Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Henry James, Compañeros de viaje | Historia de una obra maestra

Henry James, Compañeros de viaje | Historia de una obra maestra

Henry James, Compañeros de viaje | Historia de una obra maestra Gratis en PDF

Henry James, Compañeros de viaje Historia de una obra maestra

Henry James, Compañeros de viaje Historia de una obra maestra

Henry James, Compañeros de viaje | Historia de una obra maestr la acción de Historia de una obra maestra transcurre en Newport, Rhode Island, donde el autor había residido con anterioridad. Los hechos nos son presentados de forma indirecta a través de un narrador del que desconocemos la identidad. James exhibe en este relato un refinado conocimiento psicológico propiciado, precisamente, por el punto de vista distanciadamente irónico del narrador.

Henry James visitó Italia en muchas ocasiones a lo largo de su vida. Cuando era un niño su familia se trasladó a Europa recorriendo durante tres años varios países, entre ellos Italia. Más tarde volvería a visitarla, esta vez ya como adulto e independiente de su familia. En 1873 pasó varios meses en Roma, y aun después de instalarse definitivamente en Londres, siguió frecuentando las tierras italianas.

Esta fascinación por Italia, compartida por no pocos de sus contemporáneos anglosajones, marcará en parte su vida y tendrá una lógica influencia en su obra.
La colonia de norteamericanos y británicos en las ciudades italianas fue creciendo a lo largo del siglo XIX. James tuvo ocasión de tratar a muchos de ellos en sus diversas estancias, los cuales habrían de servirle posteriormente como modelos para los personajes de sus narraciones.

Compañeros de viaje es un relato a mitad de camino entre un romance y una crónica de viaje, pero también una reflexión sobre el arte y la vida. A pesar de tratarse de un relato primerizo, exhibe ya algunos de los rasgos más característicos de la ficción jamesiana, como la construcción de personajes y la introspección psicológica.
También aquí destaca la habilidad de James para sonsacar la esencia de los diferentes lugares visitados por los protagonistas, la “fragancia de la inefable Italia” o, como diría Vernon Lee, el genius loci, el cual suele manifestarse con preferencia en sitios impensados y en detalles nimios. Lejos de la elefantiasis estilística de algunas de sus obras, que hace que su prosa avance lenta y retorcidamente como una lava espesa, Compañeros de viaje muestra una factura sobria y una prosa fluida: un Henry James tocado por la claridad mediterránea.

James miraba a sus compatriotas de turismo por Italia, opulentos pero poco cultos, con cierto distanciamiento, como un castigo más que como una ventaja. De hecho, la figura del americano en Europa —el «entusiasta peregrino» fascinado por el glorioso pasado del viejo continente enfrentado al modo de vivir y pensar de los europeos, más cultivados pero un tanto decadentes, constituye uno de los temas principales en su obra de ficción. Este choque cultural y emocional inspira e impregna algunas de sus obras más representativas, de la que Compañeros de viaje es un ejemplo.

El relato fue escrito por James en 1870, mientras viajaba por Italia, y se publicó póstumamente, en 1919. Se trata, por tanto, de un texto de juventud, reflejo de un James de apenas 27 años. Son los años de aprendizaje, en los cuales el escritor pugna por darse a conocer, decidido a ganarse la vida como escritor.

Sus primeras tentativas literarias serias en el campo de la ficción fueron cuentos y narraciones cortas que iría publicando en el Athlantic Monthly y otras revistas ilustradas a lo largo de la década de los sesenta. Uno de esos relatos es Historia de una obra maestra, aparecido en 1868. Se trata de una obra primeriza, pero, al igual que Compañeros de viaje, no por ello resulta una narración fallida o titubeante. Al contrario, encontramos en ella una firme voluntad de estilo y unos registros narrativos que preludian ya los trazos magistrales característicos de sus relatos de madurez.

Era mitad de agosto, y el verano se había instalado con intensidad en las calles de Milán. En el calor de la tarde, la gran cúpula de ladrillo de la iglesia de Santa María de las Gracias se elevaba negra hacia el cielo de bronce. Cuando mi fiacre se detuvo frente a la iglesia, descubrí otro vehículo aparcado en el resquicio de sombra que se extendía como una alfombra a lo largo de la luminosa acera delante del convento contiguo. Dejé a decisión de los conductores el que compartieran esa ventaja como convinieran y me apresuré a entrar en la fresca presencia del Cenacolo.

Henry James contaba apenas 25 años cuando escribió Historia de una obra maestra. Como hemos comentado, había viajado por Europa impregnándose de su arte y de su paisaje y se hallaba engolfado en numerosas lecturas de clásicos europeos y americanos que contribuirían a conformar su prosa. Entre los autores que más le influyeron en esos años destaca su compatriota Nathaniel Hawthorne, al que más tarde dedicaría una monografía, cuya influencia se deja traslucir en el relato que nos ocupa, en especial en lo que se refiere a la construcción de los personajes y en la recreación de una atmósfera un tanto ominosa.

La Última Cena de Leonardo en Milán es indiscutiblemente la pintura más impresionante de Italia. Parte de su inmensa solemnidad se debe sin duda a que es una de las primeras grandes obras maestras italianas que salen al paso cuando se desciende desde el norte. Otra fuente secundaria de interés radica en la absoluta perfección de su deterioro. La imaginación experimenta un extraño deleite al cubrir cada uno de sus espacios vacíos, borrando su completa corrupción y reparando en la medida de lo posible su triste desaliño. La mejor prueba de su poderosa fuerza y perfección es el hecho de que, pese a haber perdido tanto, conserve todavía tanta belleza. Una elegancia inextinguible persiste en sus vagos trazos y en sus cicatrices sin cura; aún queda lo suficiente como para que el espectador pueda admirar la insondable sabiduría del artista. El lector recordará que el fresco cubre un muro en el extremo de lo que fue el refectorio de un antiguo monasterio, actualmente disuelto, cuyo recinto está ocupado por un regimiento de caballería. Los caballos piafan y los soldados emiten sus juramentos en los claustros donde una vez resonaron los sobrios pasos de las sandalias monásticas y donde los frailes de voces sumisas se dirigían piadosos saludos.

Título: Historia de una obra maestra
Autor/es: Henry James, Compañeros de viaje
Edición: 1ra Edición
Tipo: Libro
Idioma: Español
Formato: PDF

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Henry James, Compañeros de viaje | Historia de una obra maestra Gratis en PDF Henry James, Compañeros de viaje | Historia de una obra maestr la acción de Historia de una obra maestra transcurre en Newport, Rhode Island, donde el autor había residido con anterioridad. Los hechos nos son presentados de forma indirecta a través de un narrador del que desconocemos la identidad. James exhibe en este relato un refinado conocimiento psicológico propiciado, precisamente, por el punto de vista distanciadamente irónico del narrador. Henry James visitó Italia…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.