Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Günter Grass – Encuentro En Telgte (PDF)

Günter Grass – Encuentro En Telgte (PDF)

Günter Grass – Encuentro En Telgte (PDF)

Günter Grass - Encuentro En Telgte (PDF)

Günter Grass – Encuentro En Telgte (PDF)

Introduccion del Libro Günter Grass – Encuentro En Telgte (PDF)

En 1947, recien terminada la Segunda Guerra Mundial, escritores de las dos Alemanias se reunen en Telgte para reflexionar sobre la funcion del escritor en un pais dividido y con un idioma que ha perdido su naturaleza, impregnado de violencia tras varios lustros de nazismo. El proyecto tiene antecedentes. Trescientos anos antes, tras la Guerra de los Treinta Anos, Alemania es un pais devastado y dividido, con un idioma indefinido aun y avasallado por la influencia de los invasores. Encuentro en Telgte es una parabola directa. No intelectual, sin embargo, Gunter Grass logra un fresco vital, barroco, popular, con la rotundidad de un cuadro de Brueghel y la precision linguistica de Cervantes.

Prólogo

Es bien conocida la divergencia de opiniones que dificulta el acuerdo respecto a los rasgos capaces de conformar el género picaresco y de delimitar un inventario de las novelas que pudieran incluirse en él. Algunos críticos consideran esenciales ciertas premisas que para otros son secundarias y, por ende, algunos libros adscritos a la nómina picaresca no merecen tal consideración a juicio de quienes son partidarios de reducir el número de obras que deben tener cabida dentro de los límites del género.

Sí que parece haber acuerdo en aceptar como rasgo distintivo la forma autobiográfica escogida por el narrador para relatar sus peripecias, aunque también en este punto nos encontramos con excepciones. En lo que se refiere a Das Treffen in Telgte, publicado por Günter Grass en 1979, mal comienzo tendríamos al analizar su posible carácter picaresco si aceptáramos la forma autobiográfica como rasgo definitivo y excluyente. Debemos, no obstante, prestar atención a este punto, porque de él pueden extraerse algunas conclusiones de interés.

En primer lugar, observamos que la novela sí está escrita en primera persona, aunque el narrador se nos presenta en forma peculiar. En ningún momento nos dice su nombre, pero sí deja clara su presencia y participación en las conversaciones que un grupo de escritores alemanes celebra en Telgte a mediados del año 1647 con objeto de estudiar el futuro de su lengua, tan castigada por la Guerra de los Treinta Años como su propio país, y de ayudar, con la palabra como arma, a que la paz se dé prisa en llegar y cure las profundas heridas de una Alemania devastada por regimientos de muchas nacionalidades.

Este misterioso narrador no identificado se permite con relativa frecuencia a lo largo del libro revelarnos lo que ha de ser de los diferentes personajes muchos años después, cuando la guerra haya terminado y los propios límites de la novela hayan quedado atrás. Así, sabemos que Paul Gerhardt ha de obtener la parroquia de Mittelwald y unirse en matrimonio a su discípula Anna Berthold; que el diplomático Weckherlin, una vez haya vuelto a Londres, será sustituido por Milton, otro poeta; que Sigmund Birken será ennoblecido por el Emperador.

El narrador de Das Treffen in Telgte no sólo se atribuye el poder de contarnos el futuro, sino que además se dirige al lector en un calculado tono de chanza que da lugar a observaciones como ésta: “ Woher ich das alles weib? Ich sab dazwischen, war dabei”1. Apenas unos renglones más tarde, vuelve a preguntarnos: “ Wer ich gewesen bin? Weder Logau noch Gelnhausen” (87)

Hay, pues, una voluntad de jugar con el lector sobre los límites confusos de un yo borroso y enigmático. El narrador nos dice que no es ni Logau ni Gelnhausen, y de tal afirmación sólo cabe deducir un tono levemente zumbón. Respetando laposibilidad de que pudiera estar refiriéndose a ambos personajes como símbolos opuestos de dos categorías sociales determinadas, a pesar de no ser Gelnhausen, como veremos, el único pícaro, ni Friedrich von Logau el único escritor de ascendencia noble, lo que el narrador parece sugerir al decirnos quién no es él es precisamente que sí podría ser otro de los presentes, pero el relato se encarga de ir suprimiendo esa posibilidad, aunque sin concesiones explícitas a su no-identidad. Por otra parte, cuando ya al final de la novela nos dice: “ Doch hat uns in jenem Jahrhundert nie wieder jemand in Telgte oder an anderem Ort versammelt” (137), resulta obvio que está traspasando la perspectiva temporal del relato; muy joven tenía que ser el narrador para poder hablar en nombre de toda la segunda mitad del siglo diecisiete. “ Ich weib, wer ich damals gewesen bin” (137), añade poco después para que no quede duda de tal transgresión. Todo esto contribuye a reforzar el poder del narrador como personaje que mantiene una posición especial.

