea, suplicaron a Euribiades tuviese a bien de quedarse allí un poco, hasta que ellos tuviesen tiempo para poner en salvo a sus hijos y domésticos; y como no viniese en ello Euribiades, pasaron a negociar con el comandante de Atenas Temístocles, con quien pactaron darle 30 talentos, con tal que apostados los Griegos delante de Eubea diesen allí la batalla naval…

Título: Los Nueve Libros De La Historia Tomo VIII (PDF)
Autores: Herodoto
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 256 KB
Formato: PDF

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Herodoto - Los Nueve Libros De La Historia Tomo VIII (PDF) Introduccion del Libro Herodoto - Los Nueve Libros De La Historia Tomo VIII (PDF) Reseña de la armada griega reunida en Artemisio, donde es atacada por la de Jerges, y después de dos combates se retira hacia Salamina. -Conducen los Tesalos a los Persas contra la Fócida: origen de las reyertas entre los Tesalos, y Focenses. -Avanza Jerges dividiendo su ejército, pero la columna que debía saquear a Delfos huye a vista de los…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.