Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 2 » Edgar Rice Burroughs – Un Guerrero De Marte (PDF)

Edgar Rice Burroughs – Un Guerrero De Marte (PDF)

Edgar Rice Burroughs – Un Guerrero De Marte (PDF)

Edgar Rice Burroughs - Un Guerrero De Marte (PDF)

Edgar Rice Burroughs – Un Guerrero De Marte (PDF)

Introduccion del Libro Edgar Rice Burroughs – Un Guerrero De Marte (PDF)

Correspondía a Jason Gridley de Tarzana, descubridor de la Onda Gridley, el mérito de haber establecido comunicación por radio entre Pellucidar y el mundo exterior.

Tuve la buena suerte de visitar con frecuencia su laboratorio en la época en que llevaba a cabo sus experimentos y, además, de recibir sus confidencias, de ahí que fuera plenamente consciente de que al tiempo que confiaba en establecer comunicación con Pellucidar apuntaba hacia logros todavía más sorprendentes: deambulaba por el espacio tratando de establecer contacto con otro planeta; ni siquiera intentó negar que la meta que satisfaría su ambición era la de establecer comunicación por radio con Marte.

Gridley había construido un sencillo aparato automático que lanzaba señales intermitentemente y registraba todo lo que se recibiera durante su ausencia.

Durante un espacio de tiempo de cinco minutos, la Onda Gridley lanzó al éter una simple señal codificada formada por dos letras: «J. G.», produciéndose a continuación una pausa de diez minutos. Hora tras hora, día tras día, una semana después de otra, estos silenciosos e invisibles mensajeros corrieron hacia los últimos rincones del espacio infinito, y después de que John Gridley salió de Tarzana para embarcarse en su expedición de Pellucidar, me encontré arrastrado a su laboratorio por el señuelo de las inquietantes posibilidades que ofrecía su sueño, así como por la promesa que le había hecho de que me ocuparía, de vez en cuando, de comprobar que el aparato funcionaba debidamente y de examinar los instrumentos de registro para ver si había alguna indicación de que las señales hubieran sido recibidas y contestadas.

Mi íntima asociación con Gridley me había permitido obtener unos conocimientos bastante buenos sobre el funcionamiento de sus aparatos y suficientes sobre el código Morse como para permitirme recibir mensajes con una precisión y una velocidad satisfactorias.

Pasaban los meses y el polvo se iba acumulando por todas partes, excepto en las piezas móviles del aparato de Gridley, y la blanca cinta del receptor telegráfico que debería recibir cualquier señal de respuesta seguía conservando su virginal pureza.

Entonces hice un breve viaje a Arizona.

Después de una ausencia de diez días, más o menos, lo primero que me preocupó fue revisar el laboratorio de Gridley y los instrumentos que me había confiado. Penetré en la familiar sala y encendí las luces convencido de que sólo encontraría la misma falta de respuesta a la que ya me había acostumbrado.

A decir verdad, la esperanza de éxito no había arraigado profundamente en mi interior y tampoco Gridley se sentía muy optimista: lo que hacía era un simple experimento.

Consideró que valía la pena el esfuerzo y yo, por mi parte, pensé que también valía la pena prestarle cuanta ayuda pudiera, por pequeña que fuera.

De ahí que me sintiera invadido por una sensación de asombro, que alcanzó la magnitud de una descarga eléctrica cuando vi en la cinta del receptor las conocidas marcas de los puntos y las rayas del código.

Ni que decir tiene que me daba cuenta de que quizá algún otro investigador hubiera duplicado el descubrimiento de Jason de la Onda Gridley y el mensaje tuviera su origen en la Tierra o, tal vez, podía ser un mensaje del propio Jason en Pellucidar. Sin embargo, cuando lo descifré acabé con todas las dudas. Era de Ulysses Paxton, capitán que fue de la Infantería de los Estados Unidos, quien, milagrosamente transportado desde el campo de batalla de Francia hasta el seno del gran Planeta Rojo, se había convertido en la mano derecha de Ras Thavas, el cerebro maestro de Marte, y más tarde en esposo de Valla Dia, hija de Kor San, jeddak de Duhor.

Por decirlo en pocas palabras, el mensaje explicaba que en Helium se venían recibiendo misteriosas señales desde hacía meses y, aun cuando no habían sido capaces de descifrarlas, tenían la sensación de que procedían de Jasoom, nombre con el que el planeta Tierra es conocido en Marte.

Como John Carter no estaba en Helium, un astronauta veloz había sido enviado a Duhor con la petición urgente de que Paxton regresara de inmediato a las ciudades gemelas para tratar de determinar si verdaderamente las señales que se estaban recibiendo tenían su origen en el planeta que le había visto nacer.

A su llegada a Helium, Paxton reconoció al instante las señales de código Morse y despejó las dudas de los científicos marcianos de que en la búsqueda de la solución de las intercomunicaciones entre Jasoom y Barsoom se había logrado ya, por lo menos, algo tangible…

Título: Un Guerrero De Marte (PDF)
Autores: Edgar Rice Burroughs
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 603 KB
Formato: PDF

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Edgar Rice Burroughs - Un Guerrero De Marte (PDF) Introduccion del Libro Edgar Rice Burroughs - Un Guerrero De Marte (PDF) Correspondía a Jason Gridley de Tarzana, descubridor de la Onda Gridley, el mérito de haber establecido comunicación por radio entre Pellucidar y el mundo exterior. Tuve la buena suerte de visitar con frecuencia su laboratorio en la época en que llevaba a cabo sus experimentos y, además, de recibir sus confidencias, de ahí que fuera plenamente consciente de que al tiempo que confiaba en establecer comunicación…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.