Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Catherine Bybee – El pacto (PDF) Gratis

Catherine Bybee – El pacto (PDF) Gratis

Catherine Bybee – El pacto (PDF) Gratis

Catherine Bybee – El pacto (PDF) Gratis

Catherine Bybee – El pacto (PDF) Gratis

Introduccion del Libro Catherine Bybee – El pacto (PDF) Gratis

Lo de casarse todos los años se estaba convirtiendo en un tostón, sobre todo para la dama de honor.

—No creía que lo de celebrar una boda al año fuera en serio, la verdad. —Eliza Havens jugueteaba con los bordes del vestido de dama de honor de seda amarilla, al que sobraban metros de tela por todas partes. El condenado modelito era para que lo luciera una belleza sureña de habla calmada, con su sombrilla y sus lazos blancos, no para que ella diera la cara por su mejor amiga… una vez más.

—Es romántico —opinó Gwen.

—Es estúpido.

Samantha y Blake llevaban casi dos años casados y ya habían tenido al pequeño Eddie. Al principio, cuando Blake anunció que iba a casarse con Sam todos los años el día de su aniversario, cada vez en un estado distinto, a Eliza le pareció muy tierno. Pero ahora estaba sudando la gota gorda en San Antonio junto con Gwen, la hermana de Blake, tras haberse pasado una semana entera sin hacer otra cosa que organizar la gran boda temática en Texas. Solo que Gwen era inglesa y tenía una idea muy equivocada de Texas. Donde debían verse sombreros de vaquero y atuendos al estilo del Lejano Oeste, todo recordaba al Sur. Al Sur más profundo. Aquello parecía más una escena de Lo que el viento se llevó que de Dallas.

—Tranquilízate, Eliza. No todos serán tan elegantes.

Eliza había tardado un poco en acostumbrarse al acento británico de Gwen, pero ahora ya la entendía bien.

—Estoy tranquila. Pero también estoy cabreada y por eso protesto. ¡Entiéndelo! ¿Tienes idea del calor que pasaremos con estos vestidos bajo un sol abrasador?

Gwen mostró sus dientes perfectos al sonreír. Dio una vuelta sobre sí misma, introdujo la mano dentro de una gran bolsa de la tienda de accesorios que habían descubierto el día anterior y sacó dos abanicos de encaje blanco y dorado.

—Yahe pensado en eso.

«Bueno, por lo menos no es una sombrilla.»

Gwen le entregó el abanico y se volvió de nuevo hacia la bolsa. Y de ella aparecieron dos sombrillas con volantes que casaban a la perfección con los abanicos.

—¡Uf, me había precipitado!

—¿Cómo dices?

Eliza omitió un gesto de exasperación al coger la sombrilla. «¿Por qué tenía que ser amarilla? ¡Nadie vestía de amarillo!»

—No te gustan. —Gwen dejó caer los brazos y su expresión de entusiasmo se esfumó.

«Son horrorosas.»

—Quedan… muy tradicionales. —Tradicionales, sí; al más puro estilo sureño. Pero Eliza no podía decirle eso a Gwen. La rica, consentida y completamente ingenua Gwen actuaba con buena intención. El resultado era horrible, pero hacía las cosas con el alma.

—Y ¿no es eso lo que perseguimos, el efecto tradicional? Eliza abrió la sombrilla y se esforzó por sonreír.

—Sí, muy tradicional.

—Estupendo. Así, creo que ya tenemos todo lo necesario.

Ajena a la incomodidad de Eliza, Gwen siguió sacando bagatelas de la bolsa: pendientes y collares perfectamente a juego, e incluso cintas para el pelo. Eliza empezaba a pensar que cuando Gwen terminara con los complementos parecería un árbol de Navidad.

—¡Mira qué hora es! Tenemos que darnos prisa —exclamó Gwen.

—Creía que habíamos terminado.

—Hay que echar otro vistazo al rancho y asegurarle a Neil que no habrá problemas con la seguridad.

Título: El pacto (PDF) Gratis
Autores: Catherine Bybee
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 1.7 MB
Formato: PDF

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Catherine Bybee – El pacto (PDF) Gratis Introduccion del Libro Catherine Bybee – El pacto (PDF) Gratis Lo de casarse todos los años se estaba convirtiendo en un tostón, sobre todo para la dama de honor. —No creía que lo de celebrar una boda al año fuera en serio, la verdad. —Eliza Havens jugueteaba con los bordes del vestido de dama de honor de seda amarilla, al que sobraban metros de tela por todas partes. El condenado modelito era para que lo luciera una belleza sureña de habla calmada,…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.