Un nuevo interrogante surge cuando se trata de decidir quién es el protagonista. El joven y barbirrojo Christoffel Gelnhausen y su amiga la posadera Libuschka llevan sobre sí la carga picaresca del relato en oposición a un severo grupo de escritores luteranos que hablan de lo que deben significar la patria y la lengua en tiempo de paz. Hay, por otra parte, referencias explícitas a los orígenes del pícaro, que habla de su triste infancia en el Spessart y de la horrible muerte de sus padres.

Esta alusión remite a un signo característico de la narrativa picaresca cuya inclusión aquí no parece casual. De ello se puede deducir que, si bien la novela no cumple escrupulosamente con el precepto de la narración autobiográfica característica del género, sí refleja una voluntad de jugar con ese rasgo y encubrirlo por medio de un narrador en primera persona que, en un tono calculadamente engañoso, no nos deja saber quién es; de dos bien conocidos pícaros que compiten con el narrador por el protagonismo del libro y de un cuidado elocuente en referirse a los orígenes de Gelnhausen. En otras ocasiones, el narrador opta por no cerrar pistas que deja a la perspicacia y erudición del lector. Así, cuando Andreas Gryphius lee ante sus compañeros su tragedia Leo Armenius, el viejo diplomático Weckherlin se felicita de que “der versuchte Frevel fürstliche Gnade finde” (62), y recuerda los peligros que, en Inglaterra, corre el rey Carlos por culpa de un tal Cromwell. Es sabido que, años más tarde, Gryphius habría de escribir otra tragedia titulada Carolus Estuardus, pero el narrador, en esta ocasión, no nos quiere decir nada, y deja escapar deliberadamente una ocasión sumamente propicia de relacionar a dos personajes anticipando los hechos. Puede así afirmarse que el ánimo de trampa que constituye un signo fundamental de la narrativa picaresca se traslada aquí a la propia relación del narrador con el lector.

Como ya dijimos antes, frente al ceñudo grupo de escritores atribulados por la situación de su país se sitúan un joven mosquetero llamado Gelnhausen y su amiga la posadera, a quien el libro llama a veces Libuschka, a veces Coraje. Son los dos únicos personajes cuya descripción física se nos ofrece, viva y colorista, en contraste con todos los demás. Importa subrayar que se trata de personajes de rasgos autónomos, al margen de su obvio parentesco con los de Grimmelshausen. La presentación de ambos está salpicada de los mismos guiños humorísticos que rodean al ambiguo “yo” del narrador, lo que subraya la importancia de la voluntad de trampa que preside la relación del autor con el lector en la intermitente concesión de claves que pudieran desvelar una identidad. Así, el mosquetero lleva un jubón verde y un sombrero de plumas que remiten de inmediato a la época en la que Simplicius Simplicissimus, vestido de idéntica guisa, era llamado el cazador de Soest; pero eso fue mucho antes de 1647, que es el año en el que transcurre la novela. Por entonces, el propio Grimmelshausen era, como el pícaro de Telgte, mosquetero y secretario de regimiento. Como Simplicius, Gelnhausen envuelve con trapos los cascos de sus caballos antes de una correría de muy dudosa legalidad. Pero la forma espléndidamente divertida en la que el mosquetero consigue acomodo para los escritores al desalojar a todos los ocupantes de una posada, pretextando transportar en sus carros a un grupo de enfermos de peste, es una proeza específica de este personaje y de esta novela, como lo son también su expedición en busca de carne que mejore lo que él considera una dieta indigna por lo austera, las mentiras habilísimas con las que convence a los escritores de la procedencia irreprochable de su
botín y su serena dignidad al verse descubierto y condenado.

Título: Encuentro En Telgte (PDF)
Autores: Günter Grass
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 107 KB
Formato: PDF

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Günter Grass - Encuentro En Telgte (PDF) Introduccion del Libro Günter Grass - Encuentro En Telgte (PDF) En 1947, recien terminada la Segunda Guerra Mundial, escritores de las dos Alemanias se reunen en Telgte para reflexionar sobre la funcion del escritor en un pais dividido y con un idioma que ha perdido su naturaleza, impregnado de violencia tras varios lustros de nazismo. El proyecto tiene antecedentes. Trescientos anos antes, tras la Guerra de los Treinta Anos, Alemania es un pais devastado y dividido, con un idioma indefinido aun y…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.