Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Elísabet Benavent – Martina En Tierra Firme (PDF-EPUB)

Elísabet Benavent – Martina En Tierra Firme (PDF-EPUB)

Elísabet Benavent – Martina En Tierra Firme (PDF-EPUB)

Elísabet Benavent - Martina En Tierra Firme (PDF-EPUB)

Elísabet Benavent – Martina En Tierra Firme (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Elísabet Benavent – Martina En Tierra Firme (PDF-EPUB)

Martina ha roto radicalmente su comunicación con Pablo y ha dejado El Mar. Se ha dado cuenta de que se ha dejado llevar por alguien que es emocionalmente frenético y que ni siquiera ha solucionado su matrimonio fracasado. Sin embargo, no es tan fácil huir y Martina lo sabe; algo está cambiando en su interior y no tiene el valor de afrontarlo. Tiene que tomar una decisión y está en juego su futuro. Y mientras Martina busca su lugar en tierra firme, su horizonte, sus decisiones van en paralelo a las de sus amigas, Amaia y Sandra, y las tres avanzan juntas hacia el futuro.

Prólogo

No sabía explicar qué era lo que me pasaba. Paradojas de la vida. Yo, tan cuadriculada, tan robotizada…, como si hubiera sufrido un jodido cortocircuito en el centro mismo de mi placa base. No sabía de dónde salía todo aquel desánimo y, por eso mismo, era incontrolable. Me repetía sin cesar que solo había sido una discusión, bueno…, una ida de olla incontrolable de una Martina irrefrenable y visceral salida de la nada. Mi primer encuentro con ella se había saldado con una… ¿ruptura? No me caía especialmente bien esa versión de mí misma gritona, llorica e irresponsable que abandonaba su puesto de trabajo porque «su novio» le había mentido. Siguiente paso: amordazar a esa Martina y solucionar el asunto. Chimpúm. ¿Y ya está? Uhmm…, no.

No era tan sencillo. Y como dicen que uno debe preocuparse solamente de aquellos problemas que tienen solución y yo a aquello no se la encontraba, me convencía de que en realidad Pablo solo era un chico al que olvidaría. Había sido crónica de una muerte anunciada, una desilusión previsible que un día se iría. Pero… había algo más allí. Supongo que había cruzado una frontera de mí misma que no tenía vuelta atrás.

Cuando descubres a qué sabe algo que habías mantenido lejos por miedo a que te gustase demasiado…, es imposible olvidar su sabor.

Además, algo crecía en el aire, haciéndolo más denso. Algo que me hacía no ser yo. Una Martina desconocida no nace de la nada para gritar, llorar, sollozar y golpear a Pablo porque no le ha contado que un día se casó con una chica preciosa con la que nunca terminó de romper. Algo había empujado a esa Martina a nacer. ¿Los nuevos sentimientos que despertaba Pablo? No. No habría dado un salto tan grande. ¿Estrés?

No, estaba habituada a dominarlo. Era otra cosa. Algo que hacía totalmente inconcebible la idea de ir a El Mar, trabajar con normalidad y después pedirle a Pablo todas las explicaciones que necesitaba para ir rellenando los vacíos que aquel descubrimiento había dejado en nuestra historia. Joder…, cada vez que recordaba a Malena apoyada en el coche, hablándome de su relación con Pablo, me quería morir.

Tan guapa. Tan segura de sí misma mientras hablaba. Con tanto vivido. Tan diferente a Martina Cara de Palo.

—Puedes creerme y no, Martina. Y no te digo que Pablo sea mala persona… pero lo arrasa todo a su paso y cuando se va, no queda nada. Y créeme…, siempre se va.

Te lo dice su mujer. No eres la primera con la que cree encontrar el amor después de lo nuestro.

Fue como si alguien viniera a susurrarme al oído algo que yo siempre sospeché. A día de hoy creo que se juntaron muchas cosas: mi terror a darme a otra persona, mi pragmatismo en guerra con su romanticismo, el shock de saber que algo no funcionaba como debería en mi interior…, ese ALGO que me pesaba dentro y que se tornaba monstruoso por las noches, alimentándose de ansiedad hasta llenar el último recodo de mi ser.

A pesar de no haberlo experimentado antes, creí que lo que me pasaba era que la tristeza me vagaba por las venas; por eso me dormía a las nueve de la noche y no despertaba hasta los primeros claros de la mañana. Creí que estaba cansada de sentir, porque era algo casi nuevo que me tenía agotada. Siempre tenía sueño pero con mi recién estrenada debilidad emocional siempre soñaba con él, prefería dormir para poder creer durante un rato que había un mundo en el que no existía la decepción y en el que Martina no era tan cuadriculada ni Pablo se dejaba llevar por la pasión del momento para tomar sus decisiones. Un mundo en el que yo no me había puesto como una auténtica loca por algo que, quizá, hubiéramos podido aclarar con un diálogo civilizado. Decepción y vergüenza…, buena mezcla.

Me dolía todo, hasta el alma y la cabeza, de tanto repetirme que era una tontería encontrarme tan mal por un hombre al que casi ni conocía. Y cada mañana al despertar el cuerpo me decía, sencillamente, que no podía ni levantarse, que se resistía a ser adulto, responsable y consecuente. Yo solo quería acurrucarme y dormir. Ahora sé que lo que me pasaba era normal pero entonces pensaba que o había enloquecido o me estaba muriendo. Por el amor de Dios…, con lo práctica que fui siempre. La adolescencia se me vino encima a los treinta años.

Una mañana me levanté, desayuné, me mareé y vomité el café, la fruta y un montón de corazones a medio digerir. El amor se me indigestaba, por lo visto. Maldito Pablo. Estaba en todas partes, incluso dentro de mí misma. Y para mi más profunda decepción, aún no han comercializado nada similar a la sal de frutas emocional.

Le dije a Amaia que estaba volviéndome loca. Se lo dije sentada en la cama, tratando de explicarle por qué no podía ir a trabajar, por qué no me levantaba, por qué ni siquiera quería hablar.

Título: Martina En Tierra Firme (PDF-EPUB)
Autores: Elísabet Benavent
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 2.9 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Elísabet Benavent - Martina En Tierra Firme (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Elísabet Benavent - Martina En Tierra Firme (PDF-EPUB) Martina ha roto radicalmente su comunicación con Pablo y ha dejado El Mar. Se ha dado cuenta de que se ha dejado llevar por alguien que es emocionalmente frenético y que ni siquiera ha solucionado su matrimonio fracasado. Sin embargo, no es tan fácil huir y Martina lo sabe; algo está cambiando en su interior y no tiene el valor de afrontarlo. Tiene que tomar una decisión y está…

Review Overview

0%

User Rating: 4.7 ( 1 votes)
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.