Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Elsa Osorio – La capitana (PDF-EPUB)

Elsa Osorio – La capitana (PDF-EPUB)

Elsa Osorio – La capitana (PDF-EPUB)

Elsa Osorio - La capitana (PDF-EPUB)

Elsa Osorio – La capitana (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Elsa Osorio – La capitana (PDF-EPUB)

La novela nos narra la historia de la activista política argentina Mika Feldman de Etchebéhère(1902-1992), conocida por el sobrenombre de La Capitana pues fue la única mujer extranjera que alcanzó ese grado militar en el ejército republicano durante la Guerra Civil Española, al mando de una compañía del POUM. Aunque se nos cuentan otros hechos de su vida (su infancia en el seno de una familia judía emigrada desde Rusia, sus estudios universitarios y su iniciación política, sus viajes por la Patagonia y por Europa en los años 20 y su retiro en París desde 1945 hasta su muerte), el núcleo central de la novela narra sus episodios primero como miliciana y luego como capitana en los frentes de Atienza (donde morirá su marido, el también argentino Hipólito Etchebéhère), Sigüenza, Madrid, Pineds de Húmera y Cerro de Ávila. Su brillante carrera militar cesa bruscamente en abril del 37 cuando es detenida en Madrid acusada de trotsquista y enemiga de la República. Aunque es pronto liberada gracias a la ayuda de sus amigos, nunca más se le permitirá volver a las trincheras ni a participar en ninguna actividad militar. Ahí se acaban sus años de gloria.

Prólogo

Nadie se lo pide, nadie lo pretende, pero allí está Mika, en la noche oscura, montando guardia en el cerro, al igual que otros en el campo y en las inmediaciones de la ciudad de Sigüenza.

Un temblor la sacude cuando distingue los puestos del enemigo, cada vez más cerca. También los fascistas apilan piedras, pero detrás tienen poderosas ametralladoras, y ellos ¿qué?: una miseria de fusiles, unos pocos cañones, dinamita y bombas caseras.

Los altos mandos han ordenado resistir el mayor tiempo posible para bloquear a las tropas de los rebeldes e impedir que entren en Madrid. Mika duda de que envíen refuerzos, como prometieron. Les ha tocado este hoyo maldito, el peor lugar. Piensa que es un combate perdido de antemano; sin embargo, esta tarde, cuando sintió que el —Si nos fuéramos ahora de Sigüenza, dirían que tenemos miedo. Los milicianos
del POUM no somos cobardes.

Una palabra eficaz. ¿Cobardes? No, ellos tienen cojones, resistirán. Pero ¿cómo?, ¿qué podrán hacer sólo con voluntad, por mucha pasión revolucionaria que tengan, contra los aviones de los fascistas, contra soldados mejor armados y entrenados para la guerra?

Tendrá que hablar con el comandante, exigirle que ordene la evacuación de la ciudad o encuentre con urgencia los refuerzos para defenderla. ¿Exigirle Mika a un comandante del Ejército, a un militar de carrera, ella que todo lo ignora sobre asuntos militares?

Sí, porque ya no es sólo que no les falte abrigo o comida, como antes, ahora se siente responsable del destino de sus milicianos.

¿Mis milicianos?, se sorprende. Cuánto tiempo ha pasado de aquella incomodidad de los primeros días ante estos combatientes tan poco parecidos a los militantes internacionalistas a los que Mika estaba acostumbrada. ¿Dos, tres meses? Tres siglos.

El tiempo se cuenta distinto en la guerra.

¿Fue aquella noche en el cerro? ¿Qué día, qué situación, qué hecho, qué batalla te hizo capitana, Mika?

¿Fue cuando requeriste al emisario fascista un pliego firmado con las condiciones de la rendición? Por él supiste que te identificaban como una mujer peligrosa que mandaba entre los rojos.

¿Fue cuando honraron a tu columna con la Internacional por su desempeño en la batalla de Moncloa? ¿Cuando la bomba te sepultó y sin embargo lograste sobrevivir? ¿Cuando en Pineda de Húmera encontraste la manera de resistir catorce horas a los ataques? Ya tenías los galones en la capa cuando les dabas a tus hombres el jarabe para la tos en las trincheras, entre el silbido de las balas.

Y aun antes, ¿qué te llevó a luchar en España, tan lejos de donde naciste, a entregarte tan íntegramente a esa guerra, a hacerla tan tuya que los mismos milicianos te eligieron capitana?

Los pueblos vecinos están cayendo en manos del enemigo, pero para extender el frente les haría falta diez veces más armas, y el triple de milicianos. Ellos deben resistir en Sigüenza, defenderla calle a calle, compañeros, dice el comandante, y mantener las posiciones en los alrededores de la ciudad.

Y llega esa mañana agujereada por las ametralladoras y los chillidos de mortero.

Y al día siguiente los aviones de los fascistas, tres y otros tres, y más. Mika cuenta veintitrés. Un alarde de poder. La estación de tren donde está el cuartel del POUM no la tocan, buscan la ciudad, un barrio al azar, el hospital, y las carreteras donde se concentran los grupos de combatientes. Cuerpos destrozados. Cientos de víctimas, civiles y milicianos.

Hay que resistir y esperar refuerzos. Esperar. Y en la espera, Mika organiza, habla, sostiene, crece. Y se entrena con el flamante mosquetón que le regaló el sargento López dos días después de la batalla de Atienza.

—Es para ti —le dijo López y puso el lustroso fusil en sus brazos—. Te aliviará la pena, te cambiará las ideas. Aprende a usarlo y no te separes de él.

Y no se separa, ya ha aprendido a tirar…

Título: La capitana (PDF-EPUB)
Autores: Elsa Osorio
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 2.2 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Elsa Osorio - La capitana (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Elsa Osorio - La capitana (PDF-EPUB) La novela nos narra la historia de la activista política argentina Mika Feldman de Etchebéhère(1902-1992), conocida por el sobrenombre de La Capitana pues fue la única mujer extranjera que alcanzó ese grado militar en el ejército republicano durante la Guerra Civil Española, al mando de una compañía del POUM. Aunque se nos cuentan otros hechos de su vida (su infancia en el seno de una familia judía emigrada desde Rusia, sus estudios universitarios y su…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.