Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Ernest Hemingway – Adiós A Las Armas (PDF)

Ernest Hemingway – Adiós A Las Armas (PDF)

Ernest Hemingway – Adiós A Las Armas (PDF)

Ernest Hemingway - Adiós A Las Armas (PDF)

Ernest Hemingway – Adiós A Las Armas (PDF)

Introduccion del Libro Ernest Hemingway – Adiós A Las Armas (PDF)

Es una novela del escritor estadounidense Ernest Hemingway, publicada en 1929. Su título está tomado de un verso del poeta del siglo XVI George Peele.

Argumento

Narra una historia de amor entre el soldado joven e idealista llamado Frederick Henry con la enfermera Catherine Barkley en la Italia de la Primera Guerra Mundial.

La novela es en su mayor parte autobiográfica. Ernest Hemingway realmente fue conductor de ambulancias voluntario en el ejército italiano, fue herido en las piernas y conoció a una enfermera viviendo una historia similar de amor. Esto le permitió usar sus recuerdos para crear un relato bélico crudo y realista, con descripciones de lugares y acontecimientos muy superior, a lo que lleva al protagonista a tener problemas para alejarse de las armas.

Hemingway tuvo serias dificultades para escribir el final de la novela y, según confesó en 1958 en una entrevista a The Paris Review, reescribió las últimas palabras de Adiós a las armas 47 veces antes de darse por satisfecho como queda claro en la edición que Scribner ha sacado en julio de 2012, que los contiene todos más borradores de otras partes de la novela.

Apareció primero en Scribner’s Magazine, mensuario que pertenecía a la editorial del mismo nombre, que publicó la novela en septiembre de 1929, con una tirada aproximada de 31.000 ejemplares. En la revista, apareció en los números de mayo a octubre.

Las imprecaciones de lenguaje procaz que usaba en la novela fueron reemplazadas por guiones o rayas, pero se han preservado al menos dos ejemplares en los que Hemingway escribió, sobre los guiones, las palabras censuradas.

Prólogo

Aquel año, al final del verano, vivíamos en una casa de un pueblo que, más allá del río y de la llanura, miraba a las montañas. En el lecho del río había piedrezuelas y guijarros, blancos bajo el sol, y el agua era clara y fluía, rápida y azul, por la corriente.

Las tropas pasaban por delante de la casa y se alejaban por el camino, y el polvo que levantaban cubría las hojas de los árboles. Los troncos también estaban polvorientos y, aquel año en que las hojas habían caído tempranamente, veíamos cómo las tropas pasaban por el camino, el polvo que levantaban; la caída de las hojas, arrancadas por el viento; los soldados que pasaban, y de nuevo, bajo las hojas, el camino solitario y blanco.

La llanura estaba cubierta de cosechas. Había muchos vergeles y, en el horizonte, las montañas se destacaban pardas y desnudas. En ellas, todavía se combatía y, al atardecer, veíamos los relámpagos de verano; sin embargo, las noches eran frescas y no se tenía la impresión de que amenazara tempestad.

Algunas veces, en la oscuridad, regimientos y camiones arrastrados por tractores pasaban bajo nuestras ventanas. Durante la noche el movimiento era intenso. Por el camino pasaban gran cantidad de mulos, llevando a cada lado cajas de municiones en sus albardas, y camiones que transportaban soldados; y en todo este ir y venir otros camiones cubiertos por un toldo circulaban más lentamente. También pasaban durante el día, arrastrados por tractores, grandes cañones. Estaban totalmente recubiertos de ramas verdes; pámpanos y un espeso follaje cubrían igualmente los tractores. Al norte, en el fondo del valle, podíamos ver un bosque de castaños y, detrás, otra montaña, a nuestro lado del río. También se luchaba en esta montaña, pero sin resultado, y en otoño, cuando aparecieron las lluvias, las hojas de los castaños empezaron a caer y no se vio nada más que ramas desnudas y troncos ennegrecidos por la lluvia. Los viñedos aparecían completamente desnudos, y todo estaba húmedo y pardo, aniquilado por el otoño. La niebla se levantaba sobre el río y las nubes cubrían las montañas, y los camiones hacían saltar el barro sobre el camino, y los soldados, bajo sus capotes, estaban empapados y cubiertos por el lodo. Sus fusiles también estaban mojados y, bajo sus uniformes, llevaban dos cartucheras de cuero, colgadas a sus cinturones, y estas bolsas de piel gris repletas de cargadores de largos y delgados cartuchos de 6,5 milímetros, hinchaban hasta tal punto sus capotes, que todos estos soldados que pasaban a lo largo del camino parecían estar embarazados de seis meses.

Pequeños vehículos circulaban a gran velocidad. Muchas veces un oficial iba sentado al lado del chofer y otras en el asiento posterior. Estos coches levantaban más barro que los camiones, y si uno de los oficiales de detrás era pequeño, tan pequeño que sólo se le podía divisar el casco, y estaba sentado entre dos generales y su espalda era estrecha, y si el vehículo corría a toda velocidad, entonces había muchas posibilidades de que fuese el rey. Este residía en Udine y circulaba de este modo casi cada día para ver cómo iban las cosas. Y las cosas iban muy mal.

Al llegar el invierno, una lluvia persistente empezó a caer, y la lluvia trajo el cólera.

Finalmente fue contenido y, a fin de cuentas, sólo ocasionó siete mil muertos en el ejército…

Título: Adiós A Las Armas (PDF)
Autores: Ernest Hemingway
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 581 KB
Formato: PDF

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Ernest Hemingway - Adiós A Las Armas (PDF) Introduccion del Libro Ernest Hemingway - Adiós A Las Armas (PDF) Es una novela del escritor estadounidense Ernest Hemingway, publicada en 1929. Su título está tomado de un verso del poeta del siglo XVI George Peele. Argumento Narra una historia de amor entre el soldado joven e idealista llamado Frederick Henry con la enfermera Catherine Barkley en la Italia de la Primera Guerra Mundial. La novela es en su mayor parte autobiográfica. Ernest Hemingway realmente fue conductor de ambulancias voluntario…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.