Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Gorka Eceolaza Zabalza – Duelo de reyes (PDF-EPUB)

Gorka Eceolaza Zabalza – Duelo de reyes (PDF-EPUB)

Gorka Eceolaza Zabalza – Duelo de reyes (PDF-EPUB)

Gorka Eceolaza Zabalza - Duelo de reyes (PDF-EPUB)

Gorka Eceolaza Zabalza – Duelo de reyes (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Gorka Eceolaza Zabalza – Duelo de reyes (PDF-EPUB)

Tras la victoria en la Batalla del Taquakland, Kiril, acompañado por voluntarios de los pueblos libres, emprenderá la campaña de reconquista de Jactinia y los territorios nerlingos apoyado por el ejército del Reino de Saralamath. Mientras tanto en el norte, los gemelos alkos se reencontrarán durante el ataque a Eloburgo. Tras destruir la ciudad-prisión y liberar a los elothas, Oyvind e Ingvar marcharán hacia Groningburgo haciéndose pasar por la caravana del oro que semanalmente viaja entre las minas auríferas y la capital groning.

Perlivarce y Los Quince de Klimerik acompañarán a los elothas en su travesía hasta el Bosque Ranwuhan donde buscarán un lugar seguro en el que establecerse.

A medida que el ejército de la Alianza avanza victorioso a través de Jactinia, Kiril presentirá que el destino de la guerra y el suyo propio se decidirán a las puertas de Groningburgo en una lucha contra Zornik, por lo que urdirá un plan para enfrentarse en combate singular al rey brujo.

Prólogo

Tras la épica victoria lograda por el ejército de la Alianza, Kiril y Maikel apartaron de sus corazones la pesadumbre que les acompañaba desde el día en que abandonaron, envuelta en llamas, su amada Alkoburgo. Sin embargo eran cautelosos, pues sabedores del poder de los ejércitos gronings, eran conscientes de que solamente acababan de ganar una batalla, ciertamente crucial, pero la victoria en la guerra contra Zornik era aún una lejana quimera. Kiril intuía en su foro interno que la guerra se decidiría cara a cara frente al rey brujo. Él y Zornik, solos frente a frente, Darbrethil y el poder de la Sagrada Bestia frente a las artes oscuras del gran lobo negro. Pero ese momento quedaría aplazado hasta que los ejércitos aliados llamasen a las puertas de Groningburgo. Ahora era tiempo de alegres reencuentros, nuevas presentaciones y anheladas noticias llegadas del oeste.

Tras la batalla, los capitanes del Este ordenaron dar sepultura a sus muertos, para lo cual cavaron una ancha y profunda fosa en medio de la gran pradera. Allí cubrieron los cuerpos de cientos de esmugas, luinas, alkos y norteños con la tierra de la Comarca Central de Esreghaia, y Oerlikon ofició una corta pero sentida ceremonia que concluyó con el llamamiento del venerable Senescal Adelel a la unidad del antiguo reino. El sacrificio de la sangre allí derramada y que ahora descansaba en el interior de aquel enorme túmulo nunca sería olvidada.

Incluso los corsarios, encabezados por Tirgo de Tirón, asistieron respetuosamente a la improvisada ceremonia.

Después de enterrar a los caídos, los ejércitos de Esreghaia decidieron regresar a It-sonod para celebrar allí una merecida fiesta a la que también fueron invitados los hasta ese día denostados corsarios. Kiril y Maikel, acompañados por Enna, regresaron a la capital esmuga a bordo de El Indomable, pues deseaban charlar largo y tendido con el pendenciero Falk, y éste no estaba dispuesto a regresar a pie a It-sonod pudiendo disfrutar de una agradable travesía sobre las aguas del Mar del Este. El grueso del ejército, al frente del cual cabalgaban el Senescal Adelel, Oerlikon y Gródolas, retornó al burgo por el camino de la costa.

—También vosotros me debéis una buena historia —replicó Falk tratando de escabullirse del interrogatorio al que los jóvenes alkos querían someterle—. ¡Traed un buen barril de cerveza para soltar la lengua de estos dos tímidos grumetes! — ordenó Falk a los corsarios—. Pero decidme, ¿dónde está el joven Oyvind? ¿Y quién es esa hermosa jovencita que no os quita los ojos de encima? —y Kiril se ruborizó—.

Sed breves, pero no os dejéis ningún detalle importante.

Antes de que las mejillas de Maikel se arrebolaran sonrojándose como las de su amigo, dos corsarios trajeron el barril de cerveza que Falk había demandado.

—Soy todo oídos —dijo el capitán mientras vertía el espumoso néctar en los vasos—. Pero no os extendáis en exceso, ya que pronto atracaremos en It-sonod y entonces ya no dispondremos de más tiempo para hablar de historias pasadas, pues habrá de celebrarse un Concilio de suma importancia.

Maikel bebió de un solo trago el primer vaso de cerveza siguiendo los consejos del sabio capitán y comenzó a relatar todo lo acontecido desde aquella brumosa mañana en la que el capitán Falk se despidió de ellos poniendo rumbo a Rangalpur.

Le narró la emboscada que sufrieron al anochecer en el Camino del Oeste por los sicarios que Zornik había enviado al oriente de Tierra Conocida y con los que se toparon en el Delfín Negro. Cuando Maikel contó cómo casi perdieron la vida frente a Caterziveen, la mirada del capitán se tornó triste y arrepentida, reprochándose su estúpido capricho de jugar aquella partida de kliros poniendo en peligro la vida de los tres alkos. Sin embargo, cuando supo que allí encontraron a sus hermanos perdidos del sexto clan, su corazón volvió a sonreír.

Kiril continuó el relato de Maikel, y detalló su curación, las enseñanzas de Oerlikon, el inicio del amor con sus tres hijas, la insoportable melancolía y la partida de Oyvind, su regreso a It-sonod y el reencuentro con el Senescal Adelel, Olaf y Nahelgen.

—¡Valientes pillastres! —dijo Falk con una pícara y poco tranquilizadora mirada para Kiril y Maikel mientras enjugaba su garganta con un largo trago de cerveza—.

Creo que tendré una charla con esa especie de maestro o Kliat como vosotros lo llamáis. Necesita más que vosotros una de mis lecciones, pues os aseguro que yo nunca dejaría que tres imberbes mozalbetes, sin títulos ni tierras que ofrecer en prenda, pretendiesen robarme a mis tres hijas delante de mis narices. ¡Boto a bríos que no! —y rió a carcajadas mientras los dos alkos lo contemplaban sin decir una sola palabra.

Título: Duelo de reyes (PDF-EPUB)
Autores: Gorka Eceolaza Zabalza
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 3.7 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Gorka Eceolaza Zabalza - Duelo de reyes (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Gorka Eceolaza Zabalza - Duelo de reyes (PDF-EPUB) Tras la victoria en la Batalla del Taquakland, Kiril, acompañado por voluntarios de los pueblos libres, emprenderá la campaña de reconquista de Jactinia y los territorios nerlingos apoyado por el ejército del Reino de Saralamath. Mientras tanto en el norte, los gemelos alkos se reencontrarán durante el ataque a Eloburgo. Tras destruir la ciudad-prisión y liberar a los elothas, Oyvind e Ingvar marcharán hacia Groningburgo haciéndose pasar por la…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.