Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Gayle Forman – Solo Un Año (PDF-EPUB)

Gayle Forman – Solo Un Año (PDF-EPUB)

Gayle Forman – Solo Un Año (PDF-EPUB)

Gayle Forman – Solo Un Año (PDF-EPUB)

Gayle Forman – Solo Un Año (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Gayle Forman – Solo Un Año (PDF-EPUB)

Es el mismo sueño que siempre tengo: estoy en un avión, por encima de las nubes. El avión comienza a descender, y tengo este repentino pánico porque sé que estoy en el avión equivocado, estoy viajando al lugar equivocado.

Nunca está claro a donde estoy aterrizando, en una zona de guerra, en el medio de una epidemia, en el siglo equivocado, solamente que es en un lugar en el que no debería estar. Algunas veces trato de preguntarle a la persona a mi lado a donde vamos pero nunca puedo ver una cara, nunca puedo escuchar una respuesta. Me despierto desorientado y sudoroso con el sonido del tren de aterrizaje bajando, el eco de los latidos de mi corazón latiendo. Por lo general, me toma unos minutos para orientarme, para localizar donde estoy —en un apartamento en Praga, un albergue en El Cairo— pero ni una sola vez eso se ha establecido, la sensación de estar perdido perdura.

Creo que voy a tener ese sueño. Al igual que siempre, levanto la cortina para mirar a las nubes. Siento la estacada hidráulica de los motores, el empuje hacia abajo, la presión en mis oídos, la ignición de pánico. Me giro a la persona sin rostro junto a mí, sólo que esta vez tengo la sensación de que no es un extraño. Es alguien que conozco. Alguien con quien viajo. Y eso me llena de tal intenso alivio. No podemos habernos subido ambos al avión equivocado.

—¿Sabes a dónde vamos? —le pregunto. Me inclino más cerca. Estoy casi allí, a punto de ver una cara, a punto de obtener una respuesta, a punto de descubrir a dónde es que voy…

Y entonces oigo sirenas.

Primero noté las sirenas en Dubrovnik. Estaba viajando con un chico que conocí en Albania cuando escuchamos a las sirenas pasar. Sonaban como del tipo que tienen en las películas americanas de acción, y el chico con el que estaba viajando comentó en cómo cada ciudad tenía sus propios sonidos para las sirenas.

—Ayuda porque si olvidas donde estás, siempre puedes cerrar los ojos, dejar que las sirenas te digan —me dijo. Ha pasado un año desde entonces, y me había tomado unos minutos evocar a las sirenas en casa. Eran casi musicales, abajo-arriba-abajo-arriba la, la, la, la, como alguien distraído, pero alegre, canturreando.

No es así esta sirena. Es monótona, un nyeah-nyeah, nyeah-nyeah, como el balido de ovejas eléctricas. No se vuelve más fuerte o más débil a medida que se acerca o se aleja, es sólo un muro de lamentos. Por mucho que lo intente, no puedo localizar a esta sirena, no tengo idea de dónde estoy.

Sólo sé que no estoy en casa.

Abro mis ojos. Hay luz brillante en todos lados, desde encima de mi cabeza, pero también en mis propios ojos: pequeños explosiones de alfileres que duelen como el infierno. Cierro mis ojos.

Kai. El chico con que viaje desde Tirana a Dubrovnik se llamaba Kai. Bebimos cerveza Pilsner croata en las murallas de la ciudad y luego nos reímos como cabreados en el Mar Adriático. Su nombre era Kai.

Él era de Finlandia.

El estruendo sirenas. Yo todavía no sé dónde estoy.

Las sirenas se detienen. Oigo una puerta, siento el agua en la piel. Un desplazamiento de mi cuerpo. Tengo la sensación de que es mejor mantener los ojos cerrados. Nada de esto es algo de lo que quiero ser testigo.

Pero luego mis ojos son forzados a abrirse, y hay otra luz, dura y dolorosa, como cuando has pasado demasiado tiempo mirando un eclipse solar. Saba me advirtió que no lo hiciera, pero algunas cosas son imposibles de dejar de hacer. Después, tuve un dolor de cabeza durante horas. Migraña de Eclipse. Así es como lo llaman en las noticias. Hay mucha gente que la obtuvo mirando al sol. Sé eso, también. Pero todavía no sé dónde estoy.

Hay voces ahora, como si estuvieran haciendo eco dentro de un túnel. Puedo escucharlas, pero no puedo entender lo que dicen.

—Comment vous appelez-vous? —pregunta alguien en un idioma que sé que no es mío pero que entiendo de algún modo. ¿Cuál es tu nombre?

—¿Puedes decirnos tu nombre? —la pregunta otra vez en otro idioma, tampoco el mío.

—Willem de Ruiter. —Esta vez es mi voz. Mi nombre.

—Bien. —Es una voz de hombre. Cambia de nuevo al otro idioma. Francés. Dice que dije mi propio nombre bien, y me pregunto cómo es que él sabe eso. Por un segundo pienso que es Bram quien habla, pero a pesar de lo confuso que estoy, me doy cuenta que eso no es posible. Bram nunca aprendió francés…

Título: Solo Un Año (PDF-EPUB)
Autores: Gayle Forman
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 3.0 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Gayle Forman – Solo Un Año (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Gayle Forman – Solo Un Año (PDF-EPUB) Es el mismo sueño que siempre tengo: estoy en un avión, por encima de las nubes. El avión comienza a descender, y tengo este repentino pánico porque sé que estoy en el avión equivocado, estoy viajando al lugar equivocado. Nunca está claro a donde estoy aterrizando, en una zona de guerra, en el medio de una epidemia, en el siglo equivocado, solamente que es en un lugar en el que no debería…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.