Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Eric Griffin – Camada de Fenris (PDF-EPUB)

Eric Griffin – Camada de Fenris (PDF-EPUB)

Eric Griffin – Camada de Fenris (PDF-EPUB)

Eric Griffin - Camada de Fenris (PDF-EPUB)

Eric Griffin – Camada de Fenris (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Eric Griffin – Camada de Fenris (PDF-EPUB)

Karin Jarlsdottir apenas consiguió zafarse del racimo de cornamentas que apuntaban a su cabeza. El cuerpo del venado la hizo a un lado de un empujón, abriéndose camino, a punto de hacerle perder el equilibrio. La cabeza de la bestia se agachó para despejar el pórtico, aprovechando su impulso para irrumpir en el largo cobertizo abovedado, donde se desató una repentina conmoción entre los cocineros, cerdos y gallinas que lo ocupaban.

Karin lo siguió, sin dejar de sacudir la cabeza, incrédula. Escrutó el alboroto, plantada ante el umbral.

—Dieciocho puntas —musitó—. Juro que si no tiene dieciocho puntas, no tiene ninguna. ¡Bien hecho, Thijs! Es, con mucho, la pieza más orgullosa del día.

La cornamenta se giró hacia ella de nuevo y se inclinó, como si le agradeciera el cumplido. Bajo la lasa cabeza del ciervo, pudo ver la feroz sonrisa lupina del cazador.

Thijs rivalizaba en magnificencia con el espécimen que se había cobrado. Cuando su espalda no se encontraba encorvada bajo el peso de un venado, se erguía hasta alcanzar los dos metros ochenta de altura.

—Bueno, si eres tan testarudo que no quieres que nadie te ayude a descargarlo, déjame al menos que te ayude a colgarlo —dijo Karin. Cogió una cuerda de un montón que había junto a la puerta y, tras desenrollarla, lanzó un extremo por encima y alrededor de las vigas del techo—. Además, ¿cuánto tiempo te has pasado cargando con este monstruo? Ahora quieto, a ver si puedo desatarlo.

—Diez kilómetros, más o menos —gruñó Thijs, antes le exhalar un largo suspiro de alivio cuando la cuerda lo liberó del peso que doblegaba su espalda. Se irguió y se estiró a placer, tensando todos los músculos.

¿Diez kilómetros con un ciervo de ciento cincuenta kilos a la espalda? A Karin ya le dolían los hombros con sólo pensarlo. Si ella hubiese tenido que sufrir tamaña ordalía, necesitaría mucho más que un simple estiramiento para volver a enderezarse.

Claro que aquello no era algo que Thijs necesitase saber.

—Y no es cabezonería —protestó el hombretón—. El día que deje que los cachorros carguen con mis piezas hasta el túmulo, bueno, ese día empezarán a ofrecerse para cortarme la carne.

Karin izó el colosal cadáver con una facilidad que desmentía su frágil físico. Su cuerpo era atlético y nervudo, imbuido de una energía perentoria. Poseía la misma sensualidad que el salto de un gran felino, la gracia del martillo que cae con absoluta puntería. Poder al que se sumaba la precisión y la voluntad.

Karin tenía poco más de veinte años, pero el manto de la autoridad descansaba cómodamente sobre sus hombros. Se sentía igual de a gusto repartiendo elogios o interpretando la ley que dando órdenes. Su aspecto ofrecía la curiosa combinación de los arreos de dos milenios muy distintos. Karin exhibía la tradicional trenza del guerrero, un símbolo de honor directamente extraído del siglo XIX, que le llegaba a la mitad de la espalda. Sobre su pecho pendía el Mjolnir, el colgante que simbolizaba la cruz-martillo de Tor, engarzado en una tira de cuero. Su chaqueta de piel, no obstante, hacía gala del corte más contemporáneo, directamente salida de las tiendas de Florencia. Cubría una camisa de malla, compuesta por una filigrana de anillos forjados a partir de una moderna aleación muy ligera. Los faldones de la camisa colgaban sobre un par de pantalones vaqueros que presentaban varios desgarros y manchas de verdín a la altura de las rodillas. El batiburrillo quedaba rematado por un par de míticas Botas de Siete Leguas.

Karin anudó con pericia el cabo suelto de la cuerda, consciente de los ojos que no se perdían detalle de sus movimientos, aunque sin sentirse molesta por ello. El venado colgaba cabeza abajo, con su majestuosa cornamenta casi arañando el suelo.

Con una garra, la joven imprimió la runa de Thijs en el pelaje que cubría el entrecejo del animal.

Título: Camada de Fenris (PDF-EPUB)
Autores: Eric Griffin
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 944 KB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Eric Griffin - Camada de Fenris (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Eric Griffin - Camada de Fenris (PDF-EPUB) Karin Jarlsdottir apenas consiguió zafarse del racimo de cornamentas que apuntaban a su cabeza. El cuerpo del venado la hizo a un lado de un empujón, abriéndose camino, a punto de hacerle perder el equilibrio. La cabeza de la bestia se agachó para despejar el pórtico, aprovechando su impulso para irrumpir en el largo cobertizo abovedado, donde se desató una repentina conmoción entre los cocineros, cerdos y gallinas que lo ocupaban. Karin…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.