Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 2 » Anónimo – 1856. La Constitución Que No Llegó A Ver La Luz (PDF)

Anónimo – 1856. La Constitución Que No Llegó A Ver La Luz (PDF)

Anónimo – 1856. La Constitución Que No Llegó A Ver La Luz (PDF)

Anónimo - 1856. La Constitución Que No Llegó A Ver La Luz (PDF)

Anónimo – 1856. La Constitución Que No Llegó A Ver La Luz (PDF)

Introduccion del Libro Anónimo – 1856. La Constitución Que No Llegó A Ver La Luz (PDF)

El 30 de junio de 1854 varios generales, encabezados por O’Donnell, se pronunciaron en Vicálvaro (de ahí que a esta revuelta se la conozca como la Vicalvarada), extendiéndose por todo el país y firmando un manifiesto que fue redactado por un joven político, Antonio Cánovas del Castillo. El documento decía: “Nosotros queremos la conservación del trono, pero sin camarillas que le deshonren; queremos la práctica religiosa de las leyes fundamentales mejorándolas, sobre todo la electoral y la de imprenta; queremos la rebaja de los impuestos fundada en una estricta economía; queremos que se respeten en los empleos militares y civiles la antigüedad y los merecimientos; queremos arrancar los pueblos a la centralización que les devora, dándoles la independencia local necesaria para que conserven y aumenten sus intereses propios; y como garantías de todo esto, queremos y plantearemos sobre sólidas bases la Milicia Nacional”.

Muy pronto el espíritu revolucionario prendió en otras ciudades españolas como Valladolid, Barcelona y Valencia, y la Reina Isabel II se vio obligada a llamar al viejo general Espartero, quien compartió el poder con el general O’Donnell, en lo que se vino a llamar el Bienio Progresista. En un mensaje firmado por la Reina, ésta se comprometía a convocar nuevas Cortes Generales: “…Yo estoy dispuesta a hacer todo género de sacrificios para el bien general del país; y deseo que éste torne a manifestar su voluntad por el órgano de sus legítimos representantes, y acepto y ofrezco desde ahora todas las garantías que afiancen sus derechos y los de mi trono”.

El 8 de noviembre de 1854 se inauguraron las nuevas Cortes y se elaboró un proyecto de Constitución que no llegó a ver la luz puesto que, en septiembre de 1856, Isabel II disolvió las Cortes Constituyentes y dio el poder al general O’Donnell, restableciéndose la Constitución de 1845.

Sin embargo, este texto, compuesto por 92 artículos recogidos en 15 títulos, constituyó la primera afirmación del espíritu democrático. La soberanía volvió a recaer en el pueblo. En su artículo 1º establecía que “todos los poderes públicos emanan de la Nación, en la que reside esencialmente la soberanía; y por lo mismo pertenece exclusivamente a la nación el derecho de establecer las leyes fundamentales”. Existía una mención explícita a los derechos fundamentales, recogidos en el Título I. La libertad de imprenta, la libertad de opinión, ideológica y religiosa limitada (“ningún español o extranjero podrá ser perseguido por sus opiniones o creencias religiosas, mientras no las manifieste por actos públicos contrarios a la religión”), la inviolabilidad del domicilio, y la capacidad de acceso a cargos públicos, eran algunos de estos derechos consagrados en la Constitución, en la que el poder legislativo aparecía compartido por el Rey y las Cortes, y se reconocía el poder judicial, cuya función era la aplicación de las leyes. Las Cortes, formadas por un Senado elegido mediante sufragio censitario y un Congreso compuesto por los diputados de las provincias, debían reunirse todos los años, por lo menos durante cuatro meses consecutivos.

Por primera vez se discutió la forma de gobierno y se sometió a votación, ganando la propuesta monárquica por 164 votos a favor, frente a los 23 republicanos.

Título: 1856. La Constitución Que No Llegó A Ver La Luz (PDF)
Autores: Anónimo
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 102 KB
Formato: PDF

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Anónimo - 1856. La Constitución Que No Llegó A Ver La Luz (PDF) Introduccion del Libro Anónimo - 1856. La Constitución Que No Llegó A Ver La Luz (PDF) El 30 de junio de 1854 varios generales, encabezados por O’Donnell, se pronunciaron en Vicálvaro (de ahí que a esta revuelta se la conozca como la Vicalvarada), extendiéndose por todo el país y firmando un manifiesto que fue redactado por un joven político, Antonio Cánovas del Castillo. El documento decía: "Nosotros queremos la conservación…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.