Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Glen Cook – El Agua Durmiente (PDF-EPUB)

Glen Cook – El Agua Durmiente (PDF-EPUB)

Glen Cook – El Agua Durmiente (PDF-EPUB)

Glen Cook - El Agua Durmiente (PDF-EPUB)

Glen Cook – El Agua Durmiente (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Glen Cook – El Agua Durmiente (PDF-EPUB)

En aquellos días la Compañía Negra no existía, lo sé porque hubo leyes y decretos que me lo confirmaron. Y a pesar de ello, no me sentía totalmente inútil.

El estandarte de la Compañía, su capitán y teniente, su portaestandarte, y todos los hombres que la habían hecho tan terrible habían muerto y estaban enterrados vivos en el corazón de un vasto desierto de piedra. En las calles y callejones de Taglios se susurraba «Piedra reluciente», y desde las alturas, los poderosos proclamaban «Se han ido a Khatovar», convirtiendo en gran triunfo lo que habían decidido evitar durante tanto tiempo, una vez que la radisha, o la protectora, o alguna otra persona, decidiera que la gente debía creer que la Compañía había cumplido su destino.

Cualquiera lo bastante viejo como para recordar a la Compañía sabía hacer mejor las cosas. Tan solo cincuenta personas se embarcaron en la aventura de aquella llanura de la piedra reluciente. La mitad de ellos no habían pertenecido a la Compañía, y solo dos habían regresado para mentir sobre lo que había sucedido. Un tercero que había regresado para comerciar con la verdad había muerto en las guerras de Kiaulune, lejos de la capital.

Pero las mentiras de Atrapa Almas y Sauce Swan no engañaban a nadie, ni entonces ni ahora. La gente simplemente fingía creerles porque era más seguro.

Podrían haber preguntado por qué Mogaba necesitaba cinco años para conquistar una Compañía que había desaparecido, despilfarrando miles de vidas jóvenes para traer los dominios de Kiaulune al gobierno de la radisha y las retorcidas verdades de la protectora.

Podrían haber mencionado que quienes decían ser de la Compañía Negra habían resistido durante años en Atalaya después de lo ocurrido hasta que la protectora, Atrapa Almas, acabó por impacientarse tanto por su intransigencia que invirtió su propia mejor brujería en un proyecto de dos años que redujo la enorme fortaleza a polvo, escombros, y huesos blancos. Podrían haber sacado a colación estos aspectos, pero en su lugar, permanecieron en silencio. Tenían miedo, y lo tenían con razón.

El Imperio tagliano bajo el protectorado es un imperio del miedo.

Durante los años de la resistencia, un héroe desconocido se ganó el odio eterno de Atrapa Almas por sabotear la Puerta de las Sombras, la única puerta de acceso a la llanura reluciente. Atrapa Almas era la hechicera viva más poderosa. Podría haberse convertido en la Maestra de las Sombras que eclipsara a los monstruos que la Compañía había derrotado durante sus anteriores guerras en nombre de Taglio. Sin embargo, con la Puerta de las Sombras sellada, no podía evocar sombras asesinas más poderosas que las pocas decenas que había controlado cuando trabajó en su traición a la Compañía.

Ah, pero sí que podía abrir la Puerta de las Sombras. Una vez. Aunque una vez abierta, no sabía cómo cerrarla, lo que quería decir que todo lo que había dentro sería libre de salir serpenteando y comenzar a atormentar el mundo.

Lo que quería decir que para Atrapa Almas, parte de tan pocos secretos, la elección debía ser o todo o muy poco. El fin del mundo o arreglárselas para evitarlo.

Por el momento, se las está arreglando y desarrollando continuas investigaciones. Ella es la protectora. El miedo a ella inunda el imperio. No existen retos para su terror, pero incluso ella sabe que esta era de oscura concordia no puede perdurar.

El agua duerme.

En sus hogares, en los ensombrecidos callejones, en los diez mil templos de la ciudad, los nerviosos susurros nunca cesan. «El Año de los Cráneos. El Año de los Cráneos». Es una era en la que no muere ningún dios, y los que duermen se agitan sin descanso.

En sus hogares, en los ensombrecidos callejones o campos de cereales o arrozales empapados, en los pastos y bosques y ciudades tributarias, si se ve un cometa en el cielo o una tormenta fuera de estación esparce la devastación, o, particularmente, si se agita la tierra, murmuran: «El agua duerme». Y tienen miedo.

Título: El Agua Durmiente (PDF-EPUB)
Autores: Glen Cook
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 3.0 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Glen Cook - El Agua Durmiente (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Glen Cook - El Agua Durmiente (PDF-EPUB) En aquellos días la Compañía Negra no existía, lo sé porque hubo leyes y decretos que me lo confirmaron. Y a pesar de ello, no me sentía totalmente inútil. El estandarte de la Compañía, su capitán y teniente, su portaestandarte, y todos los hombres que la habían hecho tan terrible habían muerto y estaban enterrados vivos en el corazón de un vasto desierto de piedra. En las calles y callejones de Taglios…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.