Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Craig Johnson – Los mocasines de otro hombre (PDF-EPUB)

Craig Johnson – Los mocasines de otro hombre (PDF-EPUB)

Craig Johnson – Los mocasines de otro hombre (PDF-EPUB)

Craig Johnson - Los mocasines de otro hombre (PDF-EPUB)

Craig Johnson – Los mocasines de otro hombre (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Craig Johnson – Los mocasines de otro hombre (PDF-EPUB)

—Dos más.

Cady me miraba sin decir nada.

Llevábamos así una semana. Habíamos llegado a un punto muerto, y ella estaba satisfecha con sus progresos. Yo no. El fisioterapeuta del Hospital Universitario de Pennsylvania, en Filadelfia, me había advertido de que esto podía suceder. No es que mi hija fuera perezosa, era algo mucho peor: estaba aburrida.

—¿Dos más?

—Ya te he oído… —Cady se dio un tirón de los pantalones cortos y evitó mi mirada—. Tu voz es difícil de ignorar.

Me acodé en una rodilla y me llevé el puño al mentón, retrocedí un poco en el banco de abdominales y eché un vistazo a mi alrededor. No estábamos solos. Había un chico con una camiseta del Quarterback Club de Durant que estaba intentando levantar sus sesenta y cinco kilos de peso en una de las máquinas del gimnasio. No sabría decir qué pintaba allí, pues no había televisores ni era un gimnasio tan pijo como el del piso de abajo. De hecho yo entendía todos los aparatos… básicamente porque no hacía falta enchufarlos, pero no podía dejar de preguntarme qué hacía él allí. Quizá se debía a la presencia de Cady.

—Dos más.

—Que te den.

El chaval se rio por lo bajo y yo me quedé mirándolo. Luego me giré hacia mi hija. Eso era algo positivo: a veces la rabia ayudaba a que terminara antes, a pesar de que me privaba del lujo de la conversación durante el resto de la noche. Hoy no me importaba, ella había quedado para cenar y luego tenía que volver a casa para contestar una llamada importante. En cambio, yo estaba sin plan. Y tenía todo el tiempo del mundo.

Mi hija se había cortado su melena cobriza para igualarse el pelo, que había empezado a crecerle alrededor de la incisión en forma de U que le habían practicado y que había permitido que su cerebro malherido saliera adelante. Se le notaba únicamente una cicatriz en el nacimiento del pelo. Era preciosa, lo malo es que lo sabía.

Era capaz de conseguir lo que se propusiera. Su belleza equivalía a un acceso rápido a todo en la vida. Me sentía afortunado cada vez que me llevaba consigo.

—¿Dos más?

Ella recogió su botella de agua y dio un trago, sosteniéndome la mirada con calma. Los dos estábamos vestidos de gris y permanecimos sentados sin dejar de mirarnos. Luego ella me tiró del cuello de la camiseta con un dedo, pasando una uña por la clavícula al descubierto.

—¿Y esta?

Que fuera guapa no significaba que fuera tonta. El despiste era otra de sus tácticas. Y yo tenía cicatrices como para despistar a la Primera División al completo.

Hubo un tiempo en el que ella recordaba mi cicatriz, pues la había visto en numerosas ocasiones. Su pregunta era un síntoma de la pérdida de memoria que mencionara el doctor Rissman.

Ella continuaba dándome golpecitos en el hombro con el dedo.

—Esa.

—Dos más.

—¿Y esa?

Cady nunca se rendía.

Ese era un rasgo común a todos los Longmire y, en nuestra diminuta familia, se hacía trueque con las historias, se consideraban un intercambio de información por emociones, a la par que un ejercicio de estética. Por eso le contesté.

Título: Los mocasines de otro hombre (PDF-EPUB)
Autores: Craig Johnson
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 1.6 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Craig Johnson - Los mocasines de otro hombre (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Craig Johnson - Los mocasines de otro hombre (PDF-EPUB) —Dos más. Cady me miraba sin decir nada. Llevábamos así una semana. Habíamos llegado a un punto muerto, y ella estaba satisfecha con sus progresos. Yo no. El fisioterapeuta del Hospital Universitario de Pennsylvania, en Filadelfia, me había advertido de que esto podía suceder. No es que mi hija fuera perezosa, era algo mucho peor: estaba aburrida. —¿Dos más? —Ya te he oído… —Cady se dio…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.