Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Elmore Leonard – Raylan (PDF-EPUB)

Elmore Leonard – Raylan (PDF-EPUB)

Elmore Leonard – Raylan (PDF-EPUB)

Elmore Leonard - Raylan (PDF-EPUB)

Elmore Leonard – Raylan (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Elmore Leonard – Raylan (PDF-EPUB)

Raylan Givens tenía en la mano una orden judicial contra un traficante de marihuana conocido como Ángel Arenas, de cuarenta y siete años, nacido en Estados Unidos, pero cien por cien hispano.

—Lo conocí un día, cuando estaba de guardia en los juzgados de Miami —dijo Raylan—. Lo trincaron por vender cat, esa planta árabe que mastica la gente para colocarse.

—Tampoco coloca tanto —contestó Rachel Brooks, sentada en el asiento del copiloto del SUV, con el sol de la mañana asomando a sus espaldas—. El cat está empezando a ponerse de moda. Se cultiva en California y la consumen mucho en San Diego los africanos de verdad.

—La buena es la que se ha recogido el mismo día —dijo Raylan—. Da un subidón que dura el día entero.

—Tengo amigos que la toman de vez en cuando. Nunca se ponen tontos. Solo se divierten y están de buen rollo.

—Flipan un poco —dijo Raylan.

—¿Cuánto le cayó a Ángel?

—Cumplió treinta y seis meses de cuarenta y volvió a vender hierba. Violó la condicional. Por lo visto hizo un pacto. Ese rastafari que dirige la iglesia intercedió por él.

—«El Templo de J. C. el Hermoso y el Pacificador» —señaló Rachel—. Sí, se llama Israel Fendi, lleva rastas y es jamaicano de origen etíope. ¿Él también estaba en el negocio?

—¡Qué va! Pero un colgado delató a Ángel para que lo soltaran. Jura que Ángel recibió un pedido ayer por la noche. Yo no me creo que vayamos a encontrarlo sentado encima de su cargamento.

Tim Gutterson, que iba detrás, habló por primera vez.

—Esta vez le caerán veinte años —dijo. Iba revisando un expediente con fotos de Ángel Arenas—. ¡Mira qué careto tan sonriente! No parece un delincuente armado y peligroso.

—Nunca va armado, que yo sepa —dijo Raylan—. Y tampoco lleva matones armados.

Circulaban por el este de Kentucky, camuflados en el SUV detrás de los coches patrulla, por la orilla de un lago que cruzaba la frontera de Tennesse serpenteando como un río. Minutos antes de las seis llegaron a Cumberland Inn.

Los cuatro agentes de los coches patrulla vieron que Raylan y sus compañeros se ponían los chalecos antibalas debajo de la chaqueta del uniforme de la policía judicial y se ajustaban las armas en los costados. Raylan dijo que no creía que Ángel ofreciera resistencia, aunque nunca se sabía a ciencia cierta.

—Si oís disparos, venid corriendo, ¿entendido? —ordenó Raylan.

—¿Quieres que reventemos la puerta? —preguntó uno de los agentes.

—Ya sé que lo estáis deseando, pero prefiero pasar por recepción y pedir una llave —contestó Raylan.

Tuvieron que aguantar el tirón de orejas del policía judicial que había trabajado en las minas de carbón de Harlan County, pero que hablaba y se comportaba como un servidor del orden. Estaban a punto de verlo irrumpir en la habitación de un motel para detener a un delincuente fugitivo sin sacar el arma.

Solo se oía el zumbido del aire acondicionado. El sol que entraba por las ventanasse había acostado en la cama revuelta, aunque la colcha estaba echada por encima delas sábanas y las almohadas. Raylan miró a Rachel y señaló con la cabeza hacia la cama. Se acercó a la puerta del cuarto de baño, que estaba entornada, y escuchó un momento antes de abrirla.

La cabeza de Ángel Arenas reposaba en el borde de la bañera, sumergida hasta más allá de la barbilla, con el pelo flotando y los ojos cerrados, desnudo y tendido en el agua llena de cubitos de hielo que empezaba a teñirse de rosa.

—¿Ángel? —dijo Raylan. Al no obtener respuesta se arrodilló junto a la bañera y buscó el pulso de Ángel en la garganta—. Se está congelando, pero aún respira — dijo. Y oyó la voz de Rachel a su espalda:

—Raylan, la cama está llena de sangre. Parece como si hubiera estado matando pollos —dijo Rachel. Y al ver a Ángel contuvo la respiración y exclamó—: ¡Ay, Dios mío!…

Título: Raylan (PDF-EPUB)
Autores: Elmore Leonard
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 1.2 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Elmore Leonard - Raylan (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Elmore Leonard - Raylan (PDF-EPUB) Raylan Givens tenía en la mano una orden judicial contra un traficante de marihuana conocido como Ángel Arenas, de cuarenta y siete años, nacido en Estados Unidos, pero cien por cien hispano. —Lo conocí un día, cuando estaba de guardia en los juzgados de Miami —dijo Raylan—. Lo trincaron por vender cat, esa planta árabe que mastica la gente para colocarse. —Tampoco coloca tanto —contestó Rachel Brooks, sentada en el asiento del copiloto del SUV, con el sol…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.