Libros y Solucionarios Más Descargados
Inicio » Literatura » Literatura 4 » Alberto Vázquez-Figueroa – La ordalía del veneno (PDF-EPUB)

Alberto Vázquez-Figueroa – La ordalía del veneno (PDF-EPUB)

Alberto Vázquez-Figueroa – La ordalía del veneno (PDF-EPUB)

Alberto Vázquez-Figueroa - La ordalía del veneno (PDF-EPUB)

Alberto Vázquez-Figueroa – La ordalía del veneno (PDF-EPUB)

Introduccion del Libro Alberto Vázquez-Figueroa – La ordalía del veneno (PDF-EPUB)

Se apagaron los focos.

Julia cerró los ojos, permaneció con ellos fuertemente apretados durante poco más de un minuto, permitiendo que se acostumbrasen a la recién estrenada penumbra, y al abrirlos no le sorprendió descubrir que el «Señor Ministro» abandonaba el estudio sin despedirse.

Se lo agradeció puesto que tampoco ella estaba de humor para despedidas.

Con la mirada perdida en el ir y venir de regidores, cámaras y tramoyistas, repasó mentalmente cuanto había dicho y oído durante la media hora anterior, y alargando la mano bebió un sorbo de agua del vaso que descansaba sobre la mesa, como si con ello pudiera librarse del mal sabor de boca que le había dejado la entrevista.

No le sirvió de mucho.

Y es que no era amargor de boca, sino acidez de estómago lo que en verdad sentía, tal vez vergüenza de sí misma, o una casi indefinible sensación de asco e impotencia.

—¿Te ocurre algo?

Se volvió a Sebastián Centeno, que había tomado asiento en la butaca que ocupara hasta unos instantes antes el «Señor Ministro», y no pudo por menos que expresar en voz alta sus pensamientos.

—Es un cerdo —masculló—. Un cerdo y un mentiroso.

—Todos los políticos mienten —fue la sencilla respuesta carente de acritud—. ¿O es que no te habías dado cuenta?

—Naturalmente —admitió Julia al tiempo que encendía un cigarrillo y le ofrecía otro a su interlocutor, que lo rechazó con un gesto casi imperceptible de la mano—.

Se supone que la primera obligación de todo político es mentir, pero es que éste se ha pasado. Me hizo sentir incómoda.

—Se notaba —puntualizó el otro sonriendo con desgana—. Pero no te preocupes; procuraré enfocarte lo menos posible.

—¡Ya…!

—Siempre insistes en que lo que importa es el invitado —fue la sencilla explicación—. Y te garantizo que tu expresión era todo un poema.

Julia, a la que se diría con la mente puesta aún en la entrevista que acababa de mantener y de cuyos efectos aún no conseguía recuperarse, observó a su amigo como si no acabara de entender de qué le estaba hablando.

—Es que cada día me cuesta más fingir —replicó al fin volviendo a la realidad.

Sebastián Centeno, que conocía a Julia Andrade desde el muy lejano día en que ingresaron juntos en la Escuela de Periodismo, y que había sido el «realizador» de casi todos sus programas durante los ocho últimos años, comenzó a rellenar de tabaco una diminuta cachimba al tiempo que negaba con la cabeza.

—No es que te cueste más fingir —puntualizó—. Es que ya no te impresionan las cámaras. —Le guiñó un ojo—. Ni los ministros… No estás tensa, y por lo tanto tu expresión refleja lo que sientes. Y hoy sentías asombro.

—Rabia —le corrigió—. Sentía rabia, furia o indignación. —Julia lanzó un hondo suspiro, recapacitó sobre lo que estaba diciendo y añadió como si con ello pudiera disculpar el haber actuado de una forma tan poco profesional—. La misma rabia y la misma indignación que siente en estos momentos la mayoría de los ciudadanos de este país.

—Pero tú no eres la voz de los ciudadanos del país —le hizo notar su realizador —. Puede que seas su rostro, pero no su voz.

—Lo sé —admitió ella—. Si lo hubiera sido le habría gritado que era un estúpido al imaginar que millones de espectadores se estaban tragando sus patrañas.

—Habría resultado francamente divertido —replicó el otro encendiendo conparsimonia su ridícula cachimba.

—¿Qué habrías hecho?

Sebastián Centeno observó a su amiga y compañera de profesión como si le sorprendiera que pudiera hacer semejante pregunta, ya que a su modo de ver tan sólo existía una respuesta válida.

Título: La ordalía del veneno (PDF-EPUB)
Autores: Alberto Vázquez-Figueroa
Tipo: Libro
Idioma: Español
Peso: 1.8 MB
Formato: PDF-EPUB

LINKS DE DESCARGA:
Comparte Nuestros Libros!
Facebook
Twitter
Google +
Youtube
Correo
Alberto Vázquez-Figueroa - La ordalía del veneno (PDF-EPUB) Introduccion del Libro Alberto Vázquez-Figueroa - La ordalía del veneno (PDF-EPUB) Se apagaron los focos. Julia cerró los ojos, permaneció con ellos fuertemente apretados durante poco más de un minuto, permitiendo que se acostumbrasen a la recién estrenada penumbra, y al abrirlos no le sorprendió descubrir que el «Señor Ministro» abandonaba el estudio sin despedirse. Se lo agradeció puesto que tampoco ella estaba de humor para despedidas. Con la mirada perdida en el ir y venir de regidores, cámaras y…

Review Overview

0%

User Rating: Be the first one !
0

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